Aquellos maravillosos coches caza-tornados

 |  @davidvillarreal  | 

Siempre he sentido cierta fascinación por los tornados, por la devastadora fuerza de la naturaleza. Y quién no. Muchos crecimos con películas como Twister, soñando con el trabajo de intrépidos meteorólogos dedicados a perseguir tornados. Pero, como suele suceder a menudo, la realidad supera con creces a la ficción. Así nacían los coches de los que queríamos hablaros hoy, los Tornado Intercept Vehicle de Sean Casey, director y cazador de tormentas que, ni corto ni perezoso, decidió filmar la crudeza de un tornado desde el interior y, lo que es aún más importante, vivir para contarlo.

La esencia de un Tornado Intercept Vehicle (TIV-1 y TIV-2) es la de cualquier otro vehículo acorazado. Pesadas placas de acero soldadas a la carrocería, lunas blindadas de policarbonato en torno a los 4 centímetros de grosor y todo ello ensamblado sobre una inmensa camioneta, inicialmente una Ford F-450 y más tarde una Dodge Ram 3500 para el segundo cazador de tormentas que se creó. Pensad que la proyección de escombros es uno de los mayores peligros de un tornado.

Mientras estamos hablando, Sean Casey y su equipo ya estarían ideando un tercer cazador de tormentas para una sexta temporada de la serie Storm Chasers de Discovery Channel que aún está pendiente de aprobación.

Las suspensiones neumáticas permiten que el “caza tornados” sea ágil en movimiento y óptimo en su aerodinámica para evitar que un tornado lo levante por los aires.

El peso de su blindaje hace que un Tornado intercept Vehicle supere con creces las siete toneladas. Eso exige el uso de motores de gran potencia, en este caso diésel, que además permitan una gran autonomía, con un depósito que en su última iteración acogía un volumen máximo de 360 litros de gasóleo, suficiente para recorrer más de 1.200 kilómetros sin parar a repostar. Este último también era capaz de superar los 160 km/h y mejoró significativamente respecto al primer TIV-1 en su agilidad en terrenos complicados. Pensemos en el panorama que deja a su alrededor un tornado y en la cantidad de obstáculos que debe superar un coche entre tanta devastación.

Los mayores cambios que se realizaron con la introducción del segundo cazador de tormentas, el TIV-2, fueron aquellos enfocados a mejorar su capacidad todoterreno. Un buen todoterreno, exige una altura libre al suelo suficiente, amén de potencia y tracción a las cuatro ruedas. Pero la altura libre al suelo es tu mayor enemigo cuando quieres evitar que la fuerza del viento te levante por los aires. La obsesión de los creadores de estos vehículos pasaba por reducir en la medida de lo posible la altura de los bajos, lo que convertía al TIV-1 en un vehículo torpe sorteando obstáculos.

[video_adspot]https://www.youtube.com/watch?v=FATrHPBGSDM[/video_adspot]

La obsesión de los creadores de estos coches pasa por carenar al máximo los bajos y así evitar que el aire pase por debajo del vehículo levantándolo por los aires.

Con el TIV-2 optaron por un sistema de suspensiones hidráulicas, junto con unas placas de carrocería que se despliegan automáticamente para que el coche quede a ras de suelo y unas barras que, también automáticamente, se clavan en el firme para ofrecer mayor sujeción al vehículo en el momento en que un tornado está pasando por encima de él.

El proceso de plegado y desplegado de estos paneles apenas dura unos segundos. El propio Sean Casey suele reconocer en las entrevistas que a menudo se sienten como el cazador cazado, cuando la tormenta cambia de rumbo y sale en su persecución y sin tiempo para resguardarse tienen que activar los anclajes para evitar que el tornado eleve el vehículo por los aires.

En el vídeo superior de una prueba aerodinámica se aprecia perfectamente la seguridad y el aplomo que ofrece el último TIV-2, significativamente mejorado en su aerodinámica, frente al TIV-1 y, sobre todo, frente a un turismo de calle. Recordemos que estos tornados son capaces de levantar por los aires una cabina tractora con remolque incluido.

Fuente: Discovery TV
En Diariomotor: Guía rápida de actuación en caso de riada e inundaciones

Lee a continuación: ¿Sacrilegio o genialidad? Un Ferrari 412 pick-up con motor Chevrolet V8

Ver todos los comentarios 2
  • jorge

    Y cual es cual????? Que desastre la redacción que malll

    • OBSERVER

      Deduzco que el TIV-1 es el granate (que parece recubierto de Line-x). Mientras que el TIV-2 es el que, como se comenta, tiene los citados anclajes.
      Por decir algo…