Wehrlein y Rockenfeller se reparten las victorias en la visita del DTM a Rusia

 |  @eloy_eg  | 

Aún en plena resaca de lo sucedido en Red Bull Ring, razón por la cual el Dr. Ullrich prefirió acudir a las Seis Horas de Nürburgring y Antonio Giovinazzi sustituyó a Timo Scheider en pista, el DTM acudía en solitario a Rusia para su tercera visita a Moscow Raceway. Esta pista rara vez ofrece carreras movidas, pero al menos en esta ocasión hubo alternativas tanto en la lucha por la victoria como por la general del certamen.

El fin de semana arrancaba con sorpresa. Vale que los lastres este año están dando mucho juego y BMW además aprovechó su oportunidad en Zandvoort, pero pese a mantener esa ventaja la marca bávara dio ligeras muestras de empezar a salir del pozo al marcar la pole para la primera carrera con Marco Wittmann y colocar cuatro de sus M4 entre los siete primeros en parrilla. En clave de campeonato Pascal Wehrlein salía beneficiado al ocupar el hueco restante en primera fila, partiendo Mattias Ekström sexto, mientras que los españoles no lo hacían nada mal: Molina 8º y Juncadella 9º.

El Safety Car fue protagonista en la primera carrera, más divertida de lo habitual en el trazado ruso. El primero salió a pista tras el accidente en la salida de Miguel Molina y Christian Vietoris. El español de Audi perdió el control de su coche en la primera curva y al sufrir un trompo el alemán no pudo evitar un fuerte impacto. También un impacto obligó a la segunda salida del Safety Car, después de que un error de cálculo de Mattias Ekström al tratar de adelantar a Timo Glock dejara a ambos fuera de carrera, quedándose el de BMW a gusto en Twitter tras la carrera y recibiendo el sueco tres puestos de sanción para el domingo.

En cabeza poco varió el panorama tanta intervención del coche de seguridad, pues durante esta parte inicial de la prueba Marco Wittmann mantuvo el primer puesto por delante de Pascal Wehrlein, pero tras la segunda resalida el de Mercedes atacó y terminó adelantando al vigente campeón. La lucha por el tercer escalón del podio también estuvo interesante, pues Jamie Green trató de presionar a Wittmann, pero Bruno Spengler sacó provecho de esa lucha y el británico incluso entró en meta pidiendo la hora frente a Dani Juncadella, quinto en su mejor carrera del año. El triunfo de Pascal Wehrlein suponía además colocarle en el liderato del DTM 2015 por delante de Ekström, Mortara y Green.

Audi se quedó fuera del podio el sábado, pero el domingo fue otra historia. Mike Rockenfeller, hasta ahora gris, se llevó la pole por delante de Mattias Ekström, quien a pesar de todo habría de partir tras Spengler, Martin y Green, mientras que el vencedor del sábado, Pascal Wehrlein, sólo fue 11º justo por delante de Dani Juncadella. Los mecánicos de Miguel Molina pudieron reparar su coche a tiempo pero tan sólo le valió para clasificarse 19º.

Rockenfeller pudo abrir hueco nada más arrancar la carrera al producirse barullo justo tras él, siendo considerablemente más divertida la lucha por el podio que por la victoria. Bruno Spengler emergió como el vencedor de esa lucha en los primeros compases de carrera, quedándose solo en segunda posición, mientras que por detrás Mattias Ekström remontó para compensar la sanción que arrastraba, llegando al tercer puesto tras un bonito adelantamiento a Maxime Martin. Pascal Wehrlein tan sólo pudo rascar un punto en una carrera complicada, donde no se le veía capaz de adelantar en pista, hasta el punto de desquiciarse, y además se encontró tráfico en boxes al ir a cambiar de neumáticos. Por último, Juncadella y Molina fueron 13º y 14º en esta ocasión.

A falta de tres citas para el final del campeonato, Mattias Ekström es líder con seis puntos de renta frente a Pascal Wehrlein y dieciséis sobre Edoardo Mortara (sexto y octavo aquí en Moscú), quedándose Jamie Green a 23 del sueco. La próxima cita tendrá lugar en Oschersleben dentro de dos semanas.

Foto | Mercedes

Lee a continuación: Robert Kubica buscará encontrar los reglajes adecuados para el asfalto