CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
WRC

4 MIN

No, VAG no se va porque el automovilismo esté enfermo

Eloy Entrambasaguas | 2 Nov 2016
Audi VAG WEC 2016
Audi VAG WEC 2016

Quienes leen habitualmente Diariomotor Competición saben que no soy un tipo aferrado a la nostalgia (¿cómo lo voy a ser con 24 años?), que soy consciente de que el automovilismo actual necesita de reformas para adecuarse a una sociedad cambiante o que es absurdo oponerse al desembarco de los vehículos eléctricos en competición. Pero los recortes en los departamentos de competición del grupo VAG han dado pie a visiones apocalípticas muy alejadas de la situación real del automovilismo en estos momentos.

Tenemos que tener clara una premisa: Audi y Volkswagen se van por sus propios problemas, no por los problemas de la resistencia o los rallyes. Estos existen por supuesto y a buen seguro son abundantes, pero la decisión final ha caído por una situación particular del grupo VAG totalmente ajena al deporte. El escándalo de las emisiones primero obligó a hacer recortes, luego agravó los números del grupo y finalmente ha empujado a sus marcas a abrazar el vehículo eléctrico. Por eso, como bien he leído en Twitter estos días, dejar Le Mans y el WRC son ejercicios de marketing tan acertados como en su momento lo fue llegar a ellos.

Por supuesto que es extraño cargarse dos programas de competición tan importantes como estos en los meses de octubre y noviembre, con el desarrollo de nuevos coches y su desembolso ya hecho. Pero una marca compite para vender coches y trasladar unos valores. Hace diez años Audi consideraba ideal probar que los motores turbodiésel podían con todo. Hoy, volver a ganar en Le Mans con un diésel le serviría de poco, incluso afianzaría su imagen de parias que quieren seguir imponiendo un carburante tan contaminante.

Otro tanto ocurre con Volkswagen. Cierto es que no tenían tanta necesidad de entrar en el Mundial de Rallyes, pero es que tras imponerse durante cuatro años consecutivos tienen poco que ganar acumulando más trofeos y mostrar sus coches destrozando caminos de tierra no se ajusta exactamente a lo que necesita VAG en estos momentos. No pienso como me he expresado en las últimas líneas, pero procurad entender estas posiciones y comprenderéis mejor una decisión tan drástica.

¿Podían haber hecho algo los promotores del WRC y el WEC por retener a estas marcas? Sinceramente lo dudo. Pocos campeonatos dan tanta libertad técnica como el Mundial de Resistencia e incluso el reglamento actual contempla la posibilidad de emplear energías alternativas. Pero cualquier marca sabe que el hidrógeno aún no ha llegado al nivel de desarrollo suficiente como para luchar por el triunfo absoluto en Le Mans y además hacer esta tecnología competitiva no sólo implicaría una inversión aún más exagerada de la actual sino que además podría espantar a la competencia e imponer barreras de entrada aún mayores a otros fabricantes.

En el caso del Mundial de Rallyes todo es aún más claro. Se trata de un programa mucho menos costoso que el de un LMP1, pero se ha tomado la misma decisión. Y no se puede ser tan inocente como para pensar que un exitoso rally en China, más cobertura en televisión en abierto o una Power Stage más decisiva hubieran cambiado las cosas. De hecho no podemos olvidar que el WRC ha vivido temporadas muchísimo peores que la que le aguarda en 2017, con al menos cuatro marcas implicadas y coches que, aunque no me convencen, captarán la atención de los aficionados.

No. Esos campeonatos tienen sus problemas a solventar y otros en los que VAG sí muestra interés (Fórmula E, Rallycross, turismos, GT...) cuentan con bazas difícilmente trasladables. Pero aunque fueran certámenes ideales no podemos olvidar una cosa: esto ocurre porque alguien en VAG y no en sus brillantes departamentos de competición se metió en problemas. En pista y en los tramos el trabajo fue excelente y volverán cuando para VAG se den las condiciones adecuadas. Del mismo modo que entre 2008 y 2010 vivimos una espantada de equipos oficiales en múltiples campeonatos y ya prácticamente nadie lo recuerda. Claro que la FIA y los promotores pueden ayudar atraer marcas, pero casi siempre la decisión de marcharse parte de ellas mismas y no de factores externos.

Foto | Audi Sport y Red Bull Content Pool