CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
WRC

3 MIN

¿Y si no es tan descabellado que Sébastien Ogier acabe en M-Sport?

Iván Fernández | 15 Nov 2016
AUTOMOBILE: WRC PORTUGAL - WRC -19/05/2016
AUTOMOBILE: WRC PORTUGAL - WRC -19/05/2016

Los días pasan y la fecha para presentar los pilotos que competirán la próxima temporada al volante de los nuevos World Rally Cars se acerca. Será a mediados de diciembre que la FIA recibirá un escrito de los distintos equipos con sus apuestas para 2017 y uno de los cambios más importantes estará relacionado con el cambio de aires al que se han visto obligados el triplete de nombres que hasta ahora formaban parte de Volkswagen Motorsport.

No es un secreto que Ogier está siendo tentado por Malcolm Wilson para que el francés pueda llevar el próximo año el nuevo Ford Fiesta RS WRC del preparador con sede en Cumbria. Las opciones para convencer al cuatro veces Campeón parecen claras: Sébastien puede no tener unas pretensiones económicas tan abultadas gracias al finiquito con los de Wolfsburgo y sus patrocinadores personales, además, el francés siempre se ha mostrado muy encantado ante la posibilidad de trabajar con M-Sport.

Con Malcolm no viajando a Coffs Harbour para seguir juntando piezas del puzle, los rumores se han disparado e incluso algunos se llegaron a aventurar asegurando que el pasado lunes habría anuncio oficial del fichaje de Ogier por M-Sport. Finalmente, no ha sido así, pero tal vez las habladurías no vayan demasiado desencaminadas. Obviamente Sébastien e Ingrassia quieren ciertas garantías en forma principalmente de la llegada de nuevos ingenieros y técnicos de su confianza que potencien la parte técnica del equipo.

Ahora, las últimas informaciones apuntan a que Sébastien Ogier se podría poner a los mandos del Ford Fiesta RS WRC 2017 para hacer una jornada de pruebas después del Rally de Australia. En parte recuerda a la situación de hace poco más de una década, cuando el propio Malcolm tentó a Loeb dejándole hacer un test con el Focus RS WRC sin compromiso alguno sabedor de que Citroën iba a tomarse un año sabático para preparar el C4 WRC. En aquella ocasión no salió bien y finalmente el alsaciano se quedó en la casa de los dos chevrones.

Obviamente, hay secretos de Volkswagen que no podrá contar por los contratos de confidencialidad, sin embargo, la llegada del astro francés puede potenciar el desarrollo del modelo de la firma del ovalo, siempre y cuando se produzca. También deberá contar con el beneplácito de los de Sven Smeets para asistir a las pruebas que ha programado Wilson la semana que viene el jueves y viernes en Gales. Aunque esto tr

Vía | Rallye-Magazin