Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Fórmula 1
Logo Icon

8 MIN

Carnicería en Mercedes, Max Verstappen haciendo historia y Carlos Sainz sacando pecho en el GP de España

Estamos ante el Gran Premio de España 2016, un Gran Premio especial porque es el de casa, y porque para él estábamos preparados para ver una carrera trepidante y llena de detalles. No solo comprobar la forma de Lewis Hamilton en un GP en el que debería empezar a cambiar la tendencia de la temporada, sino para ver hasta dónde podrían llegar los dos Red Bull. Y llegaron a donde no nos esperábamos.

Además, la esperanza era ver los dos Ferrari forzar un poco las cosas para ganar posiciones en los primeros compases de la prueba para neutralizar esa fila de distancia entre ellos y los líderes del mundial. Por detrás, Carlos Sainz y Fernando Alonso tendrían que dar el todo por el todo en esta prueba.

Primera vuelta ¡imposible! de creer con los dos Mercedes fuera de la carrera por un error aparente de Lewis Hamilton al fallar en la frenada, con un golpe de efecto increíble que no fue otra cosa que, finalmente, un cerrojazo de Rosberg sobre su compañero que terminó con una carambola inaudita entre compañeros de equipo.

Noooooooo!!!!! #SpanishGP#F1

— MERCEDES AMG F1 (@MercedesAMGF1) May 15, 2016

Safety Car y esto daría mucho, muchísimo que hablar. Quizás Rosberg cerró demasiado, quizás Hamilton fue demasiado optimista.

En esa tesitura teníamos a Daniel Ricciardo primero, Max Verstappen segundo y Carlos Sainz tercero, una imagen inédita con el de Toro Rosso por delante de los dos Ferrari y una carrera para replantearse desde todo punto. Tendremos que revisar más veces la primera vuelta para entender todo lo que ha pasado.

Mientras tanto los dos McLaren se encontraban octavo y noveno clasificados tras una salida impecable de Button, aprovechando toda su experiencia. Sainz seguiría resistiendo a los dos Ferrari durante un par de vueltas más. Max Verstappen, segundo, se ha encontrado en una posición inigualable para conseguir un récord de otra galaxia. Veremos cómo se desarrolla esta carrera.

Sainz hacía de tapón con los dos Ferrari, retardando al máximo el momento en el que conseguirían pasar (lógicamente), y dando aire a sus compañeros de Red Bull (labor de equipo). Sería en la vuelta 8 cuando Vettel conseguiría adelantar a Sainz.

Kimi Raikkonen adelantaba a Sainz, pero Carlos conseguía recuperar la posición, en un momento crucial para su carrera, teniendo que demostrar sus galones y aprovechando la circunstancia de que Kvyat estaba realmente sufriendo en posiciones más retrasadas. Era el momento de sacar pecho.

Ya en la vuelta 10 Raikkonen acertaba adelantar al español, a quien achucharía en pocas vueltas Valtteri Bottas, con su Williams y dispuesto a sacar tajada de su motor y de la carambola inicial de Mercedes. Eso sí, insisto en que Williams está más "a pescar" resultados, que siendo proactivos en cualquier aspecto. Demasiado conservadores.

Para Sainz llegaba el pitstop en la vuelta 11, para defenderse de Bottas, y quedaba claro que al menos tendría que parar dos veces más antes de la bandera a cuadros.

Como dato curioso y gracias a los pitstops, Max Verstappen se convierte en el piloto más joven de la historia en liderar un Gran Premio. Nuevo récord para un piloto que lo puede conseguir todo.

Con la carrera estabilizada tras los primeros pitstop, Daniel Ricciardo lideraba la prueba por delante de Max Verstappen y Sebastian Vettel, un Vettel que trataría de recortar distancias con una estrategia diferente (en teoría). Se veía fuerte a Red Bull, sinceramente.

Vettel se quedaba un poco retrasado con respecto a los dos Red Bull, aunque más bien parecía una cuestión estratégica que de potencia, pues la de Vettel estaría más planteada para el largo plazo que para ganar posiciones inmediatamente.

Por dar un dato, Sainz rodaba sexto mientras Kvyat era el décimo cuarto ya rozando el primer tercio de carrera. Fernando Alonso estaba haciendo un buen tapón sobre Massa y Grosjean, sacando algo de ventaja en el tercer sector, pero teniendo serios problemas en los otros dos sectores.

Justo cumplido el primer tercio de la carrera Hulkenberg debía salirse de la pista para apagar un fuego en la parte posterior del coche, abandonando la carrera.

Vuelta 29 y entra Daniel Ricciardo poniendo neumático blando, un movimiento que pondría a Vettel (por ser un rival serio para la victoria) en la situación de replicar la decisión del de Red Bull, intentando superar a Max Verstappen. A priori en Ferrari se sacaban a Max como rival de cara al final de carrera, a menos que el holandés copiase la estrategia. Pero la percepción era que Vettel ganaría finalmente la posición al joven piloto de Red Bull.

Mención especial a lo que ha hecho Verstappen por el poco tiempo que ha tenido que para adaptarse al Red Bull. Como dicen los ingleses, hats off. Bravo, Max.

¿Qué podría pasar? Que Max y Kimi fuesen a dos paradas y Ricciardo y Vettel a tres, intentando así asegurar el tercer puesto de Verstappen, sin duda algo que marcaría otro nuevo récord histórico.

Verstappen entraba en boxes a poner el neumático medio en un punto en el que parecía que no era óptimo ni ir a dos, ni ir a tres paradas, quizás en un intento de pescar la máxima posición posible esperando algo inesperado. Parecía, en este punto de la carrera, algo bastante poco realista. Kimi Raikkonen copiaba su estrategia, así que la carrera entre estos dos pilotos estaba servida al final de la prueba.

La parada de Vettel en torno a la vuelta 36-37 parecía decisiva, con un undercut aparente con el que intentar ganar la posición definitiva al final de la prueba; mientras tanto, en la vuelta 39 Carlos Sainz ponía neumático medio para intentar atacar y poner presión sobre Valtteri Bottas.

En este punto la carrera entraba en una fase de estabilidad, seguramente guardando aliento para las últimas vueltas que, sinceramente, pensábamos que serían a cuchillo.

A veinte vueltas del final se empezaban a distinguir las intenciones de todos los pilotos, con Verstappen liderando (otra vez) y Raikkonen segundo poniendo presión, y los a priori favoritos para ganar la carrera, Vettel y Ricciardo en tercera y cuarta posiciones.

Rotura de Fernando Alonso en la vuelta 47, una sincera pena en un Gran Premio como este, el de casa. Estaban los dos McLaren en los puntos, y Fernando paraba el monoplaza en el lugar exacto de su accidente de pretemporada el año pasado. Si salía el safety car...

La carrera seguía sin contratiempos, y ojo porque en este momento empezábamos a pensar en que Max Verstappen podría tener alguna opción de hacer algo imposible en esta carrera, con 17 vueltas para la conclusión del GP. Si embargo era el momento de fijarnos en la lucha entre Max y Kimi, casi los polos opuestos en veteranía en la F1, uno con un motor Renault, el otro con un motor Ferrari.

A menos de diez vueltas nos planteábamos que Verstappen y Kimi tendrían que entrar en boxes. Ricciardo empezaba a achuchar a Vettel con neumáticos mucho más frescos, y las últimas vueltas iban a ser de infarto.

Si Verstappen resistiese sería un puntazo; si no fuese capaz, y Raikkonen lo mismo, sería un vuelco impresionante. Si Ricciardo puede con Vettel y los dos por delante entran, ganaría el australiano, por tanto una carrera emocionante y especial esta del GP de España 2016.

Romain Grosjean se retiraba en la vuelta 58 y en la 59 veíamos un hachazo impresionante de Ricciardo a Vettel que se saldó con la ganancia de posición del de Ferrari en una maniobra espectacular desde todo punto de vista. Un error, a toro pasado, pero uno de los momentos críticos de la carrera (con Vettel quejándose al límite).

Menos quejas, Vettel. Está claro que la presión está de su lado. Bravo, Ricciardo, porque lo has de intentar.

Menos de siete vueltas para el final y los dos primeros tenían algo de aire gracias a las luchas entre los dos pilotos de detrás, y cada vez parecía más real la posibilidad de que Max Verstappen obtuviese su primera victoria en la F1. Increíble, pero mucha tela que cortar.

Los doblados (Esteban Gutierrez) serían decisivos para dar algo de aire a los dos pilotos de cabeza, Verstappen y Kimi, y estábamos asistiendo a una posición inmejorable de Red Bull con Max, y un Kimi Raikkonen incapaz de acercarse a menos de 9 décimas del jovencísimo holandés. Amigos, estábamos viendo historia pura.

Golpe de efecto a menos de dos vueltas para el final para Daniel Ricciardo, desllantado, dejando a los dos Ferrari y a su compañero de equipo en el podium, y a Carlos Sainz en quinta posición, si todo salía bien, Sea como sea, un mazazo para el protagonista de la carrera.

Finalmente, victoria histórica de Max Verstappen en el Gran Premio de España, inesperada hasta cierto punto (al menos hasta que ambos Mercedes se eliminaron mutuamente) que marca un hito en la historia de la Fórmula 1: piloto más joven en liderar un GP, en llevarse la victoria, primer holandés en ganar un Gran Premio... y todo ello "dos días" después de subir a la escudería "A".

Historia pura.