CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Youtube Diariomotor

3 MIN

Das drag: un Volkswagen Golf Mk. II con 900 CV bajo su capó

Fran López | 14 Nov 2011

En esta ocasión os traemos nuevamente una de esas preparaciones realizadas de forma totalmente específica y artesanal (pero con mucha profesionalidad) que, más allá de la mera curiosidad, asombra sin remisión y nos deja pensando dónde se pueden establecer los límites. Sobre la base de un Volkswagen Golf Mk. II de 1989, modelo veterano pero todavía popular hoy en día, se ha modificado casi todo lo habido y por haber… hasta el punto de alcanzar los 900 CV y convertirse en, más que un coche, casi un avión en línea recta.

Modificado (aunque casi deberíamos hablar más bien de “construido“) por Boba Motoring, uno de los detalles que más llama la atención de este Golf tan particular es su mecánica, realizada especialmente para esta unidad. Se ha trabajado profundamente sobre la base del bloque de 1.8 litros, incorporándole un cigüeñal reforzado de palanquilla de acero, bielas Pauter de acero, pistones forjados o culata KR de 16 válvulas. Pero para conseguir un buen torrente de potencia hace falta todavía más, y ahí entra el turbocompresor.

En este caso se le incorporó un turbo Garrett GTX4202R de gran tamaño y soplado junto a una centralita electrónica especialmente diseñada, mientras que de la transmisión se encarga una caja de cambios manual 02M de 6 velocidades, según afirman totalmente de serie, capaz de aguantar la brutal transferencia de par motor, junto a tracción integral a las cuatro ruedas 4Motion. ¿El resultado? Nada menos que 900 CV (con etanol E85) y unas prestaciones de escándalo… al menos en línea recta, donde por aceleraciones puras desde parado sería capaz de no quedar muy atrás con respecto a un Bugatti Veyron o a un F1 actual, pudiendo girar su motor hasta las 9.500 rpm

Algunas cifras que dan buena fe de esto: 0-100 km/h en 2,7 segundos, 0-200 km/h en 6.2 segundos o 0-400 metros en 9,34 segundos, llegando a este cuarto de milla desde parado a una velocidad de 256,8 km/h (y todo ello a pesar de una aerodinámica poco favorable y estar hablando de implantes mecánicos cual Frankestein automovilístico). Me asombra su capacidad de tracción, así como el gran esfuerzo que tiene que asumir el tren delantero de este dragster con apariencia de compacto ochentero para no terminar despegándose del asfalto y volar, y si no me creéis, comprobadlo vosotros mismos en los siguientes vídeos…

Fuente: German Car Scene En Diariomotor: El Audi A5 de 1.000 CV que quería ser el rey del drag | Volkswagen Polo Dragster con 1.032 CV | Volando bajo: Volkswagen Golf III VR6 a 335 km/h

Vídeo destacado del Volkswagen Golf