CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Peugeot

9 MIN

Previo del Mundial de RallyCross 2018: Audi, Peugeot y Volkswagen pelearán por la gloria

Iván Fernández | 12 Abr 2018
previo_world_rx_2018_img
previo_world_rx_2018_img

Es un buen momento para tomar de nuestra memoria todo lo aprendido durante los primeros años del Mundial de RallyCross, almacenarlo en otra parte de nuestro cerebro y hacer una cuenta nueva para esta temporada que está a punto de comenzar. Ya poco o nada queda de ese campeonato de equipos privados, con vehículos creados en pequeños garajes y mejorados el lunes después de cada carrera en el jardín trasero de casa. El World RX ahora es un campeonato de formaciones oficiales y presupuestos que se han disparado si tenemos en cuenta las cifras de hace una década. Ahora aquellos preparadores que hubieran sido protagonistas y favoritos a salir campeones de Europa difícilmente pueden optar a algo más que dar una sorpresa.

Volkswagen, Audi y Peugeot, tres son los equipos que contarán con su propia representación el campeonato, especialmente ahora que los tres han decidido dar un paso al frente e inyectar más dinero a sus respectivos proyectos. ¿Por qué ahora? Muy fácil, todos ellos quieren reinar en los últimos años del Mundial de RallyCross tal y como lo conocemos, ser los líderes de una transición que nos llevará en 2020 a las carreras de supercoches, en este caso, eléctricos. También será la forma de presentar a los distintos consejos de administración unos resultados que justifiquen la inversión en un campeonato que no forma parte obviamente de las categorías tradicionales.

Volkswagen - PS RX. Campeones del Mundo y dominadores:

Obviamente Volkswagen Motorsport y PS RX parten como grandes favoritos. El conjunto dirigido por Petter Solberg tan sólo necesitó una carrera de adaptación en 2017. Después de un inicio a trompicones en Barcelona, Montalegre nos dejó ver realmente que detrás de ese Polo GTI Supercar había mucho potencial. Tanto Kristoffersson como Solberg hacían lo que querían con el coche, con trazadas completamente distintas al resto y con un conjunto mecánico que demostró estar muy por delante del resto de rivales. La racha de victorias consecutivas del sueco hizo el resto y los títulos quedarían resueltos muy prontos. Para este 2018 el grupo humano se mantiene, pero ahora se cuenta con más apoyo financiero de los alemanes.

Dentro del apartado técnico, y más allá del cambio de nombre a Volkswagen Polo R Supercar, el coche mantiene la base del World Rally Car de 2014, incorporando modificaciones a nivel aerodinámico y de refrigeración de motor, el cual seguirá siendo el del Beetle del GRC con unos 570 CV de potencia. El alerón trasero dará más opciones de reglajes para los ingenieros en comparación con el elemento heredado del coche de rallyes. El resto lo pondrán los dos pilotos, el único equipo que cuenta con dos Campeones del Mundo de RallyCross en sus filas, los dos con formaciones muy distintas, uno en los rallyes, el otro compaginando su trayectoria en la disciplina con carreras de turismos en su Suecia natal.

Audi Sport - EKS RX. A recuperar lo perdido en 2017:

Audi Sport EKS RX es el equipo de cabeza que ha buscado una autentica revolución. Mattias Ekström comunicaba durante el invierno a la firma de los cuatro aros que se quería centrar en un solo proyecto y que este era el del World RX. Los alemanes aceptaban, también mirando a futuro, a un horizonte eléctrico que a ellos también les interesa, aunque para ello hayan tenido que renunciar a uno de sus pilotos franquicia. EKS RX pescaba en el mercado, aprovechándose de que Ford Performance desmantelaba el proyecto Hoonigan. La contratación de Andreas Bakkerud les aseguraba la juventud y hambre de títulos que necesitaban, a costa en este caso de renunciar a otros dos de los pilotos más prometedores del campeonato, Reinis Nitiss y Toomas Heikkinen, ambos sin grandes resultados en 2017.

En cuanto al Audi S1 EKS RX, ha sufrido también un cambio completo gracias a la ayuda de los ingenieros de Audi Sport. Con elementos propios de los prototipos de Le Mans y del Audi RS5 del DTM, el vehículo contará con mejor refrigeración y con más apoyo aerodinámico, en este caso aportada por un nuevo alerón trasero que además reduce el drag. Se han recolocado las entradas de aire, pasándolas al techo y en las ventanillas traseras, las cuales alimentarán el flujo de aire para los radiadores situados en la parte trasera (los de Polo por ejemplo están delante). Se ha cambiado la posición del motor 2.0 turbo (más de 580 CV anunciados) e incluido por primera vez un sistema anti-lag que mantendrá la presión del turbo en todo momento. Esto más allá de más potencia, se espera que permita a los pilotos un mejor control del coche al mejorar la respuesta del propulsor.

Peugeot Sport. Loeb y los Hansen obligados a ganar:

En Peugeot Sport lo cierto es que gran parte de los cambios han sido tomados en lo que respecta a la organización. Hansen Motorsport pasa a un segundo plano y ahora es el departamento de competición dirigido por Bruno Famin el que llevará la responsabilidad del desarrollo del Peugeot 208 WRX y su mantenimiento. Se han hecho cambios en materia de aerodinámica con la llegada de un nuevo alerón trasero y se ha modificado ligeramente el frontal, así como cambios en la electrónica que se espera que permitan a los pilotos tener un mejor control de la potencia y respuesta del acelerador.

En cuanto al organigrama del equipo que se desplaza a las carreras, se espera que Kenneth Hansen se siga encargando de la parte deportiva, mientras que los pilotos serán por segunda temporada consecutiva los hermanos Hansen y Sébastien Loeb. Quedará por ver si el 208 se muestra más competitivo que el año pasado, especialmente con su intención de ir implementando mejoras a lo largo del año y no de una tacada. Cuentan con la ventaja de que desde el final del pasado Dakar se han convertido en el único programa oficial de Peugeot en competición, por lo que los recursos se destinarán íntegramente a ganar. Terminar otro año en blanco sería un golpe muy duro para la formación, la cual lleva desde Letonia 2016, primer triunfo de Loeb, sin ganar una final.

Oslbergs MSE. El regreso más esperado tiene apoyo de Ford:

A pesar de que Volkswagen en su comunicado previo ha asegurado que Hyundai y Renault también prestan apoyo de fábrica a equipos del Mundial de RallyCross 2018, el único que ha confirmado cierta relación con la fábrica ha sido precisamente Olsbergs MSE. Los suecos regresan después de su fallida internada en Estados Unidos con Honda y lo hacen por todo lo alto, con la llegada de un nuevo Ford Fiesta ST Supercar desarrollado específicamente para el World RX y con la colaboración técnica de Ford Performance.

Con su tradicional base al sur de Estocolmo, concretamente en Nynäshamn habían mantenido su proyecto en secreto hasta los primeros test grupales en Loheac. Ahora, desvelada la sorpresa y con dos pilotos ganadores de carreras en el World RX como Kevin Eriksson y Robin Larsson, se espera que sean el cuarto equipo con opciones de victoria. Con el apoyo del nuevo director deportivo de Ford, Mark Rushbrook, la intención de Andreas Eriksson es la de presentar un vehículo competitivo que pueda plantar cara a las formaciones con más presupuesto. Sin duda, la decoración se ha ganado el premio a una de las más bonitas de la temporada 2018, especialmente con esos patrones que nos recuerdan especialmente al BTCC.

Otros animadores. De los WRC reciclados a los nuevos Mégane:

En cuanto al resto tenemos las grandes incógnitas de los proyectos menos experimentados. Marcus Grönnholm decidió comprar los chasis del Hyundai i20 WRC 2016 para crear dos nuevos Supercars para Niclas, su hijo, y el bicampeón de Europa, Timur Timerzyanov. Ausentes en las pruebas de Silverstone, el objetivo puesto por el de Marcus ha sido más bien modesto, optando a llegar a alguna final durante el año. Recordemos que en el caso de Volkswagen Motorsport, la apuesta de crear un Supercar sobre el chasis de un WRC salió bien, ahora GRX intentará repetir la historia.

Con algo más de experiencia en competición se planta Prodrive y el Renault Mégane R.S. RX. Sin apoyo de la firma del rombo que se advierta en el exterior y con dos pilotos que todavía tienen mucho que demostrar en el apartado del Mundial, no sería de extrañar que puedan aprovechar el problema de algunos de los equipos referencia para poder meterse entre los seis primeros. También el equipo Sébastien Loeb Racing tendrá un vehículo nuevo. Gregoire Demoustier es una de las entradas individuales, contando con un Peugeot 208 Supercar desarrollado al alimón entre Onroak y ORECA.

Los Ford Fiesta Supercar de STARD (equipo de Manfred Stöhl) estarán este año en manos de Janis Baumanis y de Ma Qing Hua, estando el piloto chino por ahora sólo confirmado para Barcelona y Montalegre, situación similar a la del británico Oliver Bennett y su peculiar MINI Cooper. Para empezar la quinta temporada del World RX contaremos con novedades, tanto en el Circuit de Barcelona de Catalunya, que estrena nueva zona de salida, justo antes de la Curva de La Caixa y en Montalegre, la cual contará con nuevas gradas para acoger los miles de portugueses y aficionados españoles que se acercan a la carrera. La limitación de los test durante la temporada, la visita a Estados Unidos y los cambios en el reglamento técnico adoptados por la FIA, son las otras novedades más destacadas en el World RX 2018. En cuanto a cómo verlo por televisión, GOL TV y TV3 aparecen como las poseedoras de los derechos para España, emitiendo esta última las carreras en directo el domingo a través de Esport3 con la narración de Sebastià Roca, mientras que GOL conectará a partir de las 15:00h con Josep Lluís Merlos a los comentarios.

47
FOTOS
VER TODASVER TODAS