Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
WRC
Logo Icon

3 MIN

Una nueva era para M-Sport con el Ford Fiesta RS WRC Mk.II

M-Sport ha decidido recuperar la nomenclatura antigua que ya lucían los Escort para bautizar a su renovado Ford Fiesta RS WRC. El próximo Rally de Portugal, que comenzará en menos de dos semanas, verá el debut tanto de la nueva versión R2 con motor 1.0 Turbo, como la de la versión 2015 del World Rally Car construido por la formación de Malcolm Wilson. En esta ocasión, sin tantos retrasos como los que se produjeron a la hora de estrenar la evolución aerodinámica de la pasada temporada y con muchas esperanzas puestas en juego.

Muchas esperanzas porque ésta será la mayor evolución mecánica de este modelo desde su debut en el año 2011 y según los responsables de M-Sport es la vez en que estrenan tantas mejoras en un mismo paquete. También supondrá un hito en cuanto al motor, ya que como ya hemos comentado en el pasado, es la primera que el equipo prescinde de los servicios de Pipo Moteurs y construyen ellos mismos el motor.

Esto les ha permitido utilizar un bloque más pequeño y adaptado al vano motor del Ford Fiesta. Se ha reducido el peso, se ha mejorado la refrigeración y por tanto hay posibilidades de exprimir algo más el propulsor 1.6 Turbo en términos de potencia. La línea de escape ya ha sido utilizada durante los últimos rallyes, pero también se contará con un nuevo intercooler y un colector de admisión así como cambios en el diferencial trasero. Todo ello, unido a pequeñas modificaciones en la carrocería permite reducir algo el peso y un mejor reparto de pesos.

Si unimos este aumento de potencia (sobre todo en bajas) a que el Ford Fiesta RS WRC ha sido tradicionalmente uno de los coches con mejor chasis del campeonato según los pilotos, es de esperar que el rendimiento sea claramente mejor respecto a la anterior versión. Sólo faltan los pilotos. Actualmente Elfyn Evans, Ott Tänak, Robert Kubica, Lorenzo Bertelli y Martin Prokop son los elegidos para pilotar las cinco primeras unidades. En el caso del checo todavía con mucha incertidumbre ya que todavía no tiene la nueva unidad en su poder y ya ha vendido la anterior. Personal del equipo Jipocar ha tenido que ir a las instalaciones de Cumbria para echar una mano a M-Sport y tener a tiempo el coche para familiarizarse con el coche, realizar test y estar listo para la cita lusa.

Cinco nombres entre los que falta un piloto superclase que nos demuestre el potencial real del coche. Ni Ott Tänak, ni Elfyn Evans están todavía en disposición de ello. Por eso precisamente Malcolm Wilson desea la vuelta de Thierry Neuville. Otra cosa es que lo consiga. Tres años sin lograr la victoria son demasiados...