El Hyundai i20 R5 se enfrenta a su debut en el ERC y a las trampas de Ypres

 |  @fernischumi  | 

Fin de semana especial el que se vivirá en Bélgica. Tres años después de que el Ford Fiesta R5 y el Peugeot 208 T16 R5 hicieran su debut oficioso en el mismo escenario, Hyundai ha decidido estrenar su nuevo coche de competición, el i20 R5, fuera de la competición en una edición de Ypres que estará plagada de R5. Será una buena piedra de toque tomar los cronos (no oficiales) de Kevin Abbring frente a los casi 30 coches de dicha categoría que se darán cita en la quinta prueba del ERC.

No sólo habrá una buena inscripción en el apartado mecánico, sino que también se darán cita grandes nombres del ERC y del Mundial de Rallyes allí. Bryan Bouffier, Stéphane Lefebvre, Freddy Loix, Pieter Tsjoen o Patrick Snijers pelearán con los habituales del Campeonato de Europa para llevarse el triunfo. Obviamente, aquí el favorito es Freddy Loix que tratará de seguir ampliando su palmarés en la prueba de casa con la que sería su 11ª victoria, la cuarta consecutiva. Baja de última hora es Ott Tänak, el piloto de DMACK en el WRC y que aquí también estaba inscrito con un Ford Fiesta R5 del fabricante de neumáticos. Problemas en su montura le impedirán estar de salida.

Retomando el tema del Hyundai i20 R5, cabe destacar que la unidad que se verá está muy próxima a la definitiva, a la que será homologada frente a la FIA, sin embargo se espera que haya algún test más después de la cita belga. Todo dependerá en gran medida de si tras más de 3.000 kilómetros de test sin problemas, el R5 pueda dar muestras de algún defecto o de una falta de rendimiento clara frente al resto de coches de la categoría (en Ypres se darán los cuatro que han sido hasta ahora aprobados por la Federación). La elección de Abbring no es a la ligera, el holandés no es la primera vez que compite en esta prueba y ya ha sufrido en sus propias carnes las trampas de la misma.

Recordemos que Ypres siempre se ha caracterizado por sus estrechas carreteras con larguísimas rectas separadas por curvas de ángulo recto en la que los pilotos suelen apoyarse en las profundas cunetas a modo de peralte. Los errores se suelen pagar con vuelcos a alta velocidad, excursiones a los prados o vergonzosos minutos empanzado mientras los aficionados tratan de sacarte por medio de la fuerza bruta.

 

 

Lee a continuación: Repasa en vídeo las 24 Horas de Le Mans 2016

  • nuevoenesto

    Con esa decoración, tienen aquí un seguidor.