Con el adiós de Audi, el Mundial de RallyCross necesita fabricantes interesados en la era eléctrica

 |  @fernischumi  | 

Es inevitable pensar que el anuncio realizado hace unas horas por Audi Sport pueda tener relación con la decisión tomada por IMG y FIA este mismo mes de agosto con la que optaban por retrasar en un año la adopción de la normativa eléctrica para la categoría reina del Mundial de RallyCross. Hoy la firma de los cuatro aros dejaba entrever que no seguirá apoyando al equipo de Mattias Ekström en el World RX, esfumándose de un plumazo el interés mostrado hace unos meses en el campeonato y en dicha transición de lo térmico a lo eléctrico.

Entre los planes de los de Ingolstadt se mantiene sus dos principales programas de la actualidad en la Fórmula E y el DTM, esperando especialmente que Gerhard Berger y los suyos sean capaces de revitalizar las series con la llegada del nuevo reglamento Class One con motores de cuatro cilindros turboalimentados. En el campeonato de monoplazas eléctricos, Audi, ABT y Schaeffler pelearán por recuperar el título de pilotos después de una temporada en la que todo se les puso en contra nada más empezar y en la que les tocó remontar a marchas forzadas.

Ahora, el futuro para el equipo de Mattias Ekström se presenta realmente complicado, recordando las palabras del sueco a finales de 2016 en las que apuntaba que sus opciones de seguir en el campeonato eran casi nulas de sin el apoyo de fábrica de la firma de los cuatro aros. Por el momento han anunciado que de cara a las pruebas de Lohéac y Letonia contarán con más unidades del Audi S1 EKS RX Supercar en pista, concretamente, una para Krisztian Szabo y otra para Nico Müller. Recordemos que el vehículo fue desarrollado para esta temporada 2018, por lo que no es descartable que se pueda aprovechar la inversión económica y seguir de forma privada.

En lo referente al World RX, la decisión de Audi parece haber tenido gran parte de responsabilidad en la decisión de la FIA de retrasar la implementación de los Supercars eléctricos hasta 2021. Tal y como reconocía el director de Volkswagen Motorsport, Sven Smeets, hace unos meses, se precisaba la implicación de al menos cuatro fabricantes en esta nueva etapa del Mundial de RallyCross para llevarse a cabo. Peugeot y la propia Volkswagen parecían estar completamente convencidas y Audi incluso confirmó a través de un comunicado oficial su intención de estudiar dicha opción a finales del mes de marzo.

Sin fabricantes interesados, o al menos no los mínimos establecidos, parece que el paso hacia los sistemas eléctricos será más meditado y no todo lo precipitado a lo que apuntaba en un primer momento. Puede ser además una buena piedra de toque para que IMG y FIA decidan no dar todo el poder a los fabricantes, especialmente ahora que parece que el campeonato va a perder a uno de los que hasta ahora parecían más confiados en las opciones de la disciplina.

Lee a continuación: Nico Müller regresa al World RX con uno de los Audi de Mattias Ekström y trae consigo a BWT

  • Ferran Pistola

    El WRX tiene que olvidarse de las marcas y centrarse en los equipos. Con la entrada del grupo VAG tuvo que entrar peugeot de forma oficial y los equipos que había han ido al europeo o ocupan las posiciones traseras.