comscore
CERRAR
MENÚ
Diariomotor
Saab

3 MIN

Saab cae en manos asiáticas y se reconvierte en fabricante de vehículos eléctricos

Hace ya demasiadas semanas que dejamos de hablar de Saab, la firma sueca sumida en un caos económico desde que General Motors decidió dejarla en manos del mejor postor. Spyker fue la primera que acudió al rescate, pero no fueron capaces de sacar adelante a Saab, que desde hace varios meses navegaba a la deriva a la espera de una solución que cada vez resultaba más complicada. Cuando ya todos dábamos prácticamente por perdido todo, un consorcio chino-japonés ha rescatado a última hora la marca.

La firma sueca ha hecho llegar un comunicado en el cual han anunciado que la empresa National Electric Vehicle Sweden AB ha adquirido Saab, aunque no se ha confirmado cuál ha sido el porcentaje de compra final ni cuál es el coste total de la operación. Aunque la empresa incluye el nombre Sweden en el nombre y está afincada en el país escandinavo, los impulsores de esta compañía son el fondo de inversión japonés Sun Investment y la compañía de energías renovables National Modern Energy Holdings Ltd, que tiene su sede en Hong-Kong.

El hecho de que haya sido adquirida por una empresa de energías renovables no es casualidad, sino que está relacionado con el futuro inmediato de Saab. No quiero decir que la firma sueca vaya a convertirse en un fabricante de paneles solares, pero ya ha trascendido que van a dar un nuevo enfoque a la marca. Así, la Saab tal y como la conocemos pasará a mejor vida para convertirse en fabricante de vehículos eléctricos. De esta forma, los nuevos dueños quieren aprovechar el tirón de los eléctricos para reflotar la empresa.

Tal y como nos cuenta mi compañero David en Tecmovia, el primer modelo que fabricarán será creado sobre las cenizas del extinto Saab 9-3, cuya producción finalizó el año pasado junto con el desmantelamiento absoluto de las operaciones industriales de Saab. No obstante, el proyecto requiere tiempo y dinero, por lo que no se espera que lancen ningún modelo en serie hasta 2014, siempre y cuando la financiación sea la suficiente como para mantener las inversiones de investigación y desarrollo necesarias.

¿Y qué hay de GM? Al igual que en otras operaciones de venta, el gigante norteamericano ha intentado exprimir lo máximo posible a la propia Saab. Así, han logrado quedarse con los derechos del Saab 9-5 y el Saab 9-4X, es decir, los dos modelos más modernos de los tres que la firma tenía en el mercado. No obstante, no se conocen los detalles exactos de la transacción, ni de GM ni del resto de sociedades implicadas, pero Saab ha dicho que irá ofreciendo más información al respecto.

En resumen, la marca sueca logra salvar la vida, al menos temporalmente, gracias al apoyo de dos empresas asiáticas. Una vez más, los chinos han llegado a socorrer una empresa europea, aunque en esta ocasión con apoyo nipón. En unos meses sabremos más detalles de cuáles son las intenciones definitivas de la nueva compañía formada, y si realmente Saab volverá a tener alguna vez el lustre que ha tenido durante décadas.

Fuente: Autonews | Saab En Diariomotor: Los últimos Saab fabricados se pudren a la intemperie | Saab está en una situación difícil, pero su fin no es irremediable