Curiosidades en competición: ¿Qué tiene en común el Toyota Yaris WRC con un Land Cruiser?

 |  @fernischumi  | 

Los equipos del Mundial de Rallyes suelen emplear en el desarrollo de sus vehículos millones de euros con el objetivo de luchar por las victorias y por los títulos. Con la llegada del nuevo reglamento técnico, los World Rally Cars perdieron algo más de identidad, recibiendo nueva aerodinámica, paragolpes y todo tipo de aditamentos para hacer de ellos los coches de rally más rápidos de la historia del automovilismo. Pocos, o prácticamente ningunos son los elementos se reciclan en la versión de competición más allá de la utilización del chasis base y de algunos elementos como el parabrisas o la carcasa de los grupos ópticos delanteros.

Una buena muestra de ello es que este fin de semana Toyota GAZOO Racing desvelaba uno de los grandes secretos repletos de curiosidad de su Toyota Yaris WRC. En más de una ocasión me han preguntado que era la palanca que llevaba el Yaris en la parte izquierda del volante. Con las levas de los WRC actuando en ambos sentidos (tirar sube marcha, empujar la baja), lo más lógico era pensar que esa palanca era el limpiaparabrisas, aunque se desconocía la historia que tenía detrás de él. Sí, pero no.

El coche que pilota el líder del Mundial de Rallyes cuenta con la palanca izquierda venida de uno de los modelos icónicos de la firma nipona, ni más ni menos que del Toyota Land Cruiser. La propia marca reconoce que dicha pieza (seguramente de una unidad de la serie 80) se eligió entre los distintos modelos con los que contaban los automóviles de la marca como la opción más ligera, sin embargo, no realiza la función de activar el limpiaparabrisas, sino que sirve para activar los intermitentes. Los indicadores laterales que en los coches de producción suelen situarse detrás del paso de rueda delantero, en este caso son un pequeño punto de luz a la altura de los retrovisores.

En su lugar, los WRC suelen tener el accionamiento de los limpiaparabrisas (Toyota por ejemplo utiliza los PIAA de silicona) en un botón en el propio volante, al igual que el claxon. Hyundai o Ford lo tienen a la izquierda, con el fin de acceder a ellos sin tener que desatender la mano derecha que suele estar reservada para emplear la leva y para el freno de mano. En algunas ocasiones también se ha situado un botón en el reposapiés del copiloto junto al pulsador secundario para el claxon o la posibilidad de cerrar la escotilla para que no entre agua al motor a la hora de superar un vado.

Un detalle de la vieja escuela propio de un equipo dirigido por un personaje del Mundial como Tommi Mäkinen. El finlandés vivió como piloto una época en la que era habitual el tomar elementos de otros vehículos del mismo fabricante que se adaptaran mejor a las exigencias de competición. Culatas, ejes... incluso en el caso del Ford RS200, llegó a recibir las puertas y las ópticas de un donante como el Ford Sierra. Incluso el Metro 6R4 utilizaba los alerones delantero y trasero del Williams FW06 gracias a la presencia de Patrick Head. En pleno Siglo XXI, con el boom de la impresión digital y las capacidades productivas de los equipos en materia de mecanizado, sigue habiendo un hueco para el romanticismo y el reciclaje.

Fotos | Toyota GAZOO Racing

Lee a continuación: Rally de Turquía 2019: Sébastien Ogier y Julien Ingrassia vuelven a ganar seis meses después