Cuando estallar coches de competición se convierte en arte

 |  @fernischumi  | 

Lo reconozco, no tengo paciencia para ponerme frente a una obra de arte y estudiar cada pincelada, la intención del artista que hay detrás de cada color, de cada sombra o de cada forma. En cambio, al igual que muchos de vosotros, soy capaz de ver una carrera de Fórmula 1 repetidas veces para estudiar cada movimiento, la clave de las estrategias o incluso ponerme en una curva para ver cada una de las trazadas de los pilotos que participan en un rally.

Sin embargo, también estaría dispuesto a observar las obras de arte de Fabian Oefner. El artista suizo es capaz de desarrollar minuciosamente sus obras durante más de dos meses, representando coches a escala, en muchas ocasiones de competición, como si estuvieran estallando en miles de partes.

Gracias a las exposiciones de Oefner podemos observar las entrañas de los coches de carreras en un simple vistazo, sin tener que recurrir a representaciones virtuales y de forma muy fiel a la realidad. Su obra, Disintegrating – Part II está ahora mismo siendo expuesta en Dubái y en ella podemos observar desde un GT40 hasta un Porsche 962c que se ha ido haciendo de forma minuciosa pieza por pieza.

Más información | Fabian Oefner

Lee a continuación: Maurizio Arrivabene explica la situación de Ferrari en cuanto a motores

  • emjpshyco

    Reconozco que he entrado escandalizado al ver el título y la foto de la noticia, pero es una preciosidad, más aún sabiendo que ninguno de estos pequeños ha sufrido ningún atentado contra su integridad. Vaya artista!

    • M.A.

      Pues si. Es un currazo y muy bien pensado y hecho. Espectacular.
      Pero eso de que las miniaturas “no han sufrido”, no se. Al principio se vé al tal Fabian sierra en ristre….
      Es el precio del arte. Posiblemente.
      Desde luego repito; se lo ha currao y es todo un trabajo artistico, de verdad.

  • Txesz

    Curioso…

    Lo del Ferrari está bastante bien. Ponerlo como algo vivo que nace rompiendo su cascarón. Aunque por un momento me ha recordado a los primeros minutos de “Alien”.