Volkswagen Golf Sportsvan, a fondo: ¿qué lo diferencia de un Golf de cinco puertas?

 |  @davidvillarreal  | 

¿Te acuerdas del Volkswagen Golf Plus? Una década después de su lanzamiento Volkswagen ha retomado la idea del monovolumen derivado del compacto por antonomasia, el Golf. La razón por la cual se ha producido un cambio de nomenclatura, de Plus a Sportsvan, es tan sencilla como que sus creadores también han creído conveniente un cambio de filosofía. Esencialmente seguirá siendo un Golf venido a más, aunque suficientemente trabajado en muchos aspectos para ser una alternativa consecuente a modelos tan populares como Ford C-MAX, Citroën C4 Picasso y Renault Scenic. Nosotros ya lo hemos probado y por eso queremos contártelo todo acerca de este Sportsvan.

Lo primero que probablemente te llamará la atención del Volkswagen Golf Sportsvan es su nombre. La coletilla Sport, que bien podría apuntar a su carácter deportivo, evidencia sobre todo un buen trabajo del equipo de marketing de la casa para encontrar un nombre con personalidad. Con eso, quiero decir que lo primero que debemos tener en cuenta para empezar a hablar de este coche es que no estaremos ante un monovolumen deportivo, pero sí ante un monovolumen compacto muy interesante y ante una versión del Golf que merece la pena tener muy en cuenta si en tu decisión de compra prima la necesidad de espacio.

Ten en cuenta que, al menos en su lanzamiento – que se producirá en tres semanas, en junio – y sin la presencia de promociones mucho más generosas que seguro llegarán con el tiempo, el Volkswagen Golf Sportsvan supondrá un coste añadido de como mínimo unos 1.000 o 1.500 euros respecto a un Golf de cinco puertas.

Volkswagen ha intentado alargar la carrocería del Golf, pero sobre todo extender la batalla y hacer que los ejes se aproximen a los extremos para garantizar un mejor aprovechamiento del espacio a bordo.

El Sportsvan es esencialmente un Golf, efectivamente. Volkswagen ha utilizado su nombre, su plataforma, sus motores y un altísimo porcentaje de componentes que ya empleaba el Golf en sus versiones de tres, cinco puertas y Variant, el familiar. Es un poquito más largo que el Golf de cinco puertas, apenas 8,3 centímetros, pero sobre todo ha primado la búsqueda de la máxima practicidad y espacio a bordo. Los ejes se han intentado llevar a los extremos para aumentar el espacio del habitáculo. Su batalla también ha crecido 10 centímetros.

Tampoco podemos olvidarnos de que el Volkswagen Golf Sportsvan, como no podía ser menos, empleará la nueva plataforma modular MQB de Volkswagen. Eso significa ahorro de costes, calidad contrastada y un importante aligeramiento – de hasta 90 kilogramos respecto a Golf Plus según versiones – que nos ayudará a rebajar unas décimas en nuestros consumos y lo que es aún más importante, vencer a las nuevas normativas de emisiones (la Euro VI) que muy pronto entrará en vigor en Europa.

Como el Golf, el Sportsvan utilizará dos tipos de suspensión trasera, con multibrazo para los motores más potentes, que se presentan con 150 CV; y con eje de torsión para el resto de motores. En este primer contacto, solo probamos los primeros. Aunque en cualquier caso en el Golf de cinco puertas ya pudimos comprobar que, si bien es una cuestión a tener en cuenta, no marca la diferencia en su comportamiento.

A bordo del Volkswagen Golf Sportsvan, te sientes exactamente como en un Golf. Todos los ajustes son correctos y la calidad de los materiales está a un buen nivel. La mayor diferencia estriba en que el área central del salpicadero no está tan orientado hacia el conductor y la pantalla de 5,8 pulgadas (u 8 pulgadas con el equipo Discover Pro) del equipo de entretenimiento se ha situado en la zona superior, en una posición muy visible y a la vez cómoda.

Otro detalle importante lo tenemos en un puesto de conducción más elevado. Incluso con la base del asiento en su posición más baja, prima una posición erguida, de verdadero monovolumen. Esta cualidad será de agradecer para aquellos que apelan al monovolumen o al SUV por su puesto de conducción.

Existen más huecos para depositar objetos, una trampilla tras la palanca de cambios, un espacio para depositar botellas delante de esta, grandes bolsillos en las puertas, un receptáculo oculto bajo el reposabrazos y un cajón bajo el asiento del conductor. La guantera, por su parte, es bastante pequeña.

Para seguir hablando de las diferencias entre un Golf compacto y su versión monovolumen, o Sportsvan, tenemos que detenernos a hablar de otras soluciones avanzadas de habitabilidad. El Volkswagen Golf Sportsvan cuenta con una banqueta posterior corredera, en dos piezas con relación 60%/40%. Los asientos pueden adelantarse o retrasarse 18 centímetros, lo suficiente para adaptar el volumen de carga del maletero y alcanzar su cota máxima de 590 litros; o renunciar a un maletero tan voluminoso y gozar de unas plazas traseras realmente amplias y accesibles.

Es una solución interesante, aunque sus rivales no se quedan atrás. Por mencionar un ejemplo, el Citroën C4 Picasso va más allá empleando tres asientos traseros completos e independientes, mientras que el C-MAX de Ford también nos permite dividir la banqueta posterior en dos cómodas butacas independientes.

El maletero, incluso con los asientos traseros en su posición más retrasada, es amplio y aprovechable, alcanzando un volumen máximo de 590 litros. Cuenta además con un doble fondo en el que podemos alojar una rueda de repuesto o el equipo de sonido, así como multitud de objetos de poco tamaño. Esta bandeja puede colocarse en diferentes posiciones y cuenta con un clip que nos permite sujetarla en su posición de apertura para cargar objetos en el doble fondo.

Abatiendo asientos, podemos obtener un volumen de carga máximo de 1.520 litros. Según versiones – en Advance y Sport – podremos optar por poco más de 200 euros por un asiento del acompañante completamente abatible, muy útil para alojar objetos alargados.

La apertura del portón trasero se practica presionando el emblema de Volkswagen. Aunque sea un elemento prescindible, es una pena que no incluya apertura eléctrica del portón trasero, algo que sí equipan opcionalmente sus rivales.

La instrumentación es sencilla y muy tradicional, aunque también presenta una pantalla digital central a todo color muy sencilla de manejar y visual para mostrarnos la información pertinente.

Aunque sea difícil de describir con palabras e incluso de mostrároslo con imágenes, por la cantidad de matices que adquiere con la luz este acabado de pintura, el naranja Habanero – así lo ha llamado Volkswagen – será uno de los tonos más llamativos del nuevo Golf Sportsvan. Puedo deciros que se asemeja bastante al tono especial estrenado por el Ford Fiesta ST, un anaranjado con un tratamiento especial que con la luz del sol hace que se torne en brillos dorados.

¿Quién dijo que los alemanes eran aburridos?

Podrás llevártelo con este inmenso techo panorámico, practicable en su mitad delantera. Este será de serie en línea Sport y opcional por 1.250 euros en línea Advance.

Incluso con un motor de 110 CV, para optar a un nivel de acabado y distinción como el del Sportsvan que ilustran nuestras fotos, tendrás que invertir más de 30.000 euros. Pero en cualquier caso estamos hablando de acabados sublimes, con revestimientos de piel opcionales que suponen más de 2.700 euros.

Una confidencia. Los diseñadores de Volkswagen nos advirtieron de que el tamaño de la parrilla frontal define el enfoque y la categoría de cada uno de sus coches. La parrilla de este Sportsvan es más alta y ancha que la de un Golf convencional, más cerca de las dimensiones de la utilizada por el Passat.

Otra confidencia. Volkswagen no quiere renunciar al pilar trasero tan ancho y característico del Golf en su versión compacta. En este monovolumen se ha aprovechado una socorrida cuarta ventanilla lateral para aumentar la ya de por si extensa superficie acristalada.

No te vayas muy lejos, en los próximos días os seguiremos hablando del Volkswagen Golf Sportsvan.

En Diariomotor: Volkswagen Golf Sportsvan: el próximo Golf Plus llega a Frankfurt cargado de tecnología

Lee a continuación: La locura de Volkswagen: más de 400 CV para el Golf R más radical

El Volkswagen Golf Sportsvan es un monovolumen de dimensiones compactas, similar al Ford C-MAX, pero derivado del Golf de cinco puertas, más largo, espacioso y con banqueta trasera corredera.

Ver todos los comentarios 6
  • humberto

    Recuerdo un episodio de Top Gear donde probaban tres monovolúmenes derivados de compactos. Uno de ellos era el C-Max, el Scénic y otro que no me viene a la cabeza en estos instantes. Después de ejercer como taxistas, los tres no encontraron justificación alguna para desembolsar ese dinero extra que valen estos monovolúmenes. Y los pasajeron también afirmaban que las características no distaban mucho de un compacto tradicional. De hecho, la altura al techo no era gran cosa en los tres modelos probados.

    En definitiva, el coche estará todo lo bien hecho que quieran, pero me parece un nicho más de mercado para rellenar ventas. Ideal este tipo de vehículos para aquellos padres primerizos que sienten la imperiosa necesidad de cambiar de coche para meter el carrito jaja.

    • alexyn

      Bueno, es verdad lo que dices. Pero la “psique” funciona de maravilla y si se vende, todavía mejor.

    • No estoy de acuerdo. De hecho los monovolúmenes no me gustan nada, pero entiendo que existan conductores para los cuales encaja perfectamente esta idea. No son tan largos como un familiar, pero su espacio de carga suele ser más extenso que el de un compacto y, sobre todo, su puesto de conducción elevado, algo que a muchos les encanta.

    • ADN

      La mayoría d los nuevos segmentos son para rellenar haciendo de las pequeñas diferencias argumentosmde venta enormes. Las necesidades de espacio de este Sportsvan se cubren a la perfección con el Touran, apenas unos centimetros mayor y además cuenta con una tercer fila de asientos que si se retira nos vamos por un maletero sumamente grande, o el Caddy Kombi que puede llevarse con batalla extendida también.
      El asunto en el Golf Sportsvan es que su argumento lleva precisamente el nombre Golf, con las ventajas conocidas de dicho modelo. Y girando un poco la dirección con respecto al Touran y al Caddy nos encontramos un modelo mas ambivalente con una orientación mas al manejo que en estos dos. Después de todo se trata de ocupar cada hueco o medio hueco en el mercado.

    • Alfredo

      Te puedo asegurar que con la nueva “moda” de bajar los techos en los berlinas (igual en los familiares, que son, eran, mi línea de referencia) yo, personalmente, siento auténtica claustrofobia. No me gustan los monovolúmenes, ni el concepto ni el diseño, pero la comodidad no es comparable a los otros. La altura del asiento hasta el techo es mucho mayor y la conducción en posición erguida mucho más práctica para viajes largos.