Chrysler se reestructura y supera con éxito la bancarrota

Sergio Álvarez  |  @sergioalvarez88  | 

Hace un mes y medio Chrysler se declaraba en bancarrota ante la imposibilidad de hacer frente a sus pagos y la presión de la administración Obama. Tras un proceso jurídico-económico de 45 días de duración y no exento de problemas – un grupo de inversores elevó un desacuerdo al Tribunal Supremo – Chrysler Group LLC emerge como una nueva compañía, saneada, más pequeña y con los objetivos más claros. Sergio Marchionne se convierte por derecho propio en Consejero Delegado del Grupo Fiat y del Grupo Chrysler.

Como mano derecha en calidad de asesor tendrá al conocido Jim Press, un brillante ejecutivo que trabajó para Toyota hasta el año 2007. En una intensa charla con sus empleados, Marchionne inyecta una buena dosis de moral poniendo a Fiat como ejemplo. “Cuando entré en Fiat hace cinco años estábamos en una situación similar, la compañía era percibida como letárgica, burocratizada y de baja calidad. Sin embargo, mediante una fuerte inversión en tecnología y medios hemos creado una compañía extremadamente competitiva”.

“La gente capaz de dar la vuelta a Fiat siempre ha estado en la empresa, hemos favorecido mediante una cultura del liderazgo sus capacidades y potencial”. En cuanto a marcas, Jeep, Chrysler y Dodge seguirán existiendo, pero se producirán bajas en modelos poco eficientes y segmentos poco rentables. Volviendo a la economía, Chrysler no tendrá que devolver los 7.000 millones de dólares que le fueron avalados por el Gobierno estadounidense en diciembre pero sí los 8.000 millones que acaba de recibir del erario.

La producción de coches vuelve a arrancar, lo ha hecho en la planta de Conner Avenue, la que produce los Dodge Viper en bajos volúmenes. A lo largo de estos días volverá a iniciarse la producción en las diferentes fábricas estadounidenses. Fiat ya está trabajando duramente en adaptar sus tecnologías a los productos estadounidenses, así como en adaptar modelos existentes a las normativas estadounidenses para su venta en dicho mercado, tal es el caso de los pequeños Fiat 500 y Alfa Romeo Mi.To.

Fiat controla el 20% del capital de Chrysler con derecho a voto y a veto en el Consejo de Administración. El 55% es propiedad de la UAW y su fondo de pensiones, no tendrá voto en el Consejo y ha prometido paz social hasta el año 2015. La participación de Fiat puede aumentar un 5% cuando se produzca el primer modelo estadounidense con tecnología Fiat, otro 5% cuando se produzca un modelo italiano en Estados Unidos y el 5% que resta hasta el 35% cuando exporte el primer vehículo americano con tecnología italiana.

Chrysler-Fiat se convierte en el sexto grupo automovilístico mundial, con acceso a la mayor parte de mercados. En cuanto a futuros modelos, tenemos la certeza de que se emprenderá el desarrollo del Dodge Hornet (un compacto), de que el futuro Alfa Romeo 169 empleará la plataforma de tracción trasera del Chrysler 300C – convenientemente modificada para mantener el Cuore Sportivo – y de que el Panda 4×4 se venderá bajo Jeep (aunque esto último es un total dilución de la imagen de marca de Jeep).

Vía: El Mundo Motor
En Diariomotor: Chrysler se declara en bancarrota e inicia su reestructuración, El Fiat 500 se venderá en los concesionarios Chrysler de Estados Unidos

Lee a continuación: Aumentan los impuestos a los carburantes

Ver todos los comentarios 16