Dani Sordo vs Andreu Lacondeguy. Otro desquiciante vídeo de la factoría Red Bull

 |  @fernischumi  | 

Quizás es uno de los eventos más locos de los que patrocina la firma de las bebidas energéticas. El Red Bull Rampage nos presenta cada año una verdadera orgía de saltos, derrapes, piruetas y descensos completamente al límite, en el que los deportistas extremos tan solo pueden confíar en sus habilidades y en la resistencia de sus bicicletas antes de afrontar saltos que en muchas ocasiones parecen todo un acto de fe. Dentro del evento hay un rider español que se ha hecho hueco en el mismo desde hace ya muchas ediciones. Ahora precisamente Andreu Lacondeguy (ganador en 2014) ha aceptado el reto de los austriacos de enfrentarse a Dani Sordo en un descenso desde lo alto de Lousã en el que el cántabro contará con su Hyundai i20 WRC Coupé.

A muchos le sonará el nombre de esta colina, ya que formó parte de algunos de los intinerarios del Rally de Portugal de las décadas de los ochenta y de los noventa. En este caso, Lacondeguy utilizaba una de las pistas especiales de Mountain Bike por la que habitualmente entrena, mientras que Sordo realizaba el recorrido paralelo al volante del Hyundai, llegando a cruzarse en un punto. La historia al revés. Si ha habido en algunas pruebas en las que hemos visto que las bicicletas saltaban por encima de los competidores, ahora es Dani el que sobrevuela la cabeza de Andreu con el World Rally Car en una instantánea simplemente espectacular.

En cuanto al vencedor del duelo, ya sabemos que este tipo de cortos publicitarios suelen no ser siempre del todo igualados, por lo que en este caso deberéis ver el vídeo para salir de dudas. Lo que está claro es que es una buena acción promocional para ambos, con Lacondeguy preparándose para competir en la Rampage 2018 que se disputará el 26 de octubre y con Sordo haciendo lo propio de cara a la prueba de casa, el Rally RACC de Catalunya – Rally de España, que será su última cita esta temporada en el Mundial.

Lee a continuación: Kris Meeke a Toyota: en Reino Unido ya lo dan por hecho