Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Otros rallyes
Logo Icon

3 MIN

Los N5 del Campeonato de España reciben más aire para llegar a los 300 CV

Todavía están en fase de pruebas, sin embargo, se acerca la fecha en la que tendremos a nuestros propios Maxi Rally afrontando los tramos de tierra y de asfalto del Campeonato de España. Mientras que el Suzuki Swift R+ ya ha comenzado con los test en manos de Gorka Antxustegi, RMC planea hacer debutar en competición el Peugeot 208 Maxi Rally adquirido a Baratec en el Rally de Tierra de Curtis con Xevi Pons.

Después de la tercera cita del Campeonato de España de Rallyes de Tierra, Roberto Méndez se pondrá a su volante para continuar con el desarrollo de cara a su debut en asfalto. Será el propietario de RMC el que afine la montura antes de que sea Miguel Fuster (actualmente sin programa para 2016) el que previsiblemente haga los primeros kilómetros en competición del coche. Dependerá de las sensaciones durante los test, el alargar más o menos estas pruebas de puesta a punto del Peugeot 208, algo que en el mejor de los casos Roberto ha estimado en “un mes más o menos”.

En cuanto al reglamento técnico, hay novedades en cuanto los Maxi Rally españoles. La principal de ellas es que el ancho del diámetro de la brida del turbo del motor 1.6 Turbo ha sido aumentado en 2 mm, pasando de los 32 mm que rezaba la normativa inicial por los 34 mm que montarán finalmente.

Esto hace presagiar que la cifra de potencia quedará lejos de los 270-280 CV que se le presuponían, llegando incluso a la mágica cifra de los 300 CV, algo que en teoría lo sitúa en el pelotón de cabeza de los Nacionales, aunque con la duda de saber si será suficiente para plantar cara a los Mitsubishi Lancer Evo X N+ en el caso de que se siga sin aplicar nuevas limitaciones a un modelo que ha dominado con mano de hierro el inicio del Campeonato de España de Asfalto. En cuanto a la tierra, parece difícil que pueda enfrentarse a los protos o modelos como el Ford Fiesta R5+ de Aldecoa. Los tramos dictarán.

En cuanto a las motorizaciones a utilizar, Roberto Méndez tiene claro que utilizará la ‘reglamentaria’, el 1.6 Turbo de origen Grupo PSA (del cual existen dos referencias en el reglamento técnico), mientras que en una excelente entrevista concedida a la revista Cronomotor, Fernando Álvarez, Técnico de la RFEdA, asegura que los posibles interesados en construir un N5 también tiene la posibilidad de montar una tercera referencia: un motor 2.0 L de Mitsubishi reconvertido o encamisado para ser un 1.600 cc.