4 hechos que hacen del Bugatti Chiron una absoluta decepción

 |  @ClaveroD  | 

¿Os acordáis del momento en el que Ferdinand Piëch anunció el Bugatti Veyron en 2001? En ese mismo instante se escribió una nueva página en la historia del automóvil, y es que lo mejor que pudo escuchar Piëch en aquel momento era: o que estaba loco, o que se trataba de un proyecto imposible. 15 años después 450 unidades le dieron la razón, y ahora el mundo vuelve a ver un Bugatti reclamar el trono de mejor coche del mundo… pero no nos engañemos, el Bugatti Chiron ha sido una absoluta decepción.

1 – Rentabilidad por encima de todo

Aunque Volkswagen jamás confirmará cuánto dinero ha perdido con cada unidad vendida del Bugatti Veyron – se calculó que unos 5 millones de euros por unidad -, desde que fue presentado el proyecto se supo que jamás se convertiría en un modelo rentable. Vender un escaparate tecnológico es muy difícil de rentabilizar, y más aún cuando se trata de un coche de récords que emplea soluciones únicas en el mercado que hasta su fabricación sólo conocían la etiqueta de imposible.

Vender un coche por 1 millón de euros era una locura en el año 2000, hoy en día es algo totalmente aceptado y más aún cuando el nuevo Bugatti Chiron se mueve en cifras de 2,5 millones de euros y ya se han vendido nada menos que 200 unidades. Con este nuevo proyecto el Grupo Volkswagen se aseguró la rentabilidad, pues a grandes rasgos se partía de un formato conocido al que había que mejorar. Ya no era esa idea de concept car llevado a la calle, sino que se trataba de mejorar lo ya conocido y cobrar por ello.

2 – ¿Nuevo? Hablemos mejor de evolución

Este punto tiene que ver mucho con el anterior, y es que el Bugatti Chiron sí, es nuevo, pero nadie puede negar que se echa en falta el riesgo y desafío que supuso conocer el Bugatti Veyron y verlo después en las calles. Bugatti tiene ya su identidad como fabricante dentro del Grupo Volkswagen, y esa identidad ha plasmado en el Chiron una evolución en todo, desde su técnica a su filosofía como deportivo, pasando como no por el apartado técnico.

¿Hay algo verdaderamente nuevo en el Bugatti Chiron? Siendo estrictos sólo podríamos hablar de su diseño, tanto exterior como interior, pues todo lo demás tiene ese regusto a evolución que nos deja fríos cuando hablamos de un coche pensado para ser el mejor coche del mundo. Esta idea choca incluso más cuando en esta guerra nos encontramos a modelos como el Koenigsegg Regera y su apabullante despliegue tecnológico para hacer honor a su nombre y ser el rey.

3 – 8.0 W16: lo que pudo ser y no fue

El corazón del Bugatti Chiron es sin lugar a dudas su mejor carta de presentación y su mejor reclamo. Firmar 1.500 CV de potencia máxima es toda una declaración de intenciones, pero de nuevo nos encontramos con la falta de riesgo. No hablamos de cifras, sino de hechos. El Bugatti Chiron ha mejorado el motor del Bugatti Veyron Super Sport y lo ha colocado en su vano motor. Ni más, ni menos.

Podría haber sido híbrido, quizás haber hecho uso de la última tecnología en turbocompresores – cosa que sí se permite un Audi SQ7 -, podría haber apostado por un desafiante esquema de propulsión… pero no, el Bugatti Chiron volvió a confiar en lo ya conocido y apostar por una evolución donde el mayor avance lo encontramos en el sistema de 4 turbocompresores que ahora acogen un funcionamiento escalonado en pos de una mayor eficiencia y una mejor respuesta. Llegados a este punto, resulta incluso más innovador el motor 6.0 W12 TSI de 608 CV estrenado en el Bentley Bentayga.

Incluso en la que fuese su revolucionaria transmisión de doble embrague, un hito en el Bugatti Veyron al ser capaz de soportar los 1.250 Nm de par, tan sólo se ha buscado un refuerzo de la misma para reducir pérdidas energéticas y aumentar su tolerancia frente a los 1.600 Nm del “nuevo” 8.0 W16 Quad-Turbo.

4 – Un coche que sí le teme a la competencia

El Bugatti Chiron jamás podrá reeditar esa condición de superdeportivo sin rivales. Los 1001 CV del Bugatti Veyron en su lanzamiento colocaron el listón muy alto, y es que en su debut oficial en 2005 era difícil incluso hablar de superdeportivos con 700 CV. El Bugatti Veyron aterrizó en un mercado donde el Ferrari Enzo hablaba de 660 CV, el Lamborghini Murciélago alcanzaba 670 CV, el Mercedes SLR McLaren extraía 626 CV y el Porsche Carrera GT firmaba con 610 CV.

La competencia de Bugatti ya no tiene miedo, encontrando no sólo coches más potentes y rápidos que el Bugatti Chiron como es nuevamente el caso del Koenigsegg Regera, sino sensiblemente más avanzados que el Chiron como ha sido el caso del trío de ases: McLaren P1, Ferrari LaFerrari y Porsche 918 Spyder.

Y mucho ojo en este punto, porque a Bugatti sólo se le van a complicar las cosas a corto y medio plazo. Por un lado tenemos el impactante Aston Martin AMRB-001 con pretensiones de convertirse en un LMP1 apto para ser conducido en calle, mientras que por otro lado tenemos la confirmación de Mercedes-AMG para fabricar un hiperdeportivo híbrido con lo último en tecnología derivada de Fórmula 1.

En Diariomotor:

Lee a continuación: Quítale el limitador electrónico al Bugatti Chiron, y alcanzará 458 km/h (al menos)

Ver todos los comentarios 20
  • craso_error

    ¿Poco arriesgado…? ¿Un coche de VAG…? No puede ser, seguro que os equivocáis…..

  • Radical

    A Bugatti le va a pasar como a Bentley y Rolls Royce: se va a quedar siempre en lo mismo. Aunque para mí, el que sí les ha pasado por la derecha, es Koenigsegg con el Regera con esa nueva tecnología que lleva, los demás hacen otro tipo de coches que no se pueden comparar con el Chiron, son otro concepto.

    Y bueno, eso de que tenga competencia, pues no sé yo, no me imagino a los ricos eligiendo. El que tiene para comprarse un Koenigsegg regera, tiene para comprarse también el Bugatti Chiron, es decir, que no elige, directamente se compra los dos seguramente. Lo mismo sucede con todos los demás coches hipercaros. Por eso dicen los expertos del mercado del lujo eso de que las marcas de lujo en realidad no tienen competencia entre ellas; los ricos se pueden permitir el lujo de no tener que elegir, se lo compran todo y ya está, no como el común de los mortales que tenemos que pensar muy bien nuestra elección porque solo podemos permitirnos comprar una vez.

  • X 2.0

    A mi no me parece mal que quieran rentabilizar las inversiones y componentes del Veyron, sobre todo el motor, que es único en su especie y que no lo cambiaría por nada “mas tecnologico´´, es mecánica pura y dura, obstentosa, y ese es precisamente el encanto de Bugatti. Lo que me parece mal es que hayan adoptado un diseño tan poco esmerado, y que choca con la elegancia de los años 30 y la deportividad del siglo XXI que combina el Veyron. Me parece un retroceso, y falto de empeño en buscar una solución, o una reinterpretación que iguale o supere al Veyron.

    El ejercicio de diseño del Veyron es perfecto, el equipo de Piech consiguió reunir en un mismo coche elementos y características de épocas y coches muy diferentes, por un lado, la elegancia de los años 30, por el otro, el formato y algunos detalles estéticos y retos mecanicos de la Bugatti de Romano Artioli, de los 90.

    Cuando vi los primeros test del Chiron, me decepcionó profundamente, con un diseño que está entre lo incoherente y a medio terminar, como elementos que rompen la armonía de las lineas como esos faros (previamente sacados de concepts de Audi) e incrustados con calzador, que además no es fácil ver que ni siquiera colaboran a una buena aerodinámica. Lo único salvable, la línea de iluminación trasera, basada en la que llevaba el EB110 de Artioli.

    Lo peor, esque no mantiene el precio respecto al Veyron, si no que casi lo triplica, y aunque un rico que pueda permitirse un coche así, no pensará en el precio, a mi me parece un precio difícilmente justificable. Está claro que VAG sabe que los pueden vender a ese precio sin problemas, y por tanto habrán decidido recuperar lo invertido desde el Veyron de una forma mas rápida.

    Ni me gusta ni me gustará, me quedo con el Veyron o con un EB110, supongo que con 2,5 millones, alguno habrá a la venta.

    • R.E. Olds

      Viéndolo así, creo que el Veyron se enfrentó a mas problemas de diseño en el tema mecánico en su día que el que se enfrenta el Chiron a día de hoy.

      El Chiron simplemente a aprovechado esos conocimientos ya obtenidos con el desarrollo de el Veyron.

      Que tiene el Chiron de innovador?
      Debería Bugatti pensar en un coche híbrido?

      Donde estaría el equilibrio perfecto entre tradición e innovacion?

      O los alemanes/franceses se ponen las pilas o los suecos ganarán.

      Saludos.

      • X 2.0

        Por supuesto, fue un reto, pero tenían parte del planteamiento hecho gracias a la configuración mecánica que en su día Artioli eligió para el EB110.
        A mi no me disgusta que no hayan innovado en el ciclo mecánico, su monstruoso y sobrado motor es su encanto. Lo que no me gusta esque no se hayan tomado enserio su diseño. Juega en otra liga que por ejemplo, la de los Koenisegg que tienen una orientación mucho mas deportiva y radical, mientras que el Veyron, es un superdeportivo pero con el glamour y el confort de una berlina de lujo, son estilos diferentes.

        • R.E. Olds

          Si, esta claro que el Bugatti y el Koenigsegg son estilos algo diferentes y con publicos diferentes, un comprador busca algo de comodidad mientras que otro busca la máxima deportividad.

  • H.

    Primero el 918. Luego todos los demás comenzando por el Régera.

  • Manolo

    Con los puntos dos y tres puedo estar de acuerdo, pero decir que es una decepción por ser rentable, o porque ahora sí tiene rivales directos a diferencia del Veyron no me parece acertado.

  • Nico D´Pavez

    El Chiron y el Veyron corrian solos: Aspiraban a ser el mas rapido, el mas caro, el mas premium, pero no generaban ciencia nueva como el 918, o como lo hace Koenigsegg con una fraccion de lo que tiene VAG. Siendo asi, desde su nacimiento es un plan solo por el ego, estoy seguro que Don Ettore Bugatti no aspiraria a esto. Siento que Koenigsegg por ejemplo valiendo casi lo mismo, humildemente cambian el mercado poco a poco a punta de estudio y ciencia, VAG, a fuerza de euros y HPs

  • Lluc Aristondo Alzina

    Cierto. Yo ya pensaba esto incluso antes de este articulo. Y, en mi opinión, incluso el diseño sigue el lenguage y elementos del veyron. Ojalà tuviera 18 cilindros…

  • .Motorhome.

    Ninguno de los modelos que se nombran en el cuarto punto son rivales del Chiron. El Bugatti es un Gran Turismo, un jet privado, los demás son cazas de combate sin ningún tipo de comodidad y lujo.

    El Bugatti no tendrá rival en años. En décadas. Lo que fue en su día el Mclaren F1, es ahora el Bugatti.

    • Radical

      El laferrari, el 918 y el p1 efectivamente son cazas de combate pero el Koenigsegg Regera es un jet privado. Así que, sí, tiene rival el Chiron, solo uno pero tiene rival.

      • .Motorhome.

        Realmente yo todavía no he visto una prueba, ni bailar de medio en medio al Regera. Todavía le falta por demostrar y por dejarse ver.

        Y ¡ojo! que no estoy defendiendo al Bugatti Chiron a capa y espada, está claro que el Chiron no ha creado la expectación del Veyron pero sigo pensando que aún sin eso, el Bugatti está muy solo en cuanto a competencia.

        • Radical

          El Koenigsegg Regera lo supera en tecnología y en lujo y en confort no se queda atrás, ¿no leíste los numerosos post que este blog le ha dedicado? el coche de la marca sueca es muy innovador. Otra cosa es a la velocidad máxima que llegue, que es lo que menos importa, la verdad. Eso de a ver qué velocidad máxima es la más alta ya está pasado de moda, en la actualidad a nadie le importa eso, ya no impresiona a nadie.

          • .Motorhome.

            Reportajes hay muchos y sé lo innovador que es, pero pruebas hay pocas. Hasta ahora casi ningún medio o periodista especializado en el motor lo ha probado a fondo. Ojalá haya una prueba pronto. Y así podremos juzgar mejor.

  • Thanksalot

    Artículo polémico donde los haya, pero una verdad absoluta. Bugatti ha perdido con el Chiron todo el esplendor que consiguió con el Veyron. Aquello fue una locura, lo de hoy es una visión de aquello sin más.

    Es potente, caro e insultantemente lujoso, pero ha llegado a un mercado donde el resto de fabricantes ya están a su nivel, sino por encima.

  • ADN

    En su momento el Veyron rompió esquemas, el primero en rebasar de serie los 1000 caballos, el primero en rebasar los 400 km/h.
    Michelin, Bosch, etc desarrollaron componentes específicos que jamás se habían visto.
    Peor aun, el diseño al ser presentado en 1999 gustó tanto, realmente tanto que se aprobó… sin haber pasado el tunes de viento.
    Pasaron 5 años de su presentación anunciando los 400 km/h a la producción y durante ese tiempo nadie rompió esa marca.
    Hyperlujo, hypervelocidad, construcción sólida y sin recursos limitados….bien lo dijo Top Gear: el Veyron es el momento Concorde de los automóviles.
    El Chiron es lo mismo que el Veyron, sólo que más de todo. Una propuesta que ya no es innovadora, pero sigue siendo impresionante más de una década después de salir a la venta.