CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Otros circuito

7 MIN

Honda y Real Racing reaccionan en el Super GT y repiten victoria en Motegi

Àlex Garcia | 14 Sept 2020
salidasupergt2020motegigt500
salidasupergt2020motegigt500

El Super GT llegó el pasado fin de semana al ecuador de la extraña temporada 2020 con la disputa de la cuarta cita de este año en la que Honda dio un golpe sobre la mesa con la victoria del NSX número 17 de Real Racing. Esta estructura, que dejó la Super Fórmula temporalmente este año por falta de fondos, ha estado a un gran nivel y se convierte en el primer equipo (y Honda en la primera marca) en repetir victoria este año, tras los triunfos de Toyota con TOM'S y Nissan con NISMO. Así, Bertrand Baguette y Koudai Tsukakoshi pasan a ser los líderes de la clasificación general tras vencer por delante de l Toyota Supra del Team Cerumo de Yuji Tachikawa y Hiroaki Ishiura, con Hideki Mutoh y Ukyo Sasahara dando otra sorpresa al ser terceros al volante del Honda del Team Mugen, calzado con neumáticos Yokohama. En GT300 ganó el Mercedes AMG GT3 número 65 de Leon Racing con Naoya Gamou y Togo Suganami, mientras Takashi Kogure y Yuya Mojima fueron segundos en el Lamborghini número 88 del JLOC. El tercer peldaño del podio lo ocuparon Takuto Iguchi y Hideki Yamauchi en el Subaru BRZ de R&D Sport.

Para ambas categorías, el principal punto de interés era el de ver cómo los equipos iban a gestionar la primera competición en Motegi con la presencia de lastres desde 2008 (este circuito suele albergar la última carrera del año, ya sin pesos añadidos). Además, por primera vez este año una carrera del Super GT se disputó a 300 kilómetros, siendo las anteriores más cortas todas. Esta situación dejaba a los equipos tanto de GT500 como de GT300 con nuevos desafíos que enfrentar y con los que lidiar, tanto en sesiones clasificatorias pero sobre todo en carrera.

GT500: Honda responde al desafío de Toyota, Nissan sigue perdida

La pole fue para el Toyota número 38 del Team Cerumo por vigésimo cuarta vez en su presencia en el campeonato. Justo tras ellos, el Honda Keihin de Real Racing era segundo y su principal rival. En la salida, Tachikawa con el Toyota empezó a tirar pero Baguette se mantuvo siempre a una distancia segura en el Honda azul. Ambos coches rodaron juntos durante las primeras vueltas, con Izawa sumándose a la fiesta en el Honda de Nakajima Racing. Hubo que esperar hasta la llegada de los doblados para ver un cambio de líder favorable a Baguette en la vuelta 8. Poco después, un toque entre Nojiri en el Honda ARTA y uno de los Lamborghini de GT300 acabó con este último trompeado e involucrado en un accidente con el Toyota WedsSport, dejando a ambos fuera de combate. Este incidente trajo la primera aparición del coche de seguridad, durante el cual dos coches de GT300 contactaron de forma violenta, alargando el periodo de neutralización. El reinicio llegó en la vuelta 15 y Baguette se escapó de inmediato hasta tener 4 segundos de ventaja antes de parar en la vuelta 24 para el repostaje, cambio de neumáticos y cambio de piloto. Tras las paradas pertinentes, Tsukakoshi estaba a bordo del Honda número 17 con esos cuatro segundos de ventaja sobre Ishiura en el Toyota Zent.

Por detrás, movimiento y peleas con la retirada del Honda ARTA tras un toque con el Nissan de Kondo Racing, que a su vez perdió 16 vueltas por las reparaciones. Aún habría otro coche de seguridad tras un toque entre los dos coches de TOM'S que acabó con partes del número 36 en pista que había que quitar de en medio. La última resalida llegó en la vuelta 51 y ahí no hubo ya nada que hacer para desafiar a los líderes. Koudai Tsukakoshi se escapó en cabeza y cruzó la línea de meta en primera posición para llevarse su segunda victoria del año en el Honda Keihin número 17 de Real Racing, acompañado por Bertrand Baguette. Por primera vez este equipo logra más de una victoria en el mismo año y buscará una pelea por un título que sería muy popular en Japón. Tras ellos, Hiroaki Ishiura y Yuji Tachikawa fueron segundos. La tercera posición acabó en manos del Honda del Team Mugen, con una sorprendente actuación de Hideki Mutoh y Ukyo Sasahara, que supieron sacar partido de los habitualmente poco competitivos neumáticos Yokohama para lograr su mejor resultado en lo que llevamos de año. Se trata del primer podio del equipo en GT500 desde 2002.

GT300: En la variedad está el gusto

En GT300, la sorpresa llegó con la victoria del Mercedes número 65 de Leon Racing que partía desde la décimo tercera posición en parrilla... gracias a una parada en boxes en la que no cambiaron neumáticos. La normativa que duró solo una carrera y que fue revocada entre la segunda y tercera cita del año jugó esta vez de nuevo a favor de los vencedores. La carrera arrancó con el Nissan GT-R número 360 en pole y escapándose en las primeras vueltas antes de salir el coche de seguridad y también después. Desde el primer momento quedó claro que el Mercedes número 65 iba a molestar al Nissan tras las paradas ya que al no cambiar neumáticos, estos estaban en temperatura. Tras los cambios de pilotos, el coche alemán se situaba en cabeza de carrera mientras el nipón intentaba meter temperatura en sus gomas. El cambio de posiciones era esperado. Que los neumáticos aguantaran hasta el final en buenas condiciones o no, iba a ser la clave de la prueba. Tras el segundo coche de seguridad, Yusaku Shibata demostró su habilidad al volante del Nissan a pesar de ser considerado como 'amateur'.

Seis veces campeón de Japón de Gymkhana y especialista en 'time attack', Shibata logró mantener el ritmo del líder para intentar buscar la que habría sido la primera victoria de Tomei Sports... pero a cuatro vueltas del final llegó el primer momento dramático al quedarse sin carburante y por ello también sin su primer podio el equipo. En cabeza, Naoya Gamou y Togo Suganami se llevaron la victoria sin sufrir en los últimos giros. La segunda posición acabó en manos del Lamborghini número 88 del JLOC con Takashi Kogure y Yuya Motojima. Mientras tanto, el Subaru BRZ de R&D Sport completó el top 3 con Takuto Iguchi y Hideki Yamauchi al volante. Mención especial a un final de carrera que vio al Aston Martin número 9 quedarse parado en la última vuelta. Aunque la polémica la protagonizaron los equipos de Nissan, con Gainer acusando a Kondo Racing de una irregularidad en la parada en boxes de este último equipo, que acabó sexto tras partir vigésimoctavo; el motor estaba aún encendido cuando los mecánicos lo levantaron con los caballetes, algo que está prohibido por normativa.

Llegado el ecuador de la temporada 2020, los equipos empiezan a mirar ya a sus opciones para el título a la hora de preparar las próximas cuatro rondas que servirán para coronar al campeón de un año inusual. La quinta cita de este año llegará el día 4 de octubre de nuevo en el circuito de Fuji (por tercera vez), en esta ocasión ya con algo de público en las tribunas. En la clasificación general de GT500, mucha igualdad con cinco coches separados por tan solo 11 puntos, lo que en teoría empieza a situarles como teóricos favoritos al título. Tsukakoshi y Baguette mandan con dos puntos de ventaja sobre Sekiguchi y Fenestraz en el Toyota número 36, que no puntuó en Motegi. Cassidy y Hirakawa son terceros con 38 puntos en el Toyota número 37. En GT300, Hiranaka y Yasuda mantienen el liderato del Nissan número 11 de Gainer con un solo punto de ventaja sobre Gamou y Suganami en el Mercedes de Leon Racing. La tercera posición es para Iguchi y Yamauchi en el Subaru BRZ que busca el elusivo título.