comscore
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Peugeot

3 MIN

Peugeot-Citroën despide a 8.000 trabajadores y cierra una fábrica en Francia

En España somos plenamente conscientes de la delicadísima situación económica que está sufriendo nuestro mercado automovilístico, pero no somos los únicos que atraviesan problemas en Europa. Otros países del Viejo Continente también experimentan retrocesos en sus volúmenes de ventas, lo cual provoca que muchas empresas sufran las consecuencias económicas de ello. En concreto, el grupo PSA, que aglomera a las firmas francesas Peugeot y Citroën, ha acumulado en los últimos meses unas pérdidas millonarias.

Desde hace unas semanas con los posibles recortes de empleos y reajustes de costes que el grupo galo estaba preparando, pero hasta esta semana no se ha confirmado definitivamente el plan definitivo que llevarán a cabo. La situación debe ser tan delicada que han decidido cerrar la fábrica de Aulnay (Francia). La producción pondrá su punto y final en 2014, dejando atrás un pasado de 39 años fabricando vehículos para ambas marcas. Hacía 20 años que no se cerraba ninguna fábrica de automóviles en Francia.

En la actualidad, la planta era la encargada de absorber la producción del Citroën C3. A lo largo del año 2011 salieron de su línea de montaje un total de 135.787 unidades del utilitario francés, cuya fabricación será ahora trasladada a Poissy (Francia), donde se ensambla el nuevo Peugeot 208. No se trata de la única fábrica afectada, puesto que PSA ha decidido reducir el ritmo de producción en su planta de Rennes, también en tierras francesas, donde se producen varios modelos el Citroën C5, el Cïtroën C6 o el Peugeot 508.

Aunque esta es la medida más efectista, debido a la impopularidad que ha generado en Francia, la triste realidad es que es sólo la punta del iceberg. Los directivos del grupo han anunciado que van a despedir a cerca de 8.000 trabajadores en los próximos meses, como medida necesaria para eliminar la sangría económica que han sufrido últimamente. Sólo en el primer semestre de 2012 han registrado 700 millones de euros de pérdidas, debido sobre todo a unos millonarios costes de operación que ascienden a cerca de 200 millones de euros mensuales.

Según varios analistas, PSA no ha sabido mantener su porción de ventas en el segmento de los vehículos utilitarios en Europa, razón por la cual no generan tantos ingresos como antes. Datos como el hecho de que su capacidad de producción esté ocupada al 76% (frente al 86% de hace sólo un año) ratifican esta situación. Los responsables de la decisión se defienden asegurando que es la única medida posible para intentar arreglar la situación, aunque los políticos franceses les recriminan que no hace tantos años que presentaron miles de millones de euros en beneficios.

Las medidas tomadas por la cúpula de PSA no serán inmediatas sino que se irán implantando paulatinamente. Los efectos ya se hacen notar en la percepción de público y accionistas ya que, por ejemplo, las acciones de la empresa se han situado en el valor más bajo desde hace 23 años. Por ahora, PSA intentará reflotar la delicada situación económica, aunque no sabemos qué otras medidas tomarán aparte de los citados recortes económicos.

Fuente: Autonews En Diariomotor: El Grupo PSA y Mitsubishi acercan sus posiciones, posible fusión | BMW y PSA extienden su acuerdo de colaboración