CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
SUV

6 MIN

Audi Q3 2.0 TDI 177 CV S-tronic Quattro a prueba (I)

Mario Herraiz | @HerraizM | 19 Dic 2011
Prueba_Audi_Q3_2.0TDI_13
Prueba_Audi_Q3_2.0TDI_13

Hace más de tres años comenzaban las recreaciones sobre el futuro SUV compacto de Audi a circular por la red. El Audi Cross Coupé Quattro Concept nos adelantaba ya en 2009 las líneas que definirían al pequeño SUV de la casa de los cuatro aros y ya entonces, supimos que este Audi tendría ADN español, ya que sería fabricado en la planta del grupo VAG en Martorell, Barcelona. No cabe la menor duda de que el protagonista de la prueba que nos ocupa es el Audi Q3, el último y más pequeño Audi de la saga todoterreno de la marca.

En abril de este mismo año se presentaba oficialmente el modelo más compacto de la Gama Q, directo a cautivar las ventas de uno de los segmentos con más auge en los últimos años ya que si bien la gama contaba ya con el Q7 y el Q5, con el Q3 llegaba la alternativa más enfocada al asfalto y a la urbe, a aquellos que no necesitan las dimensiones mayores de sus hermanos de gama, un rival directo para el BMW X1 e incluso para el Range Rover Evoque. Comienza la prueba del Audi Q3.

Un SUV compacto con toda la esencia de Audi

El protagonista de la prueba es un Audi Q3 equipado con el motor TDI 2.0 de 177 caballos equipado con la caja de cambios S-tronic y tracción quattro. El Q3 cuenta con unas dimensiones de 4.39 metros de largo, una anchura de 1.83 metros y una altura de 1.61 metros. Su altura libre al suelo es de 17 cm, dato que nos delata que su condición como vehículo fuera del asfalto no será una de sus mejores cualidades.

Su maletero tiene una capacidad de 460 litros, capacidad que crece hasta los 1.365 litros al abatir los asientos

Su maletero es de 460 litros, llegando hasta 1.365 litros abatiendo el asiento posterior. Su depósito de combustible tiene una capacidad aproximada de 64 litros. Su parte ciclo se compone en ambos ejes de una constitución independiente con paralelogramo deformable de cinco brazos, con amortiguadores de gas de doble tubo y barra estabilizadora. En cuanto a sus neumáticos, el modelo de la prueba equipa unas llantas de 18 pulgadas, con unas dimensiones de 235/50.



En cuanto a su motor, su propulsor diésel tiene un cubicaje de 2 litros turbo, con una potencia de 177 caballos y un par de 380 Nm. Su transmisión recurre a la caja de cambios automática S-tronic de 7 relaciones. El Audi Q3 cuenta además en toda su gama con el Audi Drive Select, que nos permite seleccionar un modo de conducción entre confort, auto, dynamic y efficient.

El mencionado cambio S-tronic es sin duda una de las grandes tecnologías desarrolladas por la firma. Este cambio nos permite una conducción en modo automático o semiautomático, permitiéndonos accionar el cambio desde la propia palanca, con un ligero toque hacia arriba para subir marchas y hacia abajo para disminuir la marcha engranada o bien a través de las levas en su volante. Además tiene el modo S que adelanta el cambio de marchas a una franja del cuentarevoluciones superior pero ya nos adentraremos en su funcionamiento en el apartado dinámico de esta prueba.

Recientemente conocíamos además que este modelo podrá contar con dos paquetes opcionales de personalización: el S-Line y el Offroad. El primero, tradicional ya en la marca, incorpora elementos decorativos para realzar la faceta más deportiva con paragolpes diferentes, toda la carrocería (salvo elementos cromados) en el mismo color que la pintura, una parrilla diferente, llantas específicas, volante y pomo del cambio S-line y una suspensión rebajada 20mm. El paquete Offroad añade protecciones en acero en los paragolpes, pasos de rueda protegidos e inserciones en negro piano o madera en su interior.

Su acabado interior: sobriedad germana y una gran calidad de ajuste

Una vez dentro de su habitáculo, sentado desde el asiento del conductor, el aspecto y el tacto de su acabado es realmente bueno. Un ajuste excelente, de aspecto sencillo pero con un ajuste excepcional. La parte alta del salpicadero parece dura a la vista, pero al tacto es de un acabado en cuero mullido que se combina con una inserción en aluminio en la zona del salpicadero del copiloto.

El punto que culmina con este buen acabado interior llega desde sus asientos. Son cómodos, con una buena capacidad de ajuste en longitud, altura, inclinación y ajuste lumbar y combinados en alcántara y cuero. Combinación que se extiende hasta algunas zonas de las puertas. El volante se encuentra acabado en cuero, al igual que el cambio que es acompañado por un pomo en aluminio.

Sobre el salpicadero nos encontramos con una pantalla multimedia abatible en la que encontramos parámetros como el ajuste del equipo de audio, la radio, el teléfono (con conexión bluetooth), el navegador, el acceso al contenido multimedia (con dos ranuras para tarjetas sd) y el apartado CAR donde podemos seleccionar el modo de conducción en el Audi Drive Sleect.

Sin duda, como he dicho al comenzar estas palabras sobre su habitáculo, el ajuste es muy bueno al igual que el acabado. Sencillo, sin demasiadas florituras, sobrio como buen alemán, pero efectivo y con una calidad claramente perceptible. Merece especial mención su iluminación interior. Estar en un garaje, con una luz tenue y dar a su mando para abrir las puertas se convierte en una experiencia al ver su habitáculo iluminarse por completo, con una potente iluminación blanca mientras las luces diurnas nos dan la bienvenida. Al igual que la iluminación, merece también mención su equipo Bose con una calidad de sonido realmente nítida y buena, como era por otro lado de esperar.

Sentándonos en su parte trasera, nos encontramos con unas dimensiones que si bien no son sorprendentemente gigantescas, permiten a 5 adultos viajar con total comodidad. De nuevo encontramos en esta zona la combinación de alcántara y cuero y como extras de confort, un apoyabrazos central con un portaobjetos y dos portavasos y salidas de calefacción.

Su equipo Bose tiene una gran nitidez y una calidad de sonido realmente buena

Tiene una gran cantidad de huecos en su habitáculo. Portavasos en el puente central, un hueco iluminado bajo la consola, en los guarnecidos de las puertas con buen espacio para poder llevar botellas de agua de dos litros. Bajo el apoyabrazos también tenemos un hueco que se completa con el espacio que encontramos tras los respaldos de las plazas traseras con red en ambos respaldos.

Ahora toca girar la llave del Audi Q3, arrancar el 2.0 TDI y ponernos en marcha durante cerca de 2.000 km recorridos a lo largo de esta prueba. Mañana comenzamos con la opinión sobre su comportamiento dinámico y veremos qué tal compañero de viaje es el “pequeño” SUV de Audi.

58
FOTOS
VER TODASVER TODAS

En Diariomotor: Audi Q3| Audi Q3, equipamiento y precios para España a partir de 29.900 euros| El Audi Q3 recibe al TDI de 140 CV con un precio de partida de 29.900 euros

Vídeo destacado del Audi Q3