CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Lancia

5 MIN

Qué esperamos de la nueva Lancia, el Santo Grial automovilístico que revivirá Stellantis

Javier López | @jlopezbryan96 | 31 Jul 2021
Lancia Nuevo Disenador P
Lancia Nuevo Disenador P

Lancia, lo que eras y en lo que te has convertido. Seguro que fueron muchas bocas las que emularon estas palabras tras ver lo que estaba pasando en Lancia en sus últimos coletazos de vida al menos fuera de Italia. Y es que después de haber reinado en el mundo de los rallyes, de haber puesto en circulación a uno de los compactos deportivos más míticos de la historia y de haber disfrutado de la mayor de las glorias, Lancia fue poco a poco despellejada y destituida hasta el más bajo de los infiernos automovilísticos, teniendo tan solo presencia en su país de origen con un aséptico Lancia Ypsilon. Sin embargo, el nuevo Grupo Stellantis ha decidido darle una segunda vida pero, ¿qué esperamos de esta nueva Lancia? ¿Volverá a brillar?

Debemos tener en cuenta que Stellantis nace como un nuevo consorcio tomando como base hasta lo que no hace mucho tiempo conocíamos como PSA. Peugeot, Citroën, Opel y DS seguirán siendo los pilares fundamentales de este nuevo grupo cuyo bautizo protagoniza la inserción de FCA, donde se encuentra nuestra querida y añorada Lancia.

Lancia, una marca que tendrá que demostrar su viabilidad bajo este nuevo imperio

Diez años han pasado desde que Lancia exhaló su último aliento y, aunque su resurgir no ha sido tan espectacular como creemos que merecía la marca, aún tiene mucho margen de mejora. Y sí, es imposible no echar la vista atrás con nostalgia y apreciar como la casa italiana brillaba otrora de la mano de modelos tan idolatrados y envidiados como el Lancia 037 o el Delta Integrale; pero debemos de estar preparados para ver pasos muy distintos.

No lo digo yo, no lo dice Stellantis; lo dice la legislación que hoy en día ampara el sector automovilístico con objetivos tan drásticos como la eliminación de los vehículos de combustión en 2035. Con esta premisa y teniendo en cuenta los pasos que están dando ya las diferentes marcas que componen el grupo, podemos vaticinar con acierto el futuro de esta nueva Lancia.

Entonces, ¿no habrá deportividad en su segunda vida? De alguna manera se intentará introducir este ansiado epíteto en el código genético de Lancia como ya pasó en antaño, pero no será la prioridad de Stellantis. Y es que antes de modernizar tradiciones, el grupo debe asegurarse de que la casa italiana da frutos, frutos que no se cosechan por medio de coches abanderados en el pasado, desgraciadamente.

Los SUV y los utilitarios: las bazas más seguras para Lancia

Dejando aún lado nuestro sentimiento más petrolhead y haciendo uso de nuestra parte racional, podemos tener claro los (re)comienzos de Lancia. Stellantis pretende darle cierto papel premium en el grupo junto a DS y, en un plano algo secundario, Alfa Romeo. Se espera así un nuevo elenco de vehículos con mejores acabados, una carga tecnológica más generosa y, al menos hasta 2035, mecánicas híbridas y eléctricas.

Todo apunta a que será un vehículo nacido de la plataforma modular CMP, capaz de acoger coches de segmento A, B y C, el que desempeñe el papel de "primogénito" de Lancia. Este contaría con versiones tanto híbridas como eléctricas y, dependiendo del segmento escogido para este primer movimiento, presentando un claro parentesco con los Peugeot 208 y Opel Corsa o con el Peugeot 308.

Más adelante podríamos contemplar la llegada de un SUV de carácter urbano así como de una berlina o un híbrido entre berlina y crossover al más puro estiloCitroën C5 X. Los SUV de gran tamaño también podrían ser otra buena forma de introducir a Lancia de nuevo en el juego, y puede que también se aproveche para gestar a un nuevo vehículo de representación tomando como punto de partida al DS 9.

¿Delta? ¿037?

Muy a nuestro pesar, tememos que el 037 no volverá a ser una realidad y que el apellido Delta se empleará para crear un compacto que tendrá mucho que ver con el ya mencionado Peugeot 308. No obstante, esta nueva distribución no impedirá que Stellantis recurra a sus correspondiente departamentos deportivos como PSE o QV para la presencia de versiones deportivas procedentes de su nueva filial.

Sea como fuere, está claro que la nueva Lancia tendrá que adaptarse a los tiempos que corren en la actualidad, haciendo uso de propulsores eléctricos e híbridos que servirán de punto de partida para estas nuevas variantes de corte deportivo.

No, no habrá gloria en el mundo de los rallyes; no, no tendremos vehículos de producción limitada para homologar coches de competición y no, Lancia no volverá a ser lo que era. Pero esto, estimados lectores, es pan de todas y cada una de las marcas, y permitidme aclarar que con este alegato no pretendo defender a la futura Lancia, sino ofrecer un poco de tregua a una firma que se debe acoger una serie de condiciones inexorables. Veremos qué sucede y cómo consiguen adaptar la historia de Lancia a un presente -y futuro inmediato- turbio para las casas más tradicionales.