Más de 35.000 clientes de Tesla ya han pagado por un coche autónomo, que aún no pueden utilizar

 |  @davidvillarreal  | 

Imagina que te compras un coche con un equipo de sonido de última generación, y doce altavoces, pero solo puedes utilizar dos hasta que dentro de unos años la marca lo active. Imagina que te compras un coche con un navegador muy avanzado, pero tienes que utilizar los mapas de toda la vida, o el GPS de tu móvil, hasta que en unos años la marca lo active. Algo así está sucediendo con Tesla, salvando todas las distancias. 35.000 clientes han comprado un Tesla Model S o un Tesla Model X que técnicamente podrá hacer que el coche conduzca solo, vaya a recogerte a la puerta de tu casa cuando lo llames, como el Coche Fantástico y te deje en ella para que él mismo, sin nadie en su interior, vaya a aparcarse. Esta tecnología se comercializa en España como capacidad de conducción autónoma total, supone un extra de 3.200€ y, no solo aún no ha sido activada, sino que se desconoce en qué momento podrá activarse. ¿Por qué están pagando los clientes de Tesla por una tecnología que aún no existe, y por lo tanto no puede utilizarse?

Las expectativas que ha generado Tesla son realmente altas. Según Electrek, 90.000 clientes ya han recibido un Tesla con la tecnología más avanzada de la marca hasta la fecha, Autopilot 2.0.

Por 5.300€ puedes contar con uno de los sistemas de asistencia más potentes del mercado, con 12 sensores ultrasónicos, 4 cámaras y un procesador muy potente que ya permite la conducción en modo Autopilot, y que en los próximos años irá recibiendo nuevas funciones con cada una de las actualizaciones que vaya desarrollando Tesla y siempre y cuando se cumpla con la legislación vigente.

La acogida que tienen los sistemas Autopilot en los clientes de Tesla es sorprendente y demuestra que sus clientes ansían disfrutar de las funciones que el propio Elon Musk ha prometido tendrán sus coches en un futuro próximo

El problema es que Tesla ya no solo piensa en la tecnología del presente, sino también en la del futuro. Creedme si os digo que transformar un coche actual, en un coche autónomo, cuando la tecnología esté disponible, será poco menos que tarea imposible. Tesla es consciente de que incluso con los sistemas de Autopilot 2.0 no será suficiente para que sus coches cuente con una autonomía total. Y es por eso que ya está comercializando, por otros 3.200€ (más los 5.300€ de Autopilot 2.0), un sistema mejorado que incluye, entre otras cosas, 8 cámaras.

A nivel hardware, un Tesla Model S de los 35.000 que ya se habrían entregado con esta tecnología, podrá ser completamente autónomo cuando Tesla active el software pertinente, y las leyes lo permitan.

Tesla ya comercializa una solución técnica que, con el software pertinente, hará que cualquiera de sus coches sea plenamente autónomo en el futuro

Según Elon Musk, ese momento llegará muy pronto. Por el camino, veremos como los coches de Tesla son capaces de circular prácticamente sin intervención humana en circunstancias controladas (no están tan lejos). De manera que el conductor solo tenga que intervenir en ciertas situaciones. Incluso veremos cómo van acercándose a la plena autonomía.

Elon Musk llegó a predecir que en dos años podrás montarte en tu Tesla, indicarle tu destino, dormirte, y cuando te despiertes ya habrás llegado.

A nivel técnico es muy probable que Tesla haya conseguido ofrecer un sistema muy cercano a la autonomía total, con garantías, en esos plazos. Pero también deberíamos contar con que la pelota no solo está en el tejado de Tesla, sino también en el de nuestros gobernantes. Y serán necesarias reformas legales que permitan la conducción completamente desatendida, controlada por un coche autónomo. De hecho Tesla ya advierte de ello a todos los clientes que deciden configurar su coche con esta tecnología.

Elon Musk cree que en dos años podrás dormirte en tu coche y que por sus propios medios él te lleve hasta tu destino, un coche plenamente autónomo

Vídeo: así funciona un prototipo de Tesla en modo completamente autónomo.

Sinceramente creo que es una inversión de futuro interesante, aunque un tanto atrevida en estos momentos y, sobre todo, no apta para impacientes. Incorporar esta tecnología hoy en un Tesla garantizará asistir al estreno de todos los avances en conducción autónoma que la marca de Elon Musk vaya incorporando a sus coches. 3.200€ en un Tesla Model S o un Tesla Model X que con unos extras se van a los 100.000€ y cifras muy superiores, no es un coste exagerado. En términos comparativos, es como comprarte un SEAT Ibiza y añadir como extra opcional los sensores de aparcamiento delanteros y traseros.

En su contra, hemos de deciros que la capacidad de conducción autónoma total no es un extra que sea imprescindible equipar de fábrica en los Tesla que ya están fabricándose. De hecho, Tesla cuenta con la capacidad de transformar un coche con Autopilot 2.0, en un coche potencialmente preparado para la autonomía total, después de la entrega. Y ofrece esa opción con un coste que pasa de los 3.200€ anteriormente mencionados, de fábrica, a los 4.200€. Solo 1.000€ de diferencia.

En cualquier caso, no deja de sorprendernos que de los más de 90.000 vehículos que Tesla ya ha entregado con Autopilot 2.0, más de 35.000 clientes estén tan convencidos de que Tesla aplicará a sus coches esta tecnología al menos a medio plazo, y de que ellos quieren ser partícipes del avance, que han pagado por un extra que, de momento, no podrán utilizar.

Lee a continuación: Vídeo: los coches de familia más rápidos del mundo, en una carrera de aceleración sin contemplaciones