El nuevo Holden ZB Commodore se estrenó en Norwell Motorplex

 |  @X3Humberto  | 

Triple Eight, o Red Bull Racing Team, equipo oficial Holden en el Supercars, asistió al circuito Norwell Motorplex para exhibir el nuevo ZB Commodore que han desarrollado en sus instalaciones. El coche, basado en la versión europea del Opel Insignia, es producto de un rediseño, proceso para el cual se utilizó un ordenador, y un complejo programa de construcción ya que el mismo chasis deberá utilizar inicialmente un motor V8 en el 2018 para posteriormente pasarse al V6 turbo a partir 2019.

A simple vista destaca el nuevo aspecto del ZB con respecto a su predecesor, el exitoso VF, haciendo la salvedad de que la propuesta de Triple Eight es una transformación en la cual se han invertido diez meses de esfuerzo. La tarea no resultó sencilla porque el equipo se dividió en dos programas, el que se ha enfocado en el presente campeonato Supercars y el que se dedicó al nuevo proyecto desde el pasado mes de noviembre. Para Roland Dane, jefe del equipo, la tarea fue enorme pero el resultado ha valido la pena. Considera que esta versión presentada en Norwell Motorplex será muy similar a la que se homologará en diciembre.

Para todo el equipo representó un privilegio que Holden les haya encomendado la misión de diseñar, fabricar y desarrollar el nuevo Commodore de carreras. Por su parte Jamie Whincup, seis veces campeón del Supercars, y quien fue el encargado de estrenar el nuevo coche en el circuito, la impresión resultó muy positiva y sin duda será una gran base para ajustar y poner a punto pensando el los próximos cambios que se implementarán en el campeonato de turismo australiano.

El equipo ha estado preparando este evento desde la medianoche y el momento finalmente ha llegado. En la pista el nuevo Commodore se siente fantástico, el trabajo realizado tras bastidores en mi opinión ha dejado el coche preparado para competir casi en su totalidad. La versión definitiva debería estar lista muy pronto.

Vía | Red Bull Holden

Lee a continuación: El Supercars quiere ser categoría de apoyo de la Fórmula 1