Cerrar CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónSearch Icon
SUV
Logo Icon

3 MIN

Peugeot ya tiene listo el nuevo 2008 DKR para los primeros test

La firma del león es consciente de que arriesgó y que le tocó perder. Tras comenzar con un concepto de coche completamente nuevo, con poco tiempo para probar y tras todos los problemas con el chasis y la transmisión, terminar el Dakar con dos coches fue todo un triunfo. Sin embargo, Peugeot no está en el Dakar para participar y terminar, sino que está obligada a ganar, o al menos a luchar por ello.

Es por eso que el equipo se puso manos a la obra nada más regresar de Sudamérica. Incluso Carlos Sainz, que terminó de forma prematura la carrera ya se encontraba pensando en el Dakar 2016 después de su fuerte accidente. El 2008 DKR está siendo rediseñado para solventar todos esos problemas que trajeron de cabeza durante el pasado mes de enero a los tres pilotos de la marca gala. Y es que Peugeot sigue con la intención de ganar el Rally-Raid más duro del planeta con un dos ruedas motrices.

Sin embargo, para ello necesita que la ASO (fuertemente criticada por Bruno Famin en una entrevista concedida a Omnicorse debido a los problemas de comunicación y con el Road Book que hubo este año) cambie el actual recorrido del Dakar y meta más fuera pista con etapas bacheadas y de desierto, mucho desierto. Según los datos de Peugeot Sport, en las etapas con recorridos tipo WRC, el 2008 DKR cedía 8 décimas por kilometro, mientras que en pista abierta calculan que eran en torno a dos segundos más rápidos respecto a los vehículos de tracción total.

El objetivo es hacer un coche versátil que se amolde al pilotaje agresivo de Carlos Sainz y al más moderado y de fondo de Stéphane Peterhansel. El nuevo Peugeot 2008 DKR se espera que tenga una distancia entre ejes más larga y que sea incluso más ancho de vías para aportar aún más estabilidad al buggy francés. Mecánicamente, se está preparando una nueva transmisión, así como se espera estrenar un motor y un turbocompresor con mejor respuesta.

El aumento del par, seguir con el trabajo de suspensiones, así como el de mejorar la habitabilidad del habitáculo (los pilotos se quejaron del poco espacio y de las altas temperaturas que se alcanzaban) son otros temas a solucionar. Por delante un intenso programa de test que comienzan este mes probando ya el nuevo propulsor y turbocompresor en el Autódromo de Linas-Montlhéry. La nueva imagen para 2016 en cambio no la veremos hasta mediados de año.