Valtteri Bottas muestra ritmo, Alex Albon se accidenta en el tercer entrenamiento libre

 | 

El Gran Premio número 1000 de la historia de la Fórmula 1 (al menos según sus propias cuentas) se disputa en un escenario tan peculiar como ya veterano en el calendario. Poco se entiende esta era del campeonato más rápido del mundo sin la presencia del GP de China, uno de las mejores introducciones desde su estreno en 2004. Con la metrópolis de Shanghai de fondo, la carrera china ha dado cierta variedad en sus 15 ediciones y parece que Mercedes y Ferrari mantendrán su pelea en el circuito con forma de palabra, más aún después de una acortada tercera sesión de entrenamientos libres por el accidente de Alexander Albon a falta de nueve minutos.

Aunque la mitad de la parrilla dio sus vueltas de presentación con relativa celeridad solo el dúo de Williams marcó tiempos en los primeros 15 minutos, George Russell casi seis décimas más rápido que Robert Kubica. Mercedes, Ferrari, Red Bull y Racing Point tardaron en sacar a sus pilotos del garaje, pero su presencia se notó una vez salieron a pista. Daniel Ricciardo rebajó el registro de Russell en un segundo y medio, Charles Leclerc no tardó en mejorar el tiempo de Ricciardo en un segundo y Sebastian Vettel le metió ocho décimas a su compañero de equipo. Los Mercedes se quedaron a siete lejanas décimas de Vettel en su primera tentativa.

Max Verstappen y Pierre Gasly fueron los últimos en realizar sus pruebas iniciales, situándose quinto y duodécimo a media sesión. Valtteri Bottas mostró el potencial de Mercedes marcando un 1:32:830 que Lewis Hamilton no pudo responder en una vuelta adecuada. Romain Grosjean y Lando Norris protagonizaron un par de sustos en la última curva, únicos incidentes reseñables hasta el fuerte accidente de Alexander Albon. El tailandés pisó el astroturf de la última curva y patinó hacia el muro lateral de la recta de meta, dañando su Toro Rosso en el fuerte impacto. Albon salió por su propio pie del coche pero su participación en la clasificación está en duda.

Los McLaren están en su situación habitual, en la preciada zona media. Alfa Romeo y Haas parecen condenados a evitar la Q1 junto a los Williams, hecho que la escuadra de Woking deberá aprovechar al máximo si quiere destacarse inicialmente en dicho grupo. Carlos Sainz finalizó octavo y Lando Norris undécimo, intercalándose dos pilotos teóricamente superiores en Nico Hülkenberg y Kimi Räikkönen entre la zona alta. Renault y Toro Rosso deberían ser los principales rivales de McLaren en China, sin descuidar a una Racing Point con un potente motor en rectas.

Lee a continuación: Renault, Ferrari y Honda estrenan elementos durante el GP de China como precaución