CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Deportivos

8 MIN

Alfa Romeo Giulietta Quadrifoglio Verde, prueba de motor y prestaciones (II)

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 13 Sept 2011

Ayer os introduje a Giulietta, una chica italiana muy atractiva con ganas de guerra. La versión Quadrifoglio Verde del Alfa Romeo Giulietta que estamos probando es la más potente, 65 CV por encima de los 170 CV que entregan los motores 1.4 Turbo MultiAir y 2.0 JTDm. Reemplazo espiritual del Alfa Romeo 147 GTA, el Giulietta QV tiene que demostrar que está a la altura de su predecesor y puede enamorarnos y cautivarnos de la misma manera que nos ha impresionado exteriormente.

En primer lugar, la ciudad. Sé que no es el mejor lugar para un deportivo así, pero a Giulietta le encanta ver como la gente le mira y cómo otros conductores le echan piropos de todo tipo. Con un color como el Sport Rosso Competizione y unas formas como las suyas difícilmente pasaremos desapercibidos. Al igual que los Alfa Romeo Mi.To, el Giuletta cuenta con el clásico “manetino” del DNA. Este selector nos permite seleccionar tres estilos de conducción diferentes en función de nuestro “ánimo”.

En el modo All Weather el ESP es muy vigilante y la potencia del motor está reducida para cuidar el consumo. En el modo Normal el ESP no es tan estricto pero el motor sigue sin desarrollar su potencia. Además, la dirección asistida eléctrica tiene mucha asistencia y poca responsividad. Pero cuando activamos el modo Dynamic Giulietta se desmelena y se convierte en otro coche. Los 235 CV fluyen sin compasión, el ESP es permisivo y la dirección se endurece, al mismo tiempo que pasa a informarnos de todo.

Por lo pronto estoy por el centro de Madrid, así que selecciono el modo Normal y callejeo un rato entre el tráfico. Al ralentí, el motor 1.75 TBi es silencioso y transmite pocas vibraciones al habitáculo. Realmente se conduce como cualquier otro coche, e incluso al acelerar algo más de lo normal, siento como si el coche tuviese unos 150 CV. Las marchas se engranan con suavidad, la dirección es cómoda… no siento una sensación diferente a la de otros compactos de gasolina que he probado.

Obviamente, hay algunas diferencias, como una suspensión algo más dura, pero que no resulta en una pérdida de confort para los ocupantes. Un detalle que me ha enamorado es el sonido que emite el coche aunque circulemos cambiando a menos de 2.500 rpm. Suena ronco, casi pidiendo que le demos caña, aunque para el bien de nuestro bolsillo no deberíamos hacer caso a nuestros instintos más primarios. Cierto es que con este coche resulta complicado contenerse.

Los consumos en ciudad tampoco resultan exagerados, una conducción normal resulta en consumos en torno a los 10 l/100 km si no nos pasamos con el acelerador y no vamos en modo Dynamic, claro está. Todo hay que probarlo en esta vida, así que también me ido con Giulietta a dar una vuelta por la autopista. El aislamiento es simplemente correcto y es un coche cómodo siempre que el firme esté en buen estado relativo. El motor va relativamente bajo de vueltas a velocidad de autopista.

A 120 km/h de marcador rodamos a unas 2.700 rpm, y el sonido del motor no nos molesta. Sobra decir que tiene fuerza de sobra para comerse cualquier pendiente o acelerar con relativa rapidez. El consumo en un ciclo extraurbano a 120 km/h de marcador ha resultado en un consumo medio de 7,5 l/100 km, algo que hubiese sido utópico con el 147 GTA. Rodando por la M-40 y M-45 a unos 100 km/h el consumo puede situarse en medias de unos 6 o 6,5 l/100 km según el ordenador de a bordo.

Pero lo que queremos es que Giulietta nos apasione, así que nos vamos a un puerto de montaña en la provincia de Ávila, desierto, sólo para nosotros. Al colocar el DNA en modo Dynamic el coche se transforma. La respuesta del acelerador es instantánea y ahora sí siento que tengo 235 CV bajo el pie derecho. Piso el acelerador a fondo y me quedo incrustado al asiento. El motor es muy explosivo, tiene mucha fuerza desde las 1.500 rpm, pero es una bomba a partir de las 4.500 rpm.

Cuando estamos en lo mejor llega el corte de inyección, a 6.500 rpm, en medio de un sonido que llena todo el habitáculo y es pura música. Es un motor además que carece de turbo lag, con una respuesta a medio régimen demoledora. Nuestra unidad de prueba estaba calzada con neumáticos Pirelli PZero Rosso de altas prestaciones, en medida 225/45 ZR17. Enlazo unas cuantas curvas y compruebo que el agarre es excelente, y los balanceos de la carrocería mínimos.

El Giulietta QV es ágil, cambia de dirección sin rechistar y sólo tras haber apurado mucho obtendremos un subviraje muy progresivo del que nos daremos cuenta rápidamente y mantendremos a raya gracias también al trabajo del autoblocante electrónico Q2, que nos pega al interior de la curva. A los Pirelli les gusta chillar, antes de llegar al subviraje ya se quejan a pesar de pegarnos al asfalto. Son un buen avisador de lo que ocurre en la carretera, además de una dirección que se vuelve pesada y realmente informativa.

Tras un buen rato de trameo, puedo decir que me he divertido: la dirección tiene un tacto delicioso, el motor es explosivo en el buen sentido de la palabra, el chasis es efectivo y la caja de cambios, aún no siendo especialmente precisa, es muy rápida. Sin embargo, no acaba de convencerme al 100%, precisamente por ser tan efectivo, tan neutro, tan… alemán. Es complicado jugar con el eje trasero, hacer algún deslizamiento controlado, tal y como podíamos hacer en un Mi.To con 100 CV menos.

Me deja una sensación agridulce, convence en cuanto a mecánica y eficacia, pero ha perdido algo de cuore.

Otros compactos deportivos rivales

El Alfa Romeo Giulietta Quadrifoglio Verde tiene un precio base de 30.400€, que puede considerarse competitivo dentro del segmento en el que se mueve. Nuestra unidad de pruebas estaba cargada de extras hasta arriba, elevando su precio a unos 40.000€ y dotándola de un aspecto magnífico, todo hay que decirlo. Uno de sus principales rivales actuales es el Volkswagen Golf GTI edición 35 Aniversario, que iguala su potencia a partir de un motor 2.0 TSI, también de inyección directa.

Curiosamente, tiene unas prestaciones ligeramente superiores, aventajando dos décimas al Giulietta en el 0 a 100 km/h, pero gastando 0,5 l/100 km más. Su habitáculo tiene más calidad y el equipamiento base – a excepción de las llantas y los faros bixenón – es casi idéntico. Sin embargo, hay que pagar 33.290€ por la exclusividad de disponer de una edición especial. Realmente, el Giulietta QV se mueve en una banda de potencia que no llega a la radicalidad de los 260 CV en adelante, pero supera a los compactos de en torno a los 200 CV.

Por tanto, compite con todos. Compite por ejemplo con el Seat León FR 2.0 TSI de 210 CV, que es poco más lento en prestaciones – sólo una décima más en el 0-100 – y gasta menos combustible (7,3 l/100 km), aunque tiene una imagen indudablemente menos exclusiva que a no todos agrada. No he tenido el placer de probar aún un León deportivo, pero la versión de 105 CV parecía comportarse con bastante soltura. El precio es una baza a favor, cuesta 25.200€, deportividad low-cost con un equipamiento completo.

Otra compra que podría ser muy interesante es el Mazda 3 MPS, con 260 CV de potencia. Es bastante más rápido que los vehículos antes descritos, pero también hay que tener en cuenta un dolorosísimo consumo medio homologado de 9,6 l/100 km, muy alejado de la media del segmento. No obstante, se comenta que es un coche divertido, aunque peca de ser morrón debido a la potencia concentrada en el eje delantero. Barato es, ofrece un equipamiento muy completo y extras golosos por menos de 28.000€.

Obviamente, he dejado algunos rivales fuera de la comparativa, como pueden ser el Audi A3 2.0 TFSI de 200 CV o el Peugeot 308 GTi, por tener posicionamientos diferentes y por no extendernos más. También podríamos haberlo comparado con el Scirocco R, pero creemos que el planteamiento del Giulietta es menos radical.

Conclusiones

Mi cita con Giulietta ha sido un relativo éxito. Es una chica maravillosamente bella, tanto en su interior como en su exterior, pero no ha consiguido engancharme tanto como para querer pasar el resto de mis días con ella. No quiere decir que no sea muy divertida y capaz en todo tipo de circunstancias, aventajando a muchas rivales alemanas, pero de una italiana se esperaba un toque adicional de cuore que no encontraremos aquí, pero sí en su hermano pequeño, el Mi.To. Alfa, ¿qué tal un Giulietta GTA más pasional?

78
FOTOS
VER TODASVER TODAS

En Diariomotor: Alfa Romeo Giulietta Quadrifoglio Verde, prueba de motor y prestaciones (I) | Alfa Romeo Giulietta 1.4 Turbo MultiAir 170 CV Distinctive, a prueba | Alfa Romeo Giulietta a fondo