Sixter por un día, en un Mercedes-AMG GTS de 510 CV y 200.000 euros

 |  @pgimenezvilchez  | 

Cuando una amiga me propone una comida con varios colegas el mediodía del sábado me doy cuenta lo difícil que va a resultar explicarle qué es 6to6 Motor.

Me excuso de la comida diciéndole que unos amigos han cerrado un aeródromo en Soria para echar carreras de drag con sus superdeportivos… y yo voy a acudir con un Mercedes AMG GT-S de 510 CV y 200.000 euros. Su cara de póker me ayuda a entender que tengo un plan idílico de fin de semana por delante. Ser “sixter” mola.

Más de uno también se estará preguntando qué es eso de 6to6. Pues bien, 6to6 Motor es la mayor comunidad de automóviles deportivos de España. No son simplemente un grupo más de amigos que salen de ruta, sino una empresa que organiza auténticas experiencias de motor y lifestyle. Amantes y propietarios de superdeportivos unidos por las ganas de lucirlos y el disfrute de conducirlos. Jornadas idílicas que incluyen rutas por carretera, gastronomía y eventos sorprendentes… como hoy, en un aeródromo. Es la fórmula perfecta para disfrutar de un superdeportivo y conocer gente que comparte la misma pasión por los automóviles deportivos.

Ya hace cuatro años que escribí un reportaje titulado “Papá, de mayor quiero ser de 6to6”. En aquel momento, 6to6 Motor empezaba a despegar comercialmente con un potente tour a través de Europa, por lo que no dudamos en llamarle el “Gumball 3000 español”. Ni por asomo pensaba que pasados unos años podría participar en una ruta de este “selecto club” para disfrutarlo desde dentro y sentirme “sixter” por un día.

Sí, es un “club selecto” en el sentido de que hay que tener un deportivo o superdeportivo para poder participar en sus rutas, pero realmente no es nada elitista. El Madrid-Airport Challenge de hoy cuesta sólo 190 euros… A cambio, puedes regocijarte con una maravillosa experiencia de fin de semana.

Cuando nos reunimos a las 9 de la mañana en Perodri Joyeros de calle Serrano para desayunar no cabe duda de que el evento merecerá la pena: algunos de los sixters vienen desde muy lejos: hay gente de Galicia y Andorra que ha bajado hasta Madrid para hacer la ruta con nosotros. También nos encontramos aquí con otros compañeros de prensa, con Marcos Piñeiro y Xantal de la organización, nuestro amigo Juanjo Pedrayes de MICHELIN o Enrique Nuevo de Mercedes-Benz.

Durante el desayuno nos enseñaron el Hublot LaFerrari MP-05, un reloj que es una auténtica obra de arte de la que sólo se van a fabricar 50 unidades a un precio de más de 300.000 euros, fabricado con titanio, cristal de zafiro o fibra de carbono entre sus componentes, y que imita el diseño del propulsor V12 que monta el Ferrari LaFerrari.

La lista de participantes inscritos reúne hoy a un Mercedes-AMG C63, Porsche 911 GT3, Audi R8 V10 Plus, varios BMW M4 y Nissan GT-R, Lamborghini Gallardo Supperlegera, Ferrari 458 Italia, Aston Martin Vantage, Lexus GSF, Audi RS6 Avant, Mercedes-AMG A45, Mercedes-AMG SL63, Ford Mustang, Maserati GT Stradale… Y así hasta 50 participantes. La plantilla de hoy está bien, aunque el equipo de gala ha sido mejor en otras ocasiones. De hecho, hace unos meses, mis compañeros David y Mario estuvieron en una ruta de 6to6 en Valencia donde participaron, por ejemplo, un Lamborghini Aventador, un 911 GT3 RS o un 458 Speciale…

La salida de hoy va a ser más discreta que de costumbre. Los coches aparcados en el parking bajo la madrileña plaza de Colón hará que todo pase más desapercibido. En otras ocasiones, las salidas reúnen a centenares de personas que se agolpan para ver desfilar la caravana de superdeportivos.

Pero la escena de ver en el parking, uno a uno, a los 50 participantes arrancando el propulsor de sus bestias resulta estremecedora en un espacio cerrado… antes de provocar fascinación entre los viandantes de la Castellana y la calle Alcalá. La gente saca sus teléfonos móviles y rápidamente decenas de curiosos se agolpan alrededor nuestra para inmortalizar el momento. Nuestro Mercedes-AMG GT-S, en color amarillo “solarbeam” es, probablemente, el más llamativo de toda la caravana. El color mostaza que luce nuestra unidad le confiere un toque sencillamente espectacular. De hecho, este color cuesta tanto como un Volkswagen Polo… concretamente, la friolera de 10.900 euros.

El Mercedes-AMG GT se comercializa en dos versiones, ambas con motor V8 doblemente turboalimentado. La normal, con 462 CV y un precio de 145.500 euros y esta versión “S”, potenciada hasta 510 CV y con un precio de partida de 167.000 euros.

El Mercedes-AMG GT-S tiene un aspecto de auténtico pura sangre. El diseño transaxle, con motor delantero central y cambio junto al eje trasero es lo que realmente aporta identidad a este AMG. Larga plataforma, un capó muy alargado y cortos voladizos. El aspecto es muy sensual. Con una posición de conducción muy retrasada, su largo morro o sus faros traseros que parecen pegatinas. Mercedes ha hecho un gran trabajo y para mí es, sin duda, uno de los coches más bonitos y refinados del momento.

La primera parte de nuestra ruta transcurre durante hora y media de forma tranquila, viajando por autovía hasta Sigüenza, en un ambiente muy especial. Los semibackets con cinturones rojos, el volante forrado en fina Alcántara o el velocímetro tarado hasta los 360 km/h, le dan un toque muy rácing. Un túnel central muy ancho me separa de mi compañero Juanma Cámara mientras charlamos sobre la comodidad que ofrece el AMG GT-S. Como su nombre indica, es un “GT” en toda regla, que resulta extremadamente cómodo para largos viajes. Es confortable y relajado hasta pulsar un par de veces la leva izquierda, para que el propulsor sobrepase las 5000 vueltas y haga un sprint furioso, mientras los escapes emanan un sonido ensordecedor.

El último tramo, antes de Siguenza, es una revirada carretera de montaña. Seleccionados el modo sport para disfrutar del potente V8 de 510 CV que se esconde bajo el capó. Los escapes abren una válvula que acentúa el sonido deportivo del AMG GT-S. La dirección es, a priori, el aspecto que resulta menos gratificante del Mercedes, básicamente porque es tan ligera que no te hace sentir conectado totalmente con el asfalto y eso hace que te sientas algo descolocado al principio.

La llegada del grupo a Siguenza causa bastante revuelo en las calles del pueblo, como puedes imaginar… Es una pequeña localidad de algo más de 4500 habitantes. El Parador de Sigüenza es un lugar espectacular: un imponente castillo del siglo XII que invita a recrearse en la vida del medievo, situado en la cumbre de una colina que domina el pueblo.

Pocos minutos después de aparcar el AMG GT-S en el patio de armas, una docena de curiosos lo rodea haciéndose fotos y preguntándonos por él. El AMG GT-S sorprende a todos.

Tras un aperitivo con los sixsters comentando la jornada, la ruta continúa hasta el aeródromo de Garray, en Soria. Son otras dos horas y media que transcurren por carreteras secundarias. Es mi compañero Juanma el encargado ahora de ponerse a los mandos del AMG GT-S.

La ruta transcurre entre las localidades de Atienza, Berlanga del Duero y Fuentepinilla. Carreteras de montaña con un sinfín de curvas donde disfrutar del AMG GT-S, así como largas rectas… ¡ancha es Castilla!. Lo bueno de esto es que, a diferencia de la Gumball 3000, no es una carrera. Cada uno va a su ritmo y todo está más enfocado en conducir y en disfrutar que en correr.

Pasaban unos minutos de las tres de la tarde cuando aterrizamos en el aeródromo de Garray. Una comida por todo lo alto en un hangar suponía un plan tremendamente atractivo, pero de lo que realmente teníamos ganas era de empezar las carreras de drag.

Al menos un centenar de personas se ha congregado en el aeródromo para ver los coches reunidos y disfrutar de una tarde especial. Los drag race son una disciplina del automovilismo muy típica de los Estados Unidos. Básicamente, dos coches se ponen en paralelo y hacen una salida lanzada tras la cuenta de un semáforo. Sencillo, pero adictivo. Gana quien recorra, en menor espacio de tiempo, un cuarto de milla, aproximadamente unos 400 metros. La cosa promete ser interesante.

La organización también ha montado un circuito de habilidad, con curvas, conos para zigzaguear y una rotonda mojada donde hacer drift. Así que decidimos empezar por aquí.

Después de probar nuestra habilidad comenzamos con los drag. El AMG GT-S resulta bastante efectivo, superando a otros vehículos como los 911 GT3, Ferrari 458 Italia o Audi RS6. Podríamos subir hasta 310 kilómetros por hora pero, al final del cuarto de milla, llegábamos a casi 200. A partir de ahí comenzamos a frenar.

El sistema de launch-control funciona a las mil maravillas. Hay que poner el cambio en manual, activar el modo Race, tocar ambas levas, confirmar con la leva derecha, pisar el freno, acelerar a fondo y lanzarse. El proceso es largo, pero el resultado resulta violento. Por su condición de tracción trasera, los primeros metros se atragantan un poco… ahí, se palpa la diferencia con los tracción total. Pero después, gracias a sus 650 Nm de par, empieza a ganar terreno de una forma sorpresiva. Los tiempos nos sitúan en tercera posición en el cuarto de milla, tras el Nissan GT-R vitaminado hasta 600 CV y el Audi R8 V10 Plus de 610 CV.

Experimentar la aceleración del AMG-GTS y compararla con otros coches es bastante divertido. Es un proceso bastante rápido, de hecho se tardan apenas 12 segundos en recorrer el cuarto de milla. Las prestaciones oficiales indican que acelera de 0-100 km/h en 3.8 segundos y de 0-200 en 11,4 segundos.

Cada vez que el Ferrari 458 Italia, el Nissan GT-R potenciado o el Lamborghini Gallardo Supperlegera aceleran a fondo, el sonido inunda toda Castilla y los pelos se nos ponen de punta. Una pena el Lambo, que no tiene doble embrague, necesario para hacer bien la salida lanzada y se queda más atrás en la tabla de tiempos.

Sorprendente también el Audi R8 V10 Plus, marcando el 0-100 km/h en 3.1 segundos, con una capacidad de tracción inmensa. Queda en una segunda posición muy meritoria, que habría sido la primera de no ser por la potenciación del Nissan GT-R.

No nos podemos resistir a enseñar el coche a la gente en los descansos. Todos hablan de su diseño, de su color y del sonido de los escapes cuando lo aceleramos en vacío. Por eso, abrimos las puertas para que los curiosos se sienten y levantamos el capó para que observen el inmenso tamaño del V8 de 4 litros. Les contamos el detalle de la placa del motor: cada propulsor va firmado con el nombre del técnico que lo monta a mano, para destacar su fabricación puramente artesanal.

La jornada con 6to6 ha sido muy gratificante. Nos volvemos a Madrid comentando las curiosidad de la jornada, contentos de haber conocido a tantos petrolhead como nosotros. Ahora ya pensamos en el evento de Barcelona Motordays, que tendrá lugar en la ciudad condal el 4 y 5 de junio, como antesala del Europe Tour, el plan estrella de 6to6 Motor. Y, si os habéis quedado con ganas de más AMG GT-S, podéis leer más en nuestra prueba del Mercedes-AMG GT-S.

En Diariomotor: 6to6 | Mercedes-AMG GT | Prueba del Mercedes-AMG GT-S

Lee a continuación: Mercedes-AMG GT S a prueba: 510 caballos para vencer al rey, para destronar al Porsche 911

Solicita tu oferta
  • Singer

    ¡Eso es vida! Me parece una idea genial y, al menos esta ruta, bastante barata.