¡Tuning híbrido! Así queda el BMW i8 tras pasar por AC Schnitzer: ¿votos a favor?

 |  @HerraizM  | 

Hace sólo unos pocos días AC Schnitzer nos presentó a su particular visión de uno de nuestros BMW favoritos, del BMW M240i, dando vida al ACL2S, de 400 caballos. Ahora el preparador le ha echado el guante a otro de nuestros modelos favoritos de la firma alemana dejándonos con una perspectiva un poco más atrevida del BMW i8 algo que, irremediablemente, nos hace echar en falta un BMW i8 que, de origen, desde la propia BMW, llegue con un poco más de picante, con algún que otro caballo más…

No, no hay más potencia para el i8… pero sí un aspecto más deportivo:

La preparación de AC Schnitzer para el BMW i8 pasa por ofrecernos una buena lista de nuevos elementos aerodinámicos, de fibra de carbono, encontrándonos con un nuevo splitter frontal, con canards, con unas taloneras laterales, un nuevo difusor y un alerón, así como unas branquias tras los pasos de rueda delanteros y tras los pasos de rueda traseros.

Además la toma de aire sobre el capó y las carcasas de los retrovisores también son ahora de fibra de carbono.

Además el preparador ha acompañado estos nuevos acentos con una nueva dotación de llantas, de 20 pulgadas en el eje delantero y de 21 pulgadas en el tren posterior, con un diseño de 5 radios dobles y más ligeras que el equipo original, reduciendo el conjunto en 4.4 kg.

Un toque de rojo para la carrocería (que dicho sea de paso le sienta fenomenal) y la guinda del pastel en forma de una nueva suspensión, con un tarado más firme y encargada de reducir la altura del i8 en 25 mm al frente y en 20 mm en la parte posterior de este deportivo híbrido al que ya hemos analizado en un par de ocasiones, en los artículo “BMW i8 a prueba: ¡revolución híbrida!” y “BMW i8 vs Porsche 911 Carrera 4 GTS: destronando al rey”.

¿No hay cambios para su mecánica? Desgraciadamente no, AC Schnitzer ha mantenido intacto el conjunto híbrido que, recordemos, consta de un motor eléctrico de 131 caballos y un motor gasolina de 3 cilindros y 1.5 litros de cubicaje que declara una potencia de 231 caballos.

Cada uno de estos componentes pueden ser encargados por separado. Por ejemplo por su alerón tendrás que desembolsar algo más de 2.700 euros mientras que por sus taloneras el importe a desembolsar asciende hasta más allá de los 4.000 euros. Sus llantas coquetean con los 10.000 euros y los cambios en la suspensión se van hasta los 1.240 euros (contando en todos los casos con el montaje).

Por supuesto a todo esto deberemos sumarle los 139.200 euros que cuesta el BMW i8.

Vídeo destacado del BMW i8

Lee a continuación: ¿Por qué comprar un BMW i8 en lugar de un Porsche 911? Te lo contamos en 5 claves

El BMW i8 es un revolucionario deportivo híbrido enchufable con puertas de tijera y configuración 2+2. No apto para todos los bolsillos, no apto para todos los gustos y, en definitiva, totalmente revolucionario.

  • Kanzler

    Mi voto completamente en contra.

    Una verdadera ruina. Desde el color, las inútiles aplicaciones en negro, todo para desmerecer un coche que no necesita nada de esto.

  • Txesz

    Me quedo con el color y tal vez las llantas, si fuesen de igual tamaño. El resto, gracias si no empeora la aerodinámica.

El BMW i8 es un revolucionario deportivo híbrido enchufable con puertas de tijera y configuración 2+2. No apto para todos los bolsillos, no apto para todos los gustos y, en definitiva, totalmente revolucionario.