¿Por qué el Grupo Volkswagen pide un crédito de 20.000 millones de euros, si la solución a los motores trucados es tan sencilla?

 |  @sergioalvarez88  | 

El Grupo Volkswagen habría asegurado un crédito de nada menos que 20.000 millones de euros con diversas entidades financieras. Un crédito de enorme envergadura, digna de un estado que quiere financiar una gigantesca obra pública. Ya conocemos la solución a los motores TDI afectados en Europa: se solucionará su nivel excesivo de emisiones de NOX mediante una reprogramación electrónica o mediante un tubo que “ordena” el aire de la admisión. ¿Por qué entonces ha tenido el Grupo Volkswagen que pedir un crédito tan gigantesco?

Una rejilla de plástico y un nuevo software ha sido la solución en Europa para los motores TDI afectados.

Hasta 13 bancos habrían ofrecido paquetes de financiación de entre 1.500 y 2.500 millones de euros, con un tope conjunto de 29.000 millones de euros. Antes de pedir este préstamos, la corporación alemana ya había provisionado 6.700 millones de euros para hacer frente a los costes derivados de solucionar el problema de emisiones de NOX de sus vehículos. El concepto de provisión consiste en “apartar a un lado” fondos para hacer frente a un gasto futuro, que aún no se ha concretado en cuanto a importe definitivo.

A esta provisión de 6.700 millones se ha unido recientemente una provisión de 2.000 millones de euros con el objetivo de compensar a estados y clientes por los vehículos cuyas emisiones homologadas de CO2 eran inferiores a las reales. Una situación maravillosa, en definitiva. Pero ante el bajo coste de la solución final para los TDI afectados en Europa, nos preguntamos por qué el Grupo Volkswagen ha pedido semejante crédito. La respuesta podría tener mucho que ver con Estados Unidos.

La crisis de los TDI ha hecho perder mucha credibilidad e imagen al Grupo Volkswagen a nivel global.

En EE.UU. el fabricante alemán aún no ha presentado una solución técnica para el medio millón de coches afectados. Una solución que podría implicar más que un nuevo software, requiriendo la instalación de sistemas anticontaminación adicionales, a un coste muy superior al de una rejilla de plástico. Os recordamos que el Grupo ha pagado a cada propietario de un TDI afectado una bonificación de 1.000 dólares por las molestias causadas. Una medida no extendida a Europa, cuyo coste ha sido de al menos 500 millones de dólares.

Este coste de 500 millones es ridículo en comparación a las multas federales – impuestas por violar los preceptos de la EPA y la CARB – a las que se podría enfrentar en Estados Unidos, de hasta 18.700 millones de dólares. Aunque dichas multas no alcancen su importe máximo, el Grupo Volkswagen se enfrenta a cientos de demandas colectivas de propietarios afectados en todo el mundo, pero especialmente dañinas al otro lado del charco. Y si han pedido semejante crédito, parece seguro que tendrán que hacer grandes desembolsos.

Las ventas de Volkswagen han caído en un 25% en EE.UU. con respecto al año anterior, y a nivel global los resultados del Grupo se están resintiendo por el mismo motivo, aunque con una menor gravedad.

Fuente: Europa Press
En Diariomotor:

Lee a continuación: Industria reitera: las inversiones del Grupo Volkswagen en España están garantizadas, ¿nos lo creemos?

  • JJ

    Se lo tendrán que gastar en campañas de imagen. En mi desde luego han perdido un posible cliente.

  • AliciaG

    Yo lo que todavía no alcanzo a entender es por que permitimos los europeos que una marca europea se ría de nosotros de esta manera, otorgando bonificaciones solo a los clientes estadounidenses afectados. Me parece ridículo y creo que todos los clientes afectados europeos deberían denunciar esta injusticia, buscándole las cosquillas a VW.

    • Rubén Rubio

      Te lo voy a explicar de forma sencilla y clara:
      el grupo VAG es uno de los pilares de Alemania y Alemania gobierna Europa.

      Aquí, son intocables.

      Un saludo

      • AliciaG

        Pues si yo fuera alemana, me sentiría tremendamente ofendida. Tal cual lo han planteado, parece que sea EE.UU. quien domina el mundo y que Alemania se arrodille ante ellos…
        Sigo sin comprender por qué a los clientes de EE.UU. se les da una bonificación y a los europeos no. ¿No tendría más sentido asegurar y fidelizar a los clientes del mercado en el que más vehículos venden? En EE.UU. los VW no son tan populares como en Europa. Se están cargando la confianza del mercado que les da de comer principalmente….