Tu coche en forma: neumáticos de invierno (I)

 |  @davidvillarreal  | 

Según avanzan los meses de septiembre y octubre el calor veraniego se va diluyendo y llega el otoño. En la mayor parte de España aún tendremos un pequeño respiro hasta la llegada del crudo invierno, pero en zonas montañosas o sin ir más lejos en la mitad Norte de Europa, comienzan los preparativos para recibir a las primeras precipitaciones en forma de nieve y para adaptarse a sobrellevar unos meses en los que el mercurio no subirá habitualmente de los 0ºC.

En nuestra serie de artículos de Tu coche en forma ya habíamos hablado acerca de los preparativos para el invierno, no obstante en esta ocasión profundizaremos acerca de un tema que ya habíamos tratado anteriormente, el de los neumáticos de invierno.

¿Qué son los neumáticos de invierno? ¿Merece la pena que monte neumáticos de invierno? ¿Qué mantenimiento especial deben seguir estos? ¿Cómo almaceno los neumáticos en invierno o en verano? En esta guía de la serie Tu coche en forma trataremos de ir respondiendo a todas estas preguntas.

¿Qué son los neumáticos de invierno?

Un neumático de invierno salvo en situaciones muy concretas es SIEMPRE más efectivo que las cadenas. Los neumáticos de invierno son legalmente equiparables a las cadenas.

Un neumático de invierno es aquel que ha sido diseñado especificamente para su utilización durante los meses de invierno. Su utilización es recomendada y eficaz por debajo de los 7ºC. Por encima de esta temperatura su uso sigue siendo legal pero no recomendable por diversos motivos, de mayor a menor importancia:
1) Por la degradación que sufren con temperaturas mayores
2) Por ofrecer su máximo rendimiento a temperaturas inferiores a 7ºC
3) Por ser más ruidosos e incómodos en la conducción que unos convencionales.

Legalmente, los neumáticos de invierno pueden emplearse como alternativa a las clásicas cadenas, siempre y cuando cuenten con la denominación M+S (Mud and Snow) tatuada en su flanco. De hecho lo cierto es que un neumático de invierno, salvo en circunstancias muy concretas, es mucho más efectivo que las cadenas en agarre sobre nieve y terrenos deslizantes y distancia de frenado sobre nieve y hielo.

¿Merece la pena el uso de neumáticos de invierno España?

Por seguridad su uso es recomendable siempre que nos enfrentemos a temperaturas por debajo de 7ºC. Su uso únicamente es justificable en términos económicos si nos tendremos que enfrentar en numerosas ocasiones a tramos limitados a vehículos con cadenas.

Dado que los neumáticos de invierno son efectivos por encima de los 7ºC, una de las dudas más habituales en el cliente es saber si realmente le merece la pena utilizar un neumático de invierno. Dada la climatología de buena parte del territorio peninsular es difícil justificar su adquisición salvo para aquellos que vivan en zonas de montaña y localizaciones en las que la tónica dominante en los meses de invierno sean las temperaturas alrededor de los 0ºC o se tengan que enfrentar en más de una ocasión a la nieve y el hielo.

Pongamos dos ejemplos:

Tengo un vehículo, vivo en la capital en Madrid donde tan sólo nieva una o dos veces al año. Lógicamente el uso de neumáticos de invierno no está justificado, aunque no deje de ser recomendable durante los meses de invierno por las ventajas que nos aportarán los días de más frío y los días que nos pueda sorprender una nevada.
Tengo un vehículo, vivo en la capital en Madrid pero me gusta escaparme todos los fines de semana a la sierra a practicar deportes de invierno. El uso de neumáticos de invierno sería prácticamente una necesidad, dado que de otra forma es muy probable que en más de una ocasión tengamos que hacer uso de las incómodas cadenas. Por no hablar de la seguridad que nos aportará en los tramos de montaña con nieve, hielo y temperaturas extremas.

El neumático de invierno es ligeramente más caro que el neumático convencional. En su elección no sólo debe primar la conveniencia económica sino también la seguridad y el sentido común.

Tal vez sean dos ejemplos un tanto extremos. Como siempre debería primar el sentido común, dado que el uso de neumáticos de invierno será una garantía de seguridad extra en términos generales si vivimos en zonas en las que la temperatura media a lo largo del invierno esté por debajo de los 7ºC. La realidad es que también primará el apartado económico, puesto que necesitaremos un juego adicional, efectuar el cambio con la llegada del frío y un cambio más cuando llegue el calor y por supuesto tener un lugar para almacenar los neumáticos de temporada.

En términos económicos y si vivimos en un pueblo o una ciudad propensa a sufrir nevadas esporádicas en invierno, también deberíamos pensar en el perjuicio económico que nos podrían causar dichas nevadas (perdida de horas de trabajo, quedar incomunicados…)

Debemos recordar también que su precio suele ser ligeramente superior al de un neumático convencional y que a partir de los 7ºC de temperatura suelen degradarse a un ritmo más rápido, por lo que su durabilidad en kilómetros puede verse reducida considerablemente, sobretodo si no tenemos la precaución de montarlos con la llegada del frío y retirarlos a tiempo para la llegada del calor.

Mantenimiento del neumático de invierno

No se recomienda emplear neumáticos de invierno con profundidad del surco inferior a 4 milímetros, por haber perdido mucha adherencia en nieve y hielo. Michelin recomienda emplear dicho neumático en la temporada veraniega.

Muy bien, después de haber analizado esta guía descubrimos que nos conviene o compensa emplear neumáticos de invierno. Una vez montados por supuesto que para mantenerlos en condiciones óptimas deberíamos seguir los consejos sobre mantenimiento de neumáticos que habíamos visto en la primera guía y segunda guía de Tu coche en forma y también tener algunas consideraciones especiales para el neumático de invierno.

Un neumático convencional está autorizado a circular legalmente si dispone de una profundidad en la banda de rodadura de al menos 1.6 mm. En el caso del neumático de invierno no se recomienda su uso con una profundidad del surco inferior a 4 mm, dado que el agarre sobre nieve y hielo se habrá reducido considerablemente. Lo recomendado por muchos fabricantes es, pese a las incomodidades que pueda suponer (ruido y tal vez algunas vibraciones), emplear como neumáticos de verano estos neumáticos de invierno cuya vida útil sobre nieve ha finalizado.

Almacenamiento de neumáticos

Al optar por la instalación de neumáticos de invierno tendremos que disponer de un plan para almacenar los neumáticos de verano en invierno y viceversa. Lo primero de todo es encontrar un lugar resguardado de temperaturas extremas (demasiado bajas o demasiado altas), de la humedad que puede afectar a la goma, de estar expuesto al sol o a la intemperie, así como a objetos incandescentes, materiales que puedan provocar chispas, sustancias químicas, disolventes o hidrocarburos.

También es recomendable limpiar concienzudamente la llanta y el neumático, eliminando cualquier objeto o piedrecilla que haya quedado adherido a los surcos de la banda de rodadura. Si los neumáticos almacenados están montados sobre llantas, deben almacenarse horizontalmente o colgados. Si no disponen de llanta pueden almacenarse de pie.

Un procedimiento inteligente sería marcar la posición que ocupaban los neumáticos en el vehículo para que en el momento en que los vayamos a instalar de nuevo podamos efectuar una rotación.

Lee más consejos para cuidar tu coche en la sección Tu coche en forma.

Fotografías: GEM | Porsche | Suzuki | Skoda | Volkswagen | Volvo
En Diariomotor: Mantenimiento de los neumáticos (I) | Mantenimiento de los neumáticos (II) | Preparándonos para el invierno

Lee a continuación: Dunlop Sport Maxx GT y superdeportivos, presentación y prueba en el circuito de Monteblanco (II)

  • Pingback: Tu coche en forma: guía para tener a punto tu coche()

  • Pepito

    Hola.
    Os escribo desde Andorra, aqui en invierno hace bastante frio y las nevadas son habituales.
    Por eso practicamente todo el mundo dispone de un segundo juego de ruedas de contacto para la nieve (como se suelen llamar aqui) estos neumaticos funcionan realmente bien respecto a los neumaticos convencionales sobre la nieve y son mucho mas practicos y seguros que las tipicas cadenas, al menos aqui que durante todo el invierno hace frio y seria realmente engorroso tener que poner y quitar las cadenas cada vez que vamos a utilizar el vehiculo y esta la carretera nevada, ademas cabe recordar que incluso cuando no hay nieve en la carretera pero hay riesgo de helada estos neumaticos nos dan mayor agarre en todas las circunstancias.
    La pega es que supone tener dos juegos de neumaticos y el espacio para guardarlos y que luego en cuanto empieza el buen tiempo es mejor cambiarlos de nuevo ya que el desgaste es rapido con las altas temperaturas.
    Pero yo los aconsejaria a todo el mundo que circule por zonas de frio y que pise nieve con regularidad.
    Saludos a todos.

  • Pingback: Reflexionamos acerca del papel de los medios y las autoridades y el neumático de invierno()

  • Pingback: Michelin Pilot Alpin y Latitude Alpin: conduciendo sobre hielo y nieve con neumáticos de invierno()