Alessio Picariello, de promesa sin asiento a ganarse el pan en China

 | 

La temporada 2013 de la ADAC Formel Master fue uno de los mejores acontecimientos del motor que he tenido el placer de disfrutar, y lo dice alguien al que a menudo acusan de enfermo por el alto número de carreras que ve. Allí muchos jóvenes talentos daban sus primeros pasos en Formulas; Mikkel Jensen, Maximilan Gunther, Ralph Boschung, Marvin Dients, Indy Dontje, los pupilos del Red Bull Junior Team Callan O’Keeffe y Beitske Visser. Y destacando por encima de estos, Alessio Picariello.

El Dallara Formulino Plus equipado con un motor 1.6 litros de serie de apenas 145cv para poco más de 500 kilos de peso daba como resultado unas carreras excepcionalmente entretenidas con un sinfín de maniobras emocionantes que tenían el sumun en la tercera carrera del fin de semana, la disputada con parrilla invertida donde los más rápidos estaban obligados a remontar sí o sí.

Picariello, quien había competido por primera vez en Formulas en 2010 disputaba su segunda temporada en la categoría. Aunque el belga, a finales de 2012 tenía decidido dar el paso a la Formula 3 ATS, recibió la oferta para repetir competición realizando esta vez la temporada con el equipo Mucke, el cual estaba considerado notablemente mejor equipo que el Schiller Motorsport con el que había competido hasta entonces. Alessio cumplió el objetivo igualando el record de victorias ostentando por Richie Stanaway, mejorando las anteriores temporadas de Pascal Wehrlein y Marvin Kirchhofer y conquistando el título de campeón el mismo fin de semana que se llevó un buen tirón de orejas, pues tras vencer la tercera carrera en Slovakiaring y asegurar el título no se le ocurrió mejor celebración que pegarle una patada al freno en plena recta para mayor susto de Ralph Boschung, quién iba justo detrás. Los comisarios no tuvieron piedad y aplicaron una sanción que le costó la victoria, aunque no el título.

Con el título en la mano, Alessio tenía mejores perspectivas para la siguiente temporada, pero no consiguió cerrar ningún patrocinador y la temporada 2014 comenzó con el belga en el sofá de casa, sacando a relucir una vez más la gran mentira que es sistema de promoción en Formulas de iniciación y el valor anecdótico que realmente tiene la victoria. Picariello se quedaba sin un coche al que pegarle una pegatina de Pikachu por cada victoria, lo que hacía en referencia a uno de los mayores pasatiempos de los pilotos de Karting de esa generación, Pokemon, acostumbrados a largos viajes y largas esperas, y que se convirtió en una de las particularidades de Picariello. Al menos, no fue un año totalmente en blanco tras poder participar en algunas rondas del difícilmente calificable Formula Acceleration 1, coloquialmente conocido por Formula Hasselhoff, un evento celebrado por toda Europa y que mezclaba la disputa de carreras de automovilismo con un show que reunía la música, series y películas que habían marcado la infancia de los nacidos en los 80’s y que tenía a David Hasselhoff como embajador. Dicho sea de paso, había tres tipos diferentes de vehículos cuya categoría estrella era la celebrada con los muy trillados Lola B05/52, mismo chasis usado en AutoGP hasta la extinción y que ya venía reciclado de la también extinta A1 Grand Prix.

Poco cambió a comienzo de 2015, donde un desesperado piloto no dudaba en acudir a las redes sociales para buscar un asiento. Quizás con estas maniobras o fruto del puro azar, su suerte cambió en verano. El equipo Absolute Racing buscaba reforzar su posición en Asia con un piloto de talento que les sirviera de guía en las múltiples competiciones en las que el equipo estaba presente. Alessio Picariello no dudó en aceptar el reto y coger un avión hacia Asia para afrontar el que sería el primero de los campeonatos en el que participaría, y a la vez, en el que le sería más fácil adaptarse, la Formula Pilota China que se disputa con unos para él desconocidos Formula Abarth de Tatuus.

Picariello debutaba en el trazado urbano de Kuala Lumpur (un trazado que merecería una entrada para él solo) y lo hacía consiguiendo dos podios. Más tarde completaría las dos últimas citas del campeonato en Zhuhahi y Shanghai llevándose las cinco últimas victorias, derrotando al estonio Martin Rump que había conseguido 10 victorias previamente y aupándose al cuarto lugar de la clasificación general a pesar de haber disputado únicamente la mitad del campeonato.  El segundo de sus retos sería la Audi R8 LMS Cup, copa monomarca que goza de gran popularidad en Asia y que se disputa en su totalidad con los GT3 y que posee una inscripción de alrededor de 20 vehículos, dependiendo de la prueba. Alessio comprobaría como un GT3 difiere mucho de un Formula, pero de igual manera sacó un excelente resultado con dos cuartos puestos en la última ronda de la temporada en la que debutó.

Alessio llamó la atención, más incluso que con su título en la ADAC Formel Masters. Los promotores de la MRF Challenge no dudaron en invitarle a su campeonato, el cual intentan dar a conocer al gran público. Aquí Picariello no tardó nada en destacar pues dicho campeonato se corre con el Dallara Formulino Pro, arquitectónicamente similar al pilotado por el belga en el ADAC Formel Masters. Alessio ganó las tres primeras carreras en las que compitió y llegó a la ronda final con opciones de proclamarse campeón junto a Pietro Fitipaldi y Tatiana Calderón a pesar de haberse perdido cuatro de las catorce carreras del campeonato.

De tener la gloria en 2013 y la desesperación de 2014, Alessio tuvo un 2015 que invitaba al optimismo. Le habían llamado para una misión y la había cumplido con creces. Solo tocaba esperar lo que 2016 le iba a deparar. Y realmente, ha sido compensado por su buena labor. Cerró su participación en la Asia Le Mans Series con una victoria en Sepang lo que permitió al Absolute Racing alcanzar la segunda posición por equipos. A pesar de perderse una de las cuatro citas, el belga finalizó con 50 puntos por los 78 de los campeones, entre los que se encontraba Rob Bell. Una destacable actuación en el que fue su primer coqueteo con la resistencia y que no pasó inadvertida dentro de Audi Sport, hasta el punto de que Alessio ha regresado a Europa durante el año para competir en las Blancpain GT Series en su modalidad Sprint dentro de uno de los equipos que goza de trato preferencial para el fabricante alemán, el Phoenix Racing, en el que sustituyendo a Markus Pommer, Picariello ha acompañado en Hungaroring y Montemló a Nicolaj Moller-Madsen, uno de los jóvenes protegidos por Audi y salidos de la TT Cup.

Aunque quizás el programa principal de Alessio para la temporada 2016 era su participación, esta vez a tiempo completo, en la Audi R8 LMS Cup, de la que ya se han celebrado cinco de sus seis citas, la última de ellas, este fin de semana y en la que el belga destacó precisamente por conseguir su primera victoria tras haber sumado hasta cinco segundos puestos durante el año. Picariello derrotó en un vibrante duelo a Rahel Frey, la ex piloto de DTM quien visita con frecuencia la competición asiática así como el ADAC GT Masters.  Además, con solo dos carreras por delante, Alessio es nuevo líder del campeonato con 151 puntos, tres más que el malayo Alex Yoong, quienes muchos recordarán por su paso por Formula 1 acompañando en Minardi a Fernando Alonso y quien ha dominado el certamen en los últimos años, y 14 puntos más que la anteriormente mencionada Rahel Frey.

En resumidas cuentas, tras ganar un importante título de lo que hoy sería Formula 4, Alessio estuvo a punto de abandonar su carrera como piloto hasta que después de una temporada en blanco recibió una llamada para ir a competir a China. Con su buen hacer, se ganó invitaciones para correr en la MRF donde obtuvo victorias, ganó en las Asia Le Mans Series y sus resultados en la R8 cup de la cual es líder le han hecho mejorar su valoración dentro de Audi hasta el punto de ser escogido para disputar la Blancpain GT Series. Ahora, está a dos carreras de conseguir un nuevo título tres años después, esta vez de GT’s, además de luchar nuevamente en resistencia con una más que presumible inscripción de nuevo con el equipo Absolute Racing en las Asia Le Mans Series que comienzan una nueva temporada a final de mes. Sin duda alguna, Alessio Picariello es un espejo en el que mirarse y la evidencia de que no hay rendirse para luchar por tu objetivo, aunque ello conlleve hacer las maletas para comenzar una etapa en China, lo que de forma errónea, muchos hubieran considerado que sería matar su carrera deportiva.

Foto  | ADAC Motorsport, Audi Sport

Lee a continuación: Dominik Baumann y Maximilian Buhk dan a Mercedes las Blancpain GT Series

  • Jacobo87

    Interesantísimo artículo, y el vídeo del show de David Hasselhoff, impagable.

    • Sergio Martínez

      Yo me planteé muy seriamente la escapada a ver el show, pero ni una fecha buena... Me quedará la espinita clavada toda la vida!

  • angeluam

    En lugar de hacer tanta reglamentacion tonta, la FIA deberia de buscar una forma para que los campeones de las formulas de promoción obtengan una beca para poder ir subiendo de nivel y llegar a la F1. Asi como los estadounidenses hacen en el road to indy

  • trapaga46

    Esto me hace aun mas triste en comparacion con.lo facil que lo tienen otros como lance stroll. Genial articulo, y la mejor de las suertes para picariello, un crak

  • Jordi Bellobí

    Me gustan este tipo de historias y me gustan mas aún los pilotos que aprovechan sus oportunidades en correr lo que se pueda, no soporto el típico piloto que quiere centrarse en ser probador de F1 cuando mas pronto que tarde y mas si no tienes dinero te van a hechar y probablemente habrás tirado oportunidades muy buenas, me alegro de que le vaya bien y a seguir así.