comscore
MENÚ
Diariomotor
Volkswagen

6 MIN

Volkswagen Polo 1.2 TDI BlueMotion, a prueba (III)

El Volkswagen Polo BlueMotion es el vehículo más frugal que produce el Grupo Volkswagen, un utilitario con unas emisiones de sólo 89 g/km y 75 CV de potencia. Hemos estado probándolo durante los pasados días y hemos quedado bastante contentos, a pesar de tener algunos fallos dinámicos. En la primera parte hemos descubierto su habitabilidad y las calidades, que dentro del segmento generalista son sin duda las mejores. En la segunda parte nos hemos centrado en su conducción y consumos.

Es un coche muy agradecido si practicamos una conducción eficiente, logrando medias absolutamente irrisorias, que rondan los 3 l/100 km sin un esfuerzo demasiado grande. No obstante, no me ha gustado el tarado de la suspensión, bastante rebotón. Veamos ahora su equipamiento de serie, sus rivales y si realmente compensa con respecto a una versión no BlueMotion.

Acabado BlueMotion específico

Al igual que ocurre en el Golf, la versión BlueMotion del Volkswagen Golf tiene un equipamiento específico, que no se parece a otras versiones del Polo. Lo que sí es común a la gama es la dotación de seguridad, con airbags frontales, laterales, ABS, ESP y reposacabezas activos. El Volkswagen Polo obtuvo cinco estrellas EuroNCAP cuando pasó las pruebas, en 2009. La versión BlueMotion lleva un equipamiento algo más abundante que otras versiones, pero sin ser especialmente generoso.

De serie son elementos como el control de crucero Tempomat, ordenador de a bordo, control de presión de neumáticos, antinieblas o aire acondicionado Climatic, además de todo el kit de carrocería y la suspensión rebajada en 10 mm. La tapicería de tela es específica, y curiosamente el coche no puede montar elementos de equipamiento opcional como faros de xenón o sensor de luces. Curiosamente, sí que puede llevar sensor de lluvia, como parte del Pack Night.

El volante y el pomo de la palanca de cambios están tapizados en cuero y la radio CD MP3 es también de serie, además de las llantas aerodinámicas. Con el acabado Advance, un Volkswagen Polo 1.2 TDI - no un BlueMotion – tiene un precio aproximadamente 1.000€ inferior igualando el nivel de equipamiento. Es una diferencia de precio cuantiosa para 0,4 l/100 km de diferencia en consumo medio. El BlueMotion cuesta 15.670€, con los extras de nuestra unidad se pone en 16.065€.

Algunos rivales

Los principales rivales del Volkswagen Polo BlueMotion son versiones de bajo consumo de otros utilitarios generalistas. El primero que me viene a la mente es el nuevo Ford Fiesta Econetic, que aún no ha sido lanzado al mercado pero tiene unas emisiones de sólo 87 g/km con un motor 1.6 TDCi de 95 CV. Entre los que sí están presentes en el mercado están como principales rivales los Skoda Fabia Greenline y el Seat Ibiza Ecomotive, ambos equipados con motores 1.2 TDI de 75 CV.

Ambos están algo peor rematados que el Volkswagen, y el Skoda es algo más amplio. No obstante, el tacto de conducción es muy similar en los tres vehículos, así como la practicidad, por lo que las diferencias ya derivan de los gustos personales del potencial comprador. El Seat es el menos equipado, y con su política de opciones es unos 500€ más barato que el Polo a igualdad de equipamiento. De manera análoga, el Skoda es unos 500€ más caro a igualdad de dotación.

Por parte de Citroën, es interesante echar un ojo al C3 e-HDi 70, aunque no es una versión de bajo consumo al uso. Tiene un consumo medio con su motor 1.4 HDi de 70 CV de sólo 3,4 l/100 km. Es un coche algo peor rematado y con un motor menos agradable y prestacional. En la práctica, seguramente obtenga consumos superiores, sus desarrollos de cambio son más cortos. Su baza es un maletero de 300 litros, con un equipamiento algo superior (climatizador, automatismos) por un precio de 14.940€.

El Kia Rio 1.1 CRDi EcoDynamics es el turismo con menores emisiones del mercado, sólo 85 g/km. Lo hemos probado en Estoril y su tricilíndrico me dejó muy buen sabor de boca, con consumos casi tan bajos como los del Polo y un kit eficiente de serie. El problema es que en España sólo se vende en un acabado Basic que no incluye siquiera aire acondicionado o llantas. Es una pena, pues podría ser un rival muy a tener en cuenta. Al estar tan pelado, cuesta sólamente 11.940€.

Conclusiones: ¿interesa un coche como el Volkswagen Polo BlueMotion?

Es una pregunta que me he hecho con mucha frecuencia, y la respuesta es un sí bastante rotundo. En primer lugar, con respecto a un Polo equipado con motor 1.2 de gasolina y 70 CV se amortiza en 55.000 km. Para que compense con respecto a un Polo 1.2 TDI no BlueMotion requiere de al menos 85.000 km. La cuestión es que la diferencia de consumos sólo se aprecia de manera más clara en recorridos extraurbanos, por lo que tenemos que tener en cuenta el uso que va a recibir el coche.

Como conclusiones, a pesar de una suspensión que no me ha convencido, el Volkswagen Polo BlueMotion es un coche bien equipado, con un interior de mucha calidad y unos consumos irrisorios si lo conducimos de manera eficiente. Quizá sea algo caro, por lo que el Seat Ibiza Ecomotive podría ser una opción a tener en cuenta por algunos compradores, que también deberían echar un ojo al Citroën C3. Otra pregunta diferente es si estamos dispuestos a pagar 16.000€ por un utilitario diésel de 75 CV.

Un Volkswagen Polo 1.6 TDI de 90 CV es poco más caro y otros rivales ofrecen motores de en torno a 90 CV por precios inferiores, que aún consumiendo más combustible tienen prestaciones superiores y ofrecen mayor respuesta. No podemos dar una recomendación rotunda en este sentido, ya que cada persona es un mundo. Para alguien que no requiere de muchas prestaciones y que practica una conducción eficiente o busca un Polo diésel, me parece una buena opción.

56
FOTOS
VER TODASVER TODAS

En Diariomotor: Volkswagen Polo 1.2 TDI BlueMotion, a prueba (II) | Volkswagen Polo 1.2 TDI BlueMotion, a prueba (I) | Volkswagen Polo Bluemotion, GTi y CrossPolo a la venta en España | Volkswagen Polo 1.2 TSI de 105 CV | Volkswagen Polo Bluemotion, nuevo motor 1.2 TDI