Cerrar CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónSearch Icon
Fórmula 1
Logo Icon

3 MIN

Adrian Newey cuestiona el papel de Max Mosley en la temporada 2009

En una reciente entrevista, Adrian Newey explicó que en la temporada 2009, Max Mosley, para el entonces presidente de la FIA, permitió el uso del doble difusor con el único objetivo de perjudicar tanto a McLaren como a Ferrari, quienes ostentaban la mayor cuota de poder en la FOTA (Asociación de Equipos de Fórmula Uno). El concepto técnico de Ross Brawn permitió que el equipo inscrito como Brawn GP, ex Honda Racing F1, alcanzara el título; una situación irregular ya que Mosley legalizó el doble difusor cuando observó que con tal dispositivo se podía derrotar a las grandes escuderías.

Argumentó que antes de iniciar la temporada 2009, se presentó una lucha de poderes entre Bernie Ecclestone, Max Mosley y Jean Todt, quien era jefe de Ferrari. Los equipos se dividieron entre los que apostaban por el doble difusor (Brawn GP, Toyota y Williams) y los que optaron por no aplicarlo al considerarlo ilegal. Desde la FOTA, representantes de McLaren y de Ferrari acordaron que no se debería implementar, pero Mosley tomó la decisión de ir contra las grandes escuderías y declarar legal el doble difusor, en el tiempo cuando ya todos los coches habían sido construidos.

Sí hubo discusiones sobre el doble difusor, pero el lapso para esperar alguna decisión se extendió, así que al final, si era legal o no, fue parte de un criterio político parcializado. En ese momento, Max Mosley quería dar una lección a Ferrari y a McLaren; y debido a que ambos no tenían el doble difusor, determinó que era legal.

Newey explicó que a partir de allí existen menos libertades técnicas para evitar otro episodio como el de esa temporada. Recuerda que en Red Bull tuvieron que modificar todo el enfoque que traían desde el invierno, las dificultades fueron tantas que hasta Silverstone tuvieron rediseñando el coche. Pero al final, todo el trabajo para ponerse al día con respecto al Brawn 001, originó una versión del RB5 que resultó la base de todos los monoplazas campeones del equipo.

Para el diseñador inglés, los actuales reglamentos restringuen las libertades técnicas, impiden conceptos como el doble difusor y el F-Duct, justamente cuando existen túneles de viento, recursos, herramientas, tecnología y aplicaciones para avanzar a un nivel más alto. Algo impensable en sus inicios, en la década de los 70, cuando el efecto suelo y la aerodinámica eran experimentales, donde se aprendía por el método del ensayo y error.

El objetivo era probar diferentes ideas y conceptos, pero no teníamos los medios para entender realmente lo que estaba sucediendo, así que a veces el diseño funcionaba y otras veces no. Fue genial tener esa libertad, incluso cuando a veces ni se entendía qué sucedía en realidad.

Vía | motorsport total