CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Volkswagen

5 MIN

Volkswagen Scirocco R, a prueba (I)

Volkswagen Scirocco R, a prueba

Hay coches que sorprenden. A veces esperas que un coche te haga sentir especial, pero después de conducirlo ves que no era para tanto. La impresionante ficha técnica que tenía no se traducía en sensaciones sobre el asfalto. Y, por el contrario, hay coches de los que esperas poco, pero finalmente te acaban enamorando. El Volkswagen Scirocco R, de 265 caballos, es uno de ellos.

Hace unos meses pudimos probar el Golf R (parte 1, parte 2, parte 3) y la prueba no defraudó: era un coche que gustaba tanto a propios como a extraños, muy rápido e incluso entusiasta a la hora de afrontar las curvas. Pero al final me generó varias dudas: faltaban sensaciones, el diseño rozaba la discreción y su conducción resultaba demasiado previsible porque no te exigía incluso llevándolo rápido…

Pueden parecer vehículos similares, con motorización igual… Sin embargo, el Scirocco R, con su perfil más agresivo está orientado a clientes que busquen una opción más radical frente al Golf R, que es la alternativa para el cliente más burgués, que opta por un diseño más conservador que pasará más desapercibido.

Aunque parezca extraño, el Volkswagen Scirocco R, – más barato y algo menos potente – es mucho más convincente que su “hermano mayor” el Golf R. Esto lo transmite desde el momento en que recogimos el vehículo a las afueras de Madrid.

La primera toma de contacto fue hacer un tour por el centro de la ciudad, recorriendo calles como Serrano, Castellana o los alrededores del Santiago Bernabéu, observando la reacción de la gente. Y ahí llegó la sorpresa… Especialmente el público joven, giraba sus cabezas y miraban casi con envidia, algo así como si fuese con Angelina Jolie. No me esperaba nada de esto… ¡sólo llevo un Volkswagen de algo más 35.000 euros! – pensaba para mis adentros -.

Después de unos pocos kilómetros al volante, nos dirigimos a la autovía. Aún no había salido de mi asombro cuando, poco después, circulando por la A4, me encontré en dos ocasiones diferentes, con un Seat León y un Honda Civic, cuyos conductores me hacían gestos con las manos intentando saber si estaba dispuesto a un pique. La respuesta puede parecer algo turbia, pero cualquier lector de Diariomotor habría hecho lo mismo…

Exterior: un Scirocco con anabolizantes

La gente aún no ha llegado a acostumbrarse al diseño del Scirocco y esta versión R no es una excepción. La fachada es mucho más radical y agresiva. Las diferencias esenciales del R respecto del Scirocco “normal”, radican en los nuevos parachoques, un nuevo difusor trasero de color negro, los pilotos de la zaga oscurecidos y un spoiler ligeramente ampliado.

Ambos elementos –el difusor y el alerón de techo– reducen el empuje vertical del eje trasero, aunque personalmente dudo de su eficacia para pegarlo al suelo y opino que es una solución puramente estética.

Además, el difusor trasero disfruta en los laterales de dos grandes vuvucelas tanto a nivel estético como acústico, de color cromado y con un efecto intimidatorio, que cumplen las funciones de tubos de escape y emiten un sonido demoledor que se percibe con finura tanto en el exterior como desde el interior del habitáculo.

A mi parecer, los nuevos cambios han sido todo un éxito. El parachoques delantero cuenta con tres grandes entradas de aire – para refrigerar óptimamente el motor y el sistema de frenos – con luces LED de conducción diurna en los laterales. En la parrilla se emplaza un prominente logo “R”, que deja claro desde el primer momento las intenciones “radicales” de este pequeño deportivo.

El Scirocco equipa de serie llantas de aleación ligera de 18 pulgadas “Talladega”, con neumáticos 235/40. Opcionalmente puede ser equipado también con llantas de 19 pulgadas, idénticas a las del Golf R y las del Audi RS6.

En lugar del sistema de frenos de 16 pulgadas del Scirocco 2.0 TSI, ahora se utiliza un sistema de 17 pulgadas con frenos con ventilación interior y pinzas lacadas en negro brillante con el logotipo “R”. El sistema de frenos, de nuestra unidad de pruebas estaba bastante “quemado”, un desfallecimiento algo normal por ser un vehículo sometido a grandes esfuerzos por los colegas de la prensa especializada. Los discos delanteros son de 345 milímetros y los traseros de 310 milímetros.

Interior intacto

Abrimos el portón y nos sentamos en el asiento del conductor. Nada nuevo: el interior se mantiene casi intacto y presenta pocas diferencias respecto a los Scirocco con motorizaciones inferiores. Te sientes rodeado de calidad, pero no habría estado mal que los chicos de Volkswagen hubiesen hecho cambios más sustanciales: parece demasiado conservador para un coche aparentemente tan deportivo y radical.

En esencia, no es que esté mal, es sólo que, cuando te das cuenta que el exterior es tan espléndido, te gustaría que el interior fuese algo más “racing”.

Mañana seguimos con la segunda parte de la prueba, continuando con el interior y haciendo un análisis del feroz motor de dos litros que se esconde bajo el capó.

Volkswagen Scirocco R, a prueba

18
FOTOS
VER TODASVER TODAS

En Diariomotor: Volkswagen Scirocco R | Volkswagen Golf R y Scirocco R en Frankfurt 2009 | Volkswagen Golf R, a prueba