Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Otros rallyes
Logo Icon

4 MIN

Los Maxi Rally: llamados a ser los nuevos reyes de España

Llamadme tradicionalista, pero a pesar de que la RFEdA pretende denominarlos de otra manera distinta, el futuro de los rallyes, y buena parte del presente, pasa por los Maxi Rally argentinos. Y lo cierto es que vuelvo a hablar de ilusión a la hora de referirme a un campeonato de dicha disciplina como ya lo hice ante lo que esperaba de la temporada 2016 de Hyundai en el WRC, sólo que en esta ocasión todo nos pilla mucho más cerca, en el prometedor Campeonato de España de Rallyes de Tierra y tal vez en el futuro también en el de asfalto.

A falta de que se desvelen los calendarios (el del CERT ya está más o menos bosquejado, pero el del Nacional de Asfalto sí sufrirá cambios importantes seguro), así como los reglamento técnicos, parece un paso hacia delante la llegada de los Maxi Rally a nuestro país, ya sea con la nomenclatura sudamericana o con la nueva: N5. Lo raro ha sido que se haya esperado tanto para dar con una filosofía de coches similar a nuestros caros Protos pero con unos precios más contenidos, más fáciles de mantener y lo que se espera que dé lugar a una lucha más igualada en cuestione mecánicas.

No deja de ser curioso que con una Federación a la que no le da miedo hacer probaturas con las normativas técnicas, haya esperado a que la FIA diera su permiso a que estos modelos compitan en los campeonatos regidos por sus reglamentos. Pero dejando eso de lado, el modelo de campeonato ha dado buenos resultados en Argentina, permitiendo a las marcas meterse en una disciplina con buena publicidad, a costos contenidos gracias a la estandarización de muchas áreas (en especial el motor Honda y la transmisión de origen Subaru Impreza WRX STi).

La “evolución” al poder contar con los motores 1.6 Turbo (de origen PSA y utilizado en el 208 GTi) mucho más competitivos que los antiguos Honda 2.4 atmosféricos (provenientes del CR-V y con 280 CV) ha permitido dar ese salto de calidad que los ayude estar claramente por delante de las unidades de producción tradicionales. Esto ha hecho que RMC y ARV (en manos del bicampeón de España de Rallyes de Tierra, Amador Vidal) se hayan interesado en ellos y ya hayan llegado las primeras unidades a nuestro país después de largas conversaciones con Baratec, propiedad de Mario y Fabian Barattero, y autores intelectuales de este reglamento.

Si Amador Vidal ya puso a la venta su ‘niño’, el Volkswagen Polo N1 con el que ha ganado las dos últimas temporadas del CERT (seamos sinceros, poco quedaba en ese coche del que construyó Dytko), Roberto Méndez planea las primeras pruebas para mediados de 2016 y se espera que también haya versiones de asfalto de los nuevos N5 bajo su firma y con la colaboración técnica de RMC. Previsiblemente y como ya sabíamos, las prestaciones se esperan que sean marcadas por un peso mínimo de 1.360 kilogramos (con tripulación) y una potencia máxima de 250 CV.

Con todo ello se abre un mundo nuevo de posibilidades por delante, tal vez no todavía en asfalto, donde el modelo N5 parece difícilmente capaz de plantar cara a los R4 o a los R5 (si se hace bien pueden ser espectaculares), pero sí en tierra, campeonato que los últimos años ha ganado en interés a pasos agigantados. Ahora el siguiente paso es terminar los reglamentos y llamar a la puerta de las marcas… al final, si la Mahoma no va a la montaña, será la montaña la que tenga que mover ficha. ¡Qué bueno que vinieron Maxi Rally!

Una vez pintado, Esta semana empieza ya el montaje del primer Maxirally de RMC. pic.twitter.com/FNYicoiLxq

— RMCMotorsport (@RMCMotorsport) December 11, 2015