Las 15 tecnologías más espectaculares (y comentadas) de 2015: así será el coche del futuro

 |  @davidvillarreal  | 

El coche ha dejado de ser un mero medio de transporte, y una ilusión y una pasión para los que nos consideramos amantes del automóvil. Que una marca como Volkswagen anunciase en septiembre que su objetivo no es otro que producir “smartphones sobre ruedas” debería, como mínimo, hacernos reflexionar acerca del papel que está jugando la tecnología en la industria del automóvil. Aspectos como la potencia, o las técnicas más elaboradas de la ingeniería, están perdiendo la importancia de antaño para convertir a la tecnología, sistemas de entretenimiento, conectividad, ayudas a la conducción, y automatismos varios, en los puntos que más interesan a muchos compradores. ¿Cuáles han sido las 15 tecnologías de futuro que más nos han sorprendido, y más interés han generado, en este año 2015?

Con diferencia, la tecnología más comentada, y que más controversia ha generado este año, ha sido el coche autónomo.

1. El coche autónomo. Ya no hay duda, el coche autónomo se ha convertido en el objetivo utópico de todos los fabricantes. La carrera para lanzar coches capaces de circular sin conductor se ha iniciado, aunque hemos de recordar que esta ruta está llena de obstáculos. Si el auge por la eficiencia y la sostenibilidad consiguió que desde hace años todo prototipo que se precie de serlo gozase de un motor eléctrico, hidrógeno, y toda suerte de mecánicas alternativas, en 2015 los fabricantes han intentado convencernos de que sus prototipos – que en el fondo intentan jugar el papel de un periscopio hacia el futuro – eran los mejores consiguiendo que fueran capaces de circular sin la necesidad de un conductor.

Las marcas son conscientes de que antes de su lanzamiento aún hay que resolver demasiados temas jurídicos, legales, e incluso éticos, como para pensar en que los autónomos estén disponibles a corto o medio plazo en los concesionarios. Tal vez por eso hayan entrado en una guerra, hasta cierto punto absurda, por ser los primeros en obtener un permiso y recorrer ciertas rutas, o incluso marcar vueltas rápidas en circuito sin conductor.

2. Coches que te dejan en la puerta de casa y se aparcan solos. Como ya os decíamos, las marcas son conscientes de que los coches autónomos no van a poder garantizar una fiabilidad al 100%, ni van a lograr su autorización para su lanzamiento masivo, en unos años. De ahí que estén abogando por soluciones que, de alguna forma, puedan sortear la ley. Una de las opciones más plausibles estará en los posibles usos que puedan hacerse de la tecnología del coche autónomo en recintos privados. Sin ir más lejos ha sido Tesla la marca que ya ha anunciado la posibilidad de que sus coches sean capaces de dejar a sus pasajeros en la puerta de casa, o un local, y automáticamente dirigirse hasta su aparcamiento, hasta su plaza de garaje.

Volkswagen también ha valorado esta posibilidad, con su tecnología Trained Parking presentada en el CES a comienzos de año. Una tecnología que, desde diferentes puntos de vista, puede resultarte absurda, ¿acaso andar unos metros desde nuestra plaza de garaje a casa nos cuesta tanto como para desarrollar un sistema tan sofisticado? ¿Pero te has parado a pensar en lo importante que puede resultar la introducción de estos sistemas en vehículos adaptados y vehículos destinados a conductores que sufran algún impedimento físico?.

Artículos relacionados: El Tesla Model S te dejará en la puerta de tu casa, aparcará solo y cerrará la puerta del garaje. Volkswagen Trained Parking: el aparcar se va a acabar.

3. Maleteros convertidos en buzones. ¿No te irrita que tus compras en internet no lleguen a tiempo? ¿Has tenido que quedarte alguna vez en casa, y rechazar algunos planes, para recibir un paquete? Marcas como Volvo, Audi, Amazon, y DHL, ya están explorando la posibilidad de que el repartidor pueda dejar los paquetes en el maletero de tu coche, aprovechándose de un permiso único y temporal para abrirlo, depositar tu pedido, y asegurarse de que allí estará la próxima vez que vayas a recoger un coche, independientemente de que lo tengas aparcado en la puerta de casa o en tu trabajo.

Artículo relacionado: Volvo estrena In-Car Delivery: recibe tus regalos de navidad en el maletero del coche.

4. Motos que “conducen” solas. Si te parece complejo crear un coche que no requiera conductor para desplazarse, ¿qué podría decirse de MOTOBOT, el robot de Yamaha que es capaz de pilotar motocicletas? Yamaha ha creado un robot que es capaz de manejar con precisión y agilidad el embrague, el acelerador, y su inclinación, para pilotar con desparpajo una motocicleta.

Artículo relacionado: Yamaha MOTOBOT v.1, un robot capaz de pilotar motos mejor que tú. | Tiembla, Valentino: el inquietante MOTOBOT hará lo que sea para superarte [vídeo].

5. Sistemas que esquivarán a los peatones. Bosch, uno de los proveedores más importantes de la industria del automóvil, ya ha presentado un sistema que es capaz de detectar peatones y reaccionar para evitar un atropello, no solo frenando (como algunos sistemas que ya se utilizan en la actualidad), sino también esquivando sin la intervención del conductor.

Artículo relacionado: Bosch hará que tu coche frene y gire automáticamente para evitar atropellos

6. Coches fabricados con impresoras 3D. La fabricación aditiva, la conformación de piezas superponiendo capas de un material, lleva empleándose desde hace tiempo en la producción de coches. El gran hito, que está a punto de producirse, llegará cuando un elevado número de piezas, prácticamente un coche completo, puedan obtenerse gracias a la impresión 3D. Lo importante que hemos de saber es que no se tratará de “imprimirnos” un coche en casa, sino de agilizar procesos como la obtención de piezas y repuestos para proceder a una reparación; producir piezas muy complejas a un coste más contenido; o incluso diseñar increíbles prototipos en un tiempo récord, y con unos recursos muy limitados. Audi también aboga por la realidad aumentada, y los entornos de realidad virtual, para fabricar sus coches.

Artículo relacionado: ¿Te gusta este Shelby Cobra? Pues imprímetelo. Esta réplica ha sido fabricada con impresión 3D. | Audi crea un entorno de realidad virtual, para construir coches como si de un videojuego se tratase.

7. Avatares robot fabricando coches. Más allá de la impresión 3D, y de la robótica que ya ha conquistado las fábricas, la producción de automóviles sufrirá una auténtica revolución en los próximos años. Ya hemos visto a marcas como Mercedes-Benz abogando por avatares robots, por máquinas que serán controladas remotamente ejecutando con precisión los mismos movimientos que realicen los propios operarios, apoyándose en la realidad aumentada. Es posible que la imagen que tengamos en unos años de un operario de fábrica sea la de una persona con unos guantes llenos de sensores y un Oculus Rift en la cabeza.

Artículos relacionados: Realidad aumentada, avatares y robots: así es la Industria 4.0 de Mercedes-Benz.

8. Paneles transformados en pantallas. Si ya podemos contar en nuestro hogar con enormes pantallas de televisión de formato curvo, ¿por qué no aprovechar esas nuevas tecnologías en nuestros coches? Los fabricantes siguen trabajando para que cualquier panel de nuestro coche sea susceptible de convertirse en una pantalla. El caso más extravagante lo encontramos este año en el prototipo Nissan Teatro for Dayz.

9. Camiones basura autónomos y robots recogiendo la basura. Cuando pensamos en coches autónomos, tan solo nos imaginamos cómo podríamos viajar sin conducir, o circular hasta el trabajo, o en nuestros quehaceres diarios, mientras leemos el periódico, respondemos emails, o vemos series en Netflix. Pero la revolución del coche autónomo y la robótica va mucho más allá, hasta el punto de conquistar, por completo, trabajos tan cotidianos como la recogida de basura.

Volvo ya apuntaba a esta posibilidad cuando nos presentó este año un proyecto para implantar un sistema de recogida de basura basado en robots basureros y camiones autónomos.

Artículo relacionado: Volvo está diseñando robots que se encargarán de recoger nuestra basura

10. Coches que crecen, y modifican sus formas en marcha, para mejorar su aerodinámica. 39 centímetros es, prácticamente, la diferencia entre un Mercedes Clase C y un Mercedes Clase S de batalla larga. Mercedes-Benz nos presentó su apuesta de futuro más atrevida con el Concept IAA, un flamante prototipo que era capaz de extender su carrocería para mejorar su aerodinámica. Es muy posible que en el futuro, buscando maximizar la aerodinámica, con la eficiencia como fin, y el rendimiento en carretera, nos encontremos con coches capaces de crecer en marcha, y en función de la velocidad, para lograr este objetivo.

Artículo relacionado: Según Mercedes-Benz, el coche del futuro crecerá (en marcha) 39 cm para mejorar su aerodinámica.

11. Sistemas de climatización pasivos, que no requieren calefacción ni aire acondicionado. Basándose – más o menos – en el mecanismo de un botijo, Jaguar y Land Rover están diseñando materiales, y diseños de paneles exteriores e interiores, que permitan climatizar el habitáculo de un coche sin consumo energético. ¿Cómo es posible? Más allá de garantizar un buen aislamiento térmico del exterior, el objetivo de Jaguar y Land Rover pasa por conseguir sistemas de evaporación pasiva de agua, e intercambio energético, centrándose especialmente en las superficies en contacto con el cuerpo de los pasajeros, como los asientos, para conseguir que el habitáculo de nuestro coche se convierta en una burbuja perfectamente climatizada sin apenas consumir energía.

Artículo relacionado: Jaguar y Land Rover dibujan un futuro en el que climatizarán tu coche sin calefacción ni aire acondicionado.

12. Camiones transparentes. Una de las tecnologías que más nos sorprendió este año surgió de una idea de Samsung, que aprovechó para instalar pantallas en la trasera de un camión, que a su vez nos mostraban lo que sucedía delante del camión, para evitar los problemas de visibilidad que generan los camiones en los adelantamientos. ¿Cuántas vidas podrían salvarse si los conductores contasen con esa información extra a la hora de realizar sus adelantamientos?

Artículo relacionado: Bendita tecnología: ¿Camiones transparentes? Una gran idea que merece la pena explorar.

13. Sistemas de iluminación guiados por nuestra mirada. Donde pongo el ojo, pongo la luz. En serio. Opel, que ya se anotó un buen tanto lanzando faros adaptativos en su gama de generalistas, y que este año conseguirá el nuevo hito de trasladar la tecnología de iluminación adaptativa basada en matriz de LED al segmento compacto generalista, con el nuevo Opel Astra, nos anticipó un futuro prometedor. Su tercera generación de faros adaptativos, que llegará antes de 2020, contará con faros capaces de hacer un seguimiento ocular, de detectar en qué dirección estamos mirando, para crear un sistema de iluminación más eficiente, cómodo y seguro.

Artículo relacionado: Donde pongo el ojo, pongo la luz. Tus próximos faros podrían estar guiados por tu mirada.

14. La revolución de la realidad aumentada. Este año también hemos conocido un sinfín de tecnologías en las que la realidad aumentada pretende hacer nuestra conducción más cómoda y segura, y a la vez divertida, proyectando información en el parabrisas. Jaguar, por ejemplo, nos presentó un sistema para avisarnos de peatones y otros vehículos, que además dará golpecitos en nuestros hombros (tras habernos mostrado cómo transformaría esta tecnología la conducción en circuito, y las indicaciones del GPS). Volvo también trasladó esta tecnología a ciudades conectadas, con una red en la que estarán presentes ciclistas y conductores.

Hyundai también nos ha mostrado su visión de ciudad conectada, interpretada por sistemas de realidad aumentada que nos mostrarán en el parabrisas información superpuesta tan interesante, como la presencia de obras y otros peligros en carretera, o el tiempo que tardará en ponerse verde el semáforo.

15. Coches que obtendrán energía de las fuentes más inesperadas. Uno de los grandes retos del futuro pasa por hacer un uso eficiente de la energía, por conseguir que nuestros coches consuman menos energía (ya sea combustible, o electricidad almacenada en baterías). Otro de los retos pasará por conseguir que, elementos que consumen energía, sean capaces de recuperarla de alguna forma (aunque no llegue a su totalidad, lo cual solo sucedería en entornos ideales en los que parte de la energía no se pierde), de manera que su consumo efectivo sea menor.

Audi nos presentó este año un avance muy interesante, de sistemas de amortiguadores, y estabilizadoras activas, capaces de recuperar energía en los baches, y a su vez emplear esa energía en el trabajo de los sistemas de suspensiones adaptativas. Un año atrás, Mercedes-Benz ya nos presentó un prototipo (el G-Code Concept) capaz de recuperar energía del rebote de los amortiguadores, de la luz del Sol sobre su carrocería, e incluso de la energía electrostática que se genera en la carrocería por el propio rozamiento con el aire.

Artículo relacionado: Un bache, un watio: así genera electricidad la nueva suspensión electromecánica de Audi.

En Diariomotor: