Los precios de la gasolina y el gasóleo en máximos, ¿por qué suben los precios en Navidad?

 |  @davidvillarreal  | 

Estas navidades no están siendo el mejor momento para llenar el depósito de nuestro coche, los precios de la gasolina y el diésel se han situado en máximos anuales. En el último boletín de la Unión Europea, cuyos miembros han de proporcionar datos acerca del precio medio de sus carburantes, publicado una semana antes de la Nochebuena, el diésel alcanzó un precio de 1,14 euros por cada litro, cifras que no se habían alcanzado desde el año 2015, mientras que la gasolina se acercó a los máximos de este año, situándose el precio de la gasolina en 1,23 euros el litro. ¿Por qué ahora?

¿Por qué sube el precio del diésel y la gasolina en Navidad?

Las suspicacias son obvias. Que los carburantes alcancen estos precios precisamente en el periodo navideño, cuando la Dirección General de Tráfico estima se realicen más de 17 millones de desplazamientos, cuesta creer que se deba a una casualidad. Pero si entendemos las causas que pueden afectar a los precios del combustible, rápidamente nos percataremos de que las subidas no tendrían por qué estar relacionadas con una mala intención por parte de las petroleras para aprovechar un periodo en el que muchos llenaremos el depósito.

De hecho, en otros periodos de muchos y grandes desplazamientos, como la Semana Santa de este año, el diésel, que es el combustible más utilizado por el parque de turismos español, se sitúo en sus mínimos anuales, a 1,094 euros el litro. Mientras tanto, los precios de la gasolina sí se incrementaron de manera importante en esos días, hasta llegar a los 1,21 euros el litro. Lo cual también nos deja otro apunte importante, los precios de la gasolina y el diésel no necesariamente han de subir a la vez.

Falso mito: los combustibles no aumentan su precio en Navidad para que las petroleras se aprovechen del aumento de los desplazamientos

Los impuestos y el precio del crudo

España es uno de los países de la Unión Europea en los que los carburantes – después de impuestos – son más baratos, situándose muy por debajo de la media de la Unión, que antes de Navidad alcanzó un precio para la gasolina de 1,36 euros y un precio para el diésel de 1,25 euros. Lo curioso, y quizás suficiente como para romper un mito, es que en España el combustible antes de impuestos es de los más caros de los países de la Unión Europea y se sitúa por encima de la media. Lo que nos invita a reflexionar que, aunque los carburantes estén muy gravados con impuestos, los impuestos que pagamos los españoles en nuestro combustible son inferiores a los de otros miembros de la Unión Europea.

Y aquí ya vamos llegando al quid de la cuestión. Buena parte del precio del gasóleo y la gasolina se deben a esos impuestos. Y el precio base, antes de impuestos, del combustible, fluctúa en torno a otros movimientos internacionales que alteran la cotización del crudo. En estos momentos el barril de Brent cotiza 66,81 dólares, alcanzando su máximo anual.

Falso mito: aunque los carburantes están gravados con tasas impositivas muy altas, España es de los países de la Unión Europea con menos impuestos, y en los que el precio final después de impuestos es más bajo

Aunque también es cierto, y es otra de las razones que a menudo incomoda al cliente, que no son pocos los casos en los que apreciamos cómo un descenso importante en la cotización de la materia prima se traduce en una ligera caída de los precios, mientras que las subidas en la cotización del petróleo hacen que los precios de repostar se disparen. Movimientos que también se explican por la propia lógica de negocio, suministro y refinamiento, de la petrolera.

De manera que el incremento de los precios del combustible en Navidad no tiene que ver con una actuación malintencionada de las petroleras, como si parecía ser aquel Efecto Lunes que ya documentamos en 2013.

¿Cómo puedo ahorrar dinero en gasolina y gasóleo?

Para ahorrar dinero en gasóleo y gasolina en Navidad, también es interesante llevar a cabo prácticas muy recomendables, como comparar los precios en diferentes estaciones de servicio, o incluso en diferentes Comunidades Autónomas. Podemos encontrarnos diferencias muy importantes, superiores a los diez céntimos el litro, entre estaciones de servicio muy cercanas. Y en grandes desplazamientos también hemos de tener en cuenta que existen Comunidades Autónomas en las que los precios de los combustibles son muy superiores a otras, por la existencia de impuestos especiales, como el famoso “céntimo sanitario”.

También ayuda aprovechar los descuentos y reembolsos que ofrecen muchas compañías en sus estaciones de servicio, o incluso con acuerdos con las entidades que nos proporcionan nuestras tarjetas de crédito.