El curioso caso del Mini Cooper Pick-Up de RedBull

David Villarreal  |  @davidvillarreal  | 

Recientemente Mini respondía a la demanda de sus clientes más atrevidos, aquellos dispuestos a renunciar a las plazas traseras de su bello utilitario para gozar de un flamante biplaza divertido y con un maletero considerablemente amplio. Ya se habrán percatado por tanto que hablo del Mini Coupé y por extensión el Mini Roadster, su homólogo de techo descapotable.

A los más curiosos les encantará saber que aún existe un tercero en discordia, precursor de todos ellos y aunque no se trate de una creación oficial de Mini su peculiaridad radica en que fue relativamente popular por convertirse en la preparación que protagonizaría multitud de eventos promocionales de una conocida marca de bebidas energéticas. En efecto me refiero al llamativo Mini Pick-Up de Red Bull, una adaptación por otro lado muy acertada sobre cuyas espaldas estaba recostada una gigantesca lata de la mencionada bebida.

Pero lo más interesante de todo ello es que a día de hoy cualquiera podría hacerse con este vehículo, puesto que alguien habría puesto a la venta una unidad de este Mini de RedBull en eBay.

Mini RedBullMini RedBull

A día de hoy RedBull no sólo es uno de los mayores mecenas del deporte del motor en todo el mundo, sino también una de las multinacionales que más invierte en publicidad y acciones publicitarias. Además de Mini preparados con una lata de bebida gigante encima, también se han dejado ver otras preparaciones de modelos tan variopintos como un Volkswagen Beetle o un Suzuki Vitara. En el caso concreto de los Mini la marca dispuso de toda una legión de vehículos en Estados Unidos y jóvenes encargados de conducirlos en lugares estratégicos, como eventos deportivos o universidades, no sólo para darle presencia a su marca sino también para explicarle a los potenciales clientes las propiedades de su producto.

Pero vayamos al caso que nos ocupa. Sin saber como llegó hasta allí nos encontramos con que un distribuidor de New Jersey puso a la venta en eBay un Mini Cooper de 2006 adaptado de esta guisa, con tan sólo 88.000 kilómetros y sin la lata de epoxy que originalmente adornaba su silueta.

La puja en eBay se cierra mañana mismo y de momento tras 13 ofertas el precio de venta sería de apenas 5.000$ (3.780€ segúnc ambio actual). Aún así, tal vez por los recuerdos que vienen a mi cabeza de mi infancia, para mí el vehículo publicitario por excelencia y por supuesto mi gran favorito, siempre seguirá siendo el “coche salchicha” de Oscar Mayer que ya viéramos en la recopilación de los coches más frikis del mundo.

Fuente: eBay | Celso G en Twitter | RedBull
En Diariomotor: Los coches más frikis del mundo

Lee a continuación: Mini Bayswater y Baker Street, espíritu londinense para celebrar las Olimpiadas

El MINI es prácticamente un 2+2 sin maletero, un pequeño capricho urbano que sale a carretera para brillar con luz propia por su respuesta dinámica.

Ver todos los comentarios 21