La crisis se ceba con KAMAZ y les obliga a retrasar su camión evolucionado

 |  @fernischumi  | 

Con la participación de la cabina torpedo en el pasado Ruta de la Seda, todo parecía indicar que KAMAZ estaría en el próximo Dakar 2017 con al menos una unidad de su nuevo camión, el 43509, incluida la cabina recibida de su colaboración tecnológica con Mercedes-Benz. Sin embargo, lo que no sabíamos era que el fabricante ruso más famoso del planeta estaba pasando por apuros económicos que les ha obligado a cambiar los planes.

Lejos de renunciar a pelear por las victorias tanto del Dakar como del Africa Eco Race, KAMAZ Master, con Vladimir Chagin, el Zar, a la cabeza, ha decidido mantener su apuesta en ambas carreras, las cuales se disputan al mismo tiempo (en el mes de enero) y son la máxima expresión de los rally-raids en la actualidad. Obviamente, ha obligado a hacer otros sacrificios, en este caso en forma de retraso de la implantación de nuevas tecnologías que tenían programadas, incluida la nueva cabina proveniente del Zetros.

Entre los pilotos también hay cambios llamativos. El equipo del Dakar seguirá encabezado por Nikolaev, acompañado por sus ya habituales compañeros Ayrat Mardeev y Sotnikov. La sorpresa viene de la mano del cuarto KAMAZ presente, pilotado por Shibalov, ganador de la Africa Eco Race el año pasado. En este caso, su lugar en la cita africana será ocupado por el ganador del Dakar 2014, Karginov, que no podrá sumar un nuevo tuareg a su palmarés. Con él, Kuprianov, formarán la armada rusa, todos ellos con los modelos tradicionales, el 4326, aunque el de este último propulsado por un motor diésel-gas.

The KAMAZ of Airat Mardeev seen after stage 8 of the Silk Way Rally, between Bortala and Urumqi, China, on July 17, 2016.

Tan sólo queda una semana para que los camiones empiecen a embarcar en el puerto de Le Havre el próximo 25 de noviembre. A partir de ahí les quedará una larga travesía por el Atlántico hasta su llegada a Sudamérica. Algo menos les costará llegar a la salida de Mónaco, desde donde parte el Africa Eco Race, el cual terminará en la capital de Senegal, Dakar, manteniendo el mismo sabor que cuando se disputaba la carrera original en el continente africano.

Parcialmente logramos resolver nuestros problemas financieros de principios de año. Los acuerdos con nuestros patrocinadores nos ayudaron a superaros. Se continuaron con las obras de modernización y mejora de rendimiento de los camiones de carreras, algo que llevamos a cabo anualmente para mantenernos al día respecto a nuestros rivales. A un ritmo menor de lo previsto a principios de año. La complicada situación financiera frenó el proceso de desarrollo del nuevo camión con morro y no participarán en las próximas carreras. El Ruta de la Seda demostró que el desarrollo de la transmisión y del chasis ha sido exitoso, pero debemos tomar una decisión en cuanto a nuestro propio motor. También en lo que se refiere a nuestros camiones de cabina normal, ya que a partir de 2018 el reglamento del Dakar prohíbe el uso de motores de más de 13 litros. Esta es la cuestión prioritaria.

Lee a continuación: Toyota prueba dos versiones del Yaris WRC sobre el asfalto catalán