CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor

8 MIN

La depreciación, el gran enemigo, y a la vez aliado, en la compra de un coche: ¿qué debes saber?

José Luis Gómez | @jlgomez1995 | 30 Ene 2021
Bmw M3 E30 E36 2
Bmw M3 E30 E36 2

La devaluación o depreciación de un coche puede ser tu gran enemigo cuando llega el momento de vender un coche que has comprado nuevo, pero también puede ser tu gran aliada si te decides por el mercado de segunda mano, y es que todos nosotros hemos escuchado eso de que "en cuento le ponen la matrícula ya has perdido dinero". Así pues, y aunque todos tenemos la idea de que la devaluación consiste en una disminución del valor del coche a medida que envejece, vamos a profundizar un poco en la materia, hablando sobre qué factores influyen para que la depreciación juegue en tu equipo.

¿Qué es la devaluación o depreciación?

La depreciación de un bien, entre ellos un coche o una motocicleta, es la disminución del valor del mismo como consecuencia directa por su envejecimiento y desgaste por el propio uso. Así pues, el valor actual de un bien, que no es más que el valor de nuevo menos la depreciación, se obtiene mediante una tasación, dependiendo de una serie de factores que son los que a nosotros más nos interesan, pues aunque lo ideal es que sean objetivos, y así se intenta, la verdad es que no lo son.

Llegados a este punto, es interesante definir tres conceptos más que suelen aparecer con bastante frecuencia cuando se tasa un vehículo: el valor venal, el valor de reposición o mercado y el valor residual.

En primer lugar nos encontramos con el valor venal, un término que en la práctica es usado por la mayoría de las compañías aseguradoras a la hora de indemnizar a sus clientes, y que aunque debería ser el valor del coche justo antes de producirse el accidente, se calcula aplicando unos porcentajes a los valores oficiales de nuevo publicados en el BOE. Así pues, por ejemplo, en el primer año de mantiene el 100 %, mientras a los cuatro años suele considerarse un 47 % y transcurridos unos 12 años en torno al 10 %.

A continuación podemos hablar del valor de reposición o mercado, que de forma simple y llana, es el precio por el que se venden los coches en el mercado de ocasión, y finalmente el valor residual, que es un mínimo que alcanzará al final de su vida útil y del cual no bajará.

¿Cuál es el valor "oficial" de un coche?

Por regla general, podemos decir que para calcular el valor actual de cualquier bien la Administración pone a disposición del profesional competente (un tasador o perito) una serie de índices que por medio de fórmulas matemáticas y estadísticas es posible llegar a un precio justificado. Estamos hablando de los Índices de Precios Industriales del INE (Instituto Nacional de Estadística) o una serie de directrices del SERCOBE (Asociación Nacional de Fabricantes de Bienes de Equipo), que son aplicables en la industria en general, pero no son adecuados en el sector de la automoción.

En el caso de la automoción nos encontremos con unas tablas de precios específicas que se publican en el BOE (ver tablas 2020). En ellos aparecen un determinado importe que se denomina valor del año X, y sobre ese valor se toma un porcentaje que viene fijado en el Anexo IV. Además, si se trata de un vehículo que se ha destinado a servicios de taxi, autoescuela, alquiler o similar, se aplica una reducción del 30 % adicional. Cabe mencionar que este es el valor que las aseguradoras toman como valor venal.

Por ejemplo, en dichas tablas vemos como un Audi A4 Avant 3.0 TDI S-Tronic 218 CV correspondiente a las versiones que se vendieron entre 2015 y 2018 tiene un valor 2020 de 37.800 €. Supongamos que ese coche es de enero de 2015, por lo que tiene una antigüedad de seis años y unos días. Entonces, en base a la tabla del Anexo IV, el valor actual es del 34 %, es decir, 12.852 €, y en caso de haberse usado como coche de alquiler bajaría hasta 8.996,40 €.

¿Cuáles son los factores que verdaderamente influyen en la depreciación?

Sin embargo, el mundo real difiere del BOE, pues si eso no fuese así podríamos comprar un BMW M3 E46 por 4.470 € y todos seríamos felices. En la práctica existen una serie de condicionantes, todos más o menos subjetivos, que establecen cuánto se devalúa un coche y que podemos resumir en los siguientes:

· Cuanto más grande, más se deprecia: por norma general la gente huye de los coches grandes, pues además de ser más aparatosos para el día a día, también se asocian a costes de mantenimiento y uso más elevados. Así pues, a igualdad de kilómetros y edad no es extraño ver un BMW Serie 3 y un BMW Serie 7 a precios muy similares, sobre todo cuando se supera la frontera de los 15 años.

· Motores grandes, no gracias: siguiendo la idea anterior, motores excesivamente potentes y grandes, dejando a un lado coches de nicho como pueden ser los BMW M, Audi RS y compañía, no se tienen en alta estima por la masa de compradores, pues en vehículos con cierta edad supone un consumo desmesurado. Esta es una de las razonas por las que es posible comprar un Porsche Cayenne gasolina a precios de risa, y que su homólogo diésel cueste hasta incluso un 70 % más.

· El lujo tampoco es bienvenido: igualmente, modelos extremadamente lujosos tampoco gozan de buena acogida, pues ya no sólo el coste de mantenimiento es disuasorio, sino también el de una posible avería. Por ejemplo, los Mercedes CL de principios de los años 2000, un gran turismo de lujo que superaba holgadamente los 100.000 €, es posible encontrarlo por unos 6.000 € debido a la mala gama de sus suspensión neumática, pues el coste de sustituir un sólo amortiguador ronda los mil euros.

· Compacto, diésel y con cierto talante premium o de renombre: sin embargo, sí que existen algunas fórmulas mágicas para amortiguar la devaluación, como son que cuente con una motorización adecuada, que sea solvente pero que consuma lo mínimo, con un tamaño compacto (no exceda de lso 4,5 o 4,6 metros), ya sea en carrocería turismo o las tan de moda SUV, y que finalmente proceda de "buena cuna", es decir, que porte un logo que inspire confianza y calidad (estén o no fundadas) como lo son los de Audi, BMW, Mercedes, SEAT o Volkswagen.

· Otros factores: igualmente, también cabe destacar que existen otros muchos más factores, como el estado de conservación historial de mantenimiento, kilometraje, y también el hecho de estar ante coches de tiradas limitadas o de nicho.

¿Cuáles son las marcas que más y menos se deprecian?

Personalmente creo que dar una lista con los coches que más y menos se deprecian y tomarla como ley es algo arriesgado, pues el mercado de segunda mano es algo dinámico, con tendencias y demandas que vienen y van, además que que cada estudio lleva su tratamiento estadístico y condicionantes detrás, por lo que también es posible "cocinarlos un poco". Sin embargo, este artículo de agosto de 2018 publicado por los compañeros de Autopista en el que se recogen los resultados de un estudio realizado por página web para tasación de vehículos online Valorarmicoche.com me parece una buena primera aproximación.

En él observamos como las marcas de coches que menos se devalúan en general son Porsche, MINI, Land Rover, Audi o Mercedes-Benz, situándose en el polo opuesto otras como Jaguar, Alfa Romeo, Citroën o Ford. A continuación puedes ver las diez marcas más y menos devaluadas al cabo de cinco años.

Marca más devaluadaValor (%) 5 añosMarca menos devaluadaValor (%) 5 años
Alfa Romeo64,64Land Rover40,36
Lancia64,25SsangYong44,21
Opel63,28Mazda45,19
Renault62,16MINI45,63
Peugeot61,73Mitsubishi46,31
Chevrolet61,43Porsche47,85
Citröen60,64Mercedes-Benz48,36
Fiat59,40Suzuki48,59
Ford59,39Dacia49,40
Jaguar59,20Audi49,48

Más artículos sobre comprar coche en Diariomotor:

- Por qué deberías comprar un coche de ocasión o segunda mano en lugar de uno nuevo - ¿Cuánto debo gastar en comprar un coche nuevo? - ¿Qué es más rentable, renting o comprar un coche en propiedad? Le ponemos números - 5 formas de detectar si los kilómetros del coche de segunda mano que vas a comprar son reales - ¿Interesa comprar un coche de segunda mano con muchos kilómetros? - Cómo comprar un coche de segunda mano en Milanuncios (y no morir en el intento)