Toyota retrasa la introducción de su buggy y llevará la Hilux 4×4 al Dakar

 |  @fernischumi  | 

Tras los resultados vistos en la Copa del Mundo FIA de Rallyes Cross Country y con esos dos milímetros más de brida que ha permitido la FIA abrir el diámetro de la admisión a las Hilux 4×4 de Toyota en 2mm (uno por cada mil metros de altitud media a la que se disputa la prueba), la decisión parecía clara: el buggy tendrá que esperar unos meses más a que esté completamente desarrollado y probado, mientras que tanto Toyota GAZOO Racing South Africa como Overdrive irán al próximo Dakar con el modelo de tracción total.

Todo ello a pesar de que el ganador del primer Dakar sudamericano, Giniel de Villiers se ha deshecho en elogios durante los test sobre el potencial que tenía la nueva versión 4×2. La firma japonesa ha optado por una decisión sensata, contando con un coche sobradamente probado y robusto, con el que han acabado en el podio en las últimas ediciones del rally-raid más duro del planeta y que esperan que sea aún más competitivo (especialmente en la altitud) con las nuevas medidas técnicas.

El propio Glyn Hall, director del equipo sudafricano que contará la próxima temporada con Giniel de Villiers, Leeroy Poulter y Nasser Al-Attiyah como pilotos, ha reconocido que se ha apostado por la más fiable y ahora competitiva versión 4×4 en lugar de ‘tirarse a la piscina’ con el nuevo prototipo de buggy de motor central y tracción trasera. Obviamente, el gran perdedor aquí ha sido MINI, la cual ha pasado de estar buscando su quinto Dakar a luchar incluso por meterse dentro del podio de Buenos Aires.

Tomamos la decisión de ir con la Hilux 4×4 al Dakar 2017, en lugar de alinear el nuevo Toyota Hilux Evo. La Hilux de cuatro ruedas motrices ha demostrado ser altamente fiable en las últimas ediciones del Dakar, y ahora tenemos mayor rendimiento. Nuestros últimos datos muestran que hemos conseguido aún más potencial en la Toyota Hilux de cuatro ruedas motrices que, junto a la brida más grande que va a correr en el Dakar 2017 debido a la altitud promedio más alta de la carrera, significa que nuestro vehículo actual será altamente competitivo.

Obviamente esta decisión no implica que se vaya a cancelar el desarrollo de la Hilux Evo, en la que se seguirá trabajando con más calma y tiempo para tenerla puesta a punto de cara al futuro y una edición del Dakar con más fuera pista y menos etapas de altitud.

A pesar de que el rendimiento de Toyota Hilux Evo nos sorprendió desde las primeras pruebas, la configuración de dos ruedas motrices ha sido un reto técnico masivo. El equipo necesita más tiempo para acceder a todas las posibilidades y sería muy fácil perder el enfoque en las semanas previas a Dakar.

Vía | Campeones.com.ar

Lee a continuación: Toyota, la tierra prometida del Mundial de Resistencia