Royal Enfield Continental GT: la café racer desconocida viene de la India

 |  @sergioalvarez88  | 

Royal Enfield es una de las empresas de motocicletas más antiguas del mundo. Fundada en 1893 en Reino Unido, pasó por un proceso similar a Triumph, quebrando a principios de los años 70 y siendo resucitada a finales de los años 90 por un grupo inversor que ha descentralizado su producción a la India. Aunque se produce en Chennai, sería injusto desligar la India de Royal Enfield, donde desde 1955 se producían bajo licencia en grandes números. Las Bullet suponían la práctica totalidad de ventas de Royal Enfield, pero ante el éxito de sus nuevas versiones de inyección, Royal Enfield ha relanzado la muy interesante Continental GT.

La café racer india de la que nos habías escuchado hablar.

Estética sesentera y aspiraciones deportivas

La Bullet de Royal Enfield lleva en producción desde 1931, sólo con actualizaciones mecánicas, reteniendo el mismo diseño.

¿Por qué os hablo de repente de la Royal Enfield Continental GT? No es una moto nueva, pero el lanzamiento de una edición especial Black me ha parecido una ocasión ideal para hablaros de una moto que no había antes pasado por Diariomotor. Lo que más nos llama la atención es su diseño 100% café racer. Un asiento corto, monoplaza y elevado hacia delante, igual que el modelo sesentero original. Guardabarros cortos, y escapes cromados, con una peculiar forma para el depósito de combustible. Aunque las café racer tuviesen depósitos de un tamaño realmente contenido, no parece el caso de la Continental GT, cuyo depósito es capaz de albergar la friolera de 13,5 litros. Pero no seamos quisquillosos.

Preferimos recrearnos en los detalles de esta preciosidad retro, con llantas de radios de 18 pulgadas o pequeños espejos retrovisores situados debajo de los puños, detalle 100% retro. Su estética única también se complementa mediante el doble amortiguador trasero con muelles en color amarillo, regulables y firmados por Paioli. Al contrario que las Royal Enfield Bullet 500 – hasta hace apenas un año único modelo de la marca y récord de fabricación continua en el mundo de la moto – las Continental GT tienen una completa instrumentación deportiva con tacómetro. La parte ciclo también mejora muy ligeramente con respecto a la incombustible Bullet.

El motor sigue siendo el conocido monocilíndrico de inyección electrónica Keihin – la misma que emplean las Triumph Bonneville, sin ir más lejos – y medio litro de cubicaje. Un motor refrigerado por aire y de vibraciones contundentes, pero sólido y nada complicado mecánicamente. No esperemos prestaciones fulgurantes: genera únicamente 29,1 CV a 5.100 rpm, pero con un sano par máximo de 44 Nm a 4.000 rpm. Este torrente de par motor será suficiente para que las recuperaciones y aceleraciones sean más que correctas, pasando toda la potencia a la rueda trasera mediante una cadena conectada a una caja de cambios de cinco relaciones.

Una pinza Brembo de dos pistones abraza al único disco de freno delantero, de 300 mm de diámetro. El eje trasero equipa freno de disco, una mejora con respecto a las Bullet, que montan aún un freno de tambor. La moto pesa 184 kg en orden de marcha y es distribuida por Motorien en España, quien acaba de presentar su edición especial Black, que pinta de oscuro todos los elementos del carenado, así como el chasis. La Royal Enfield Continental GT – un nombre con mucha pompa – está disponible por un precio que arranca en los 6.650 euros.

Fuente: Masmoto.net | Motorien
En Diariomotor: Royal Enfield Bullett 500, vuelta al pasado con aires clásicos

Lee a continuación: Honda Scoopy SH300i: renovación para un producto ganador

  • ADN

    Muy bonita, mecánicamente igual que la Bullet. Puedo constatar que con ese motor se pueden recorrer 1500 km en un viaje (con pausas para comer y baño y repostar). El precio no está nada mal, considerando su fiabilidad y la calidad de materiales.

    • Arriba las manos

      Considerando la tecnología, la amortización del producto y los acabados indios, es un atraco a mano armada.

      • ADN

        Los acabados de las Royal Enfield no están nada mal, que tristeza ver que se siguen generalizando las cosas sin conocer cada producto específico. Pocas motos serán tan fiables como esta por ese precio, que no olvidemos tiene fuertes impuestos en España, y aun así no está mal.

        • No hay color…

          Qué tristeza juzgar con tanta ignorancia…
          Conozco más que bien el producto. Tanto es así que puedo hablar con criterio y datos. De las primeras llegadas a España (sin importador) y, después con el importador oficial.

          Las primeras, pasadas un año, estaban hechas una pena. Acabados mediocres y que requerían un bricolaje constante (no hablo de mantenimiento). Las segundas, aguantan algo más, muy poco más.

          La fiabilidad es directamente proporcional a la complejidad. Y, obviamente, si tienes conocimientos de mecánica y eres un manitas, sin problemas. Si no es así, una Yamaha SR400 ES MIL VECES MÁS FIABLE. Una 250SR, a prueba de bomba. Y, por prestaciones estarás a la par. Aunque sea de quinta mano…

          Una Royal Enfield es poco más que un capricho… muy caro por el producto que es. Si costara unos 3.500 euros, perfecto. Sin discusiones. Pero que se ponga a tiro de una SR400… cuando al compararlas no hay color…

          • ADN

            pues que pena, incluso estuve en un club de propietarios de Royal Enfield, y de verdad que han aguantado un largo periodo. Mi primera una 350 que tuve un año aprox sin mayores problemas que el mantenimiento regular, la cambié por una 500 por capricho y no hay decepciones. Viajes constantes de 500-1000 km solo o con acompañante, y la moto sigue y sigue. La estructura es firme y no tengo absolutamente ningún problema, para una moto con 45 mil km cuyo unico pero es la disponibilidad de refacciones/concesionarios y un motor algo gastalón para el tamaño.

            No es la mejor para viajes, ni la mas avanzada, ni la mas economica. Es mas, a cualquiera le recomendaría irse por la SR400 o algo similar. Prácticamente no destaca en nada y aun así estoy lejos de venderla. es una pena que el proceso de importación, impuestos, comisiones de redistribuidores etc. eleven su precio en España, pero yo como propietario no me quejo, da gusto manejarla y casi nunca encontrarte con una igual. por supuesto todo eso se paga (caro bajo tu perspectiva, y la respeto).

          • El fiable del club

            La fiabilidad es directamente proporcional a la complejidad. A mayor sencillez, mayor fiabilidad. Error de expresión mio, sí.

            Será porque el tema de la fiabilidad lo sacaste tú, para tener algún argumento… pues yo, tan sólo hablé de los pobres acabados de la fabricación india en una moto que cuesta más de 6.000 euros con una tecnología de hace décadas y que junto a productos de la competencia (también clásicos en diseño) parece hasta de juguete. Nada necesariamente malo, por supuesto, tendrá su público. Todos los caprichos que resisten al tiempo lo tienen… ahí tienes a Morgan…

            En mi opinión, son productos que la gente adquiere por capricho o por miedo a tener un clásico “verdadero” y saber mantenerlo o simplemente porque su necesidad es ‘el paseo’. Pero, es sólo una opinión…

            Hasta aquí llego yo; no hay nada tan triste como un tipo que sólo ‘gana’ por un error gramatical del comentarista o poniendo en boca ajena afirmaciones que sólo se saca él de la manga para tener argumentos. Qué triste. Sigue así, vas bien. ;)

          • Vikingog

            indirectamente