Para llegar primero; primero hay que llegar

 |  @X3Humberto  | 

La célebre frase que inmortalizó el maestro Juan Manuel Fangio, el más grande de cualquier época, retomó su vigencia en el reciente Gran Premio de Malasia. Desde el viernes, Lewis Hamilton exhibió un nivel impresionante, lo que confirmó el sábado al realizar la pole y posteriormente al imponer su ritmo mientras comandaba la carrera. Todo parecía un fin de semana perfecto para el campeón mundial, sin embargo, un capricho del destino, y de su motor Mercedes, lo dejó sin nada. Pero Hamilton no es el único que figura en el cuadro de los "casi" ganadores, la lista incluye a varios nombres ilustres.

Por supuesto que la debacle, mientras todo parecía bajo control, resulta más dramática si influye en la carrera por el título, tal como le sucedió a Hamilton este fin de semana, pero también debe ser amargo abandonar a pocos metros de la meta, cuando ya se respiraba el aroma del champán, o se imaginaba en lo más alto del podio, escuchando el himno nacional de fondo y además se repasaba mentalmente el discurso que se daría a los medios. Para al final retornar a boxes, arrastrando los pasos y con los sueños desechos por un evento que no estaba en el guión.

Esta selección fue realizada por la publicación alemana Motorsport Total, pero para los seguidores de Diariomotor Competición, además de los citados eventos, se les presenta el vídeo, sin duda el documento que adiciona mayor dramatismo.

El campeón Lewis Hamilton abre la lista ya que con su descalabro mecánico propició que los recuerdos de hechos similares retornaran a la mente de los seguidores de la Fórmula 1.

De allí la memoria se traslada al Gran Premio de Alemania de 1996. A falta de tres vueltas para terminar la carrera, el austriaco Gerhard Berger marcha en punta mientras Damon Hill se mantiene en su estela. El motor Renault del Benetton no soporta más castigo y se rinde, exteriorizando su lamento en una gran nube de humo blanco.

El caso de Nigel Mansell en el Gran Premio de Canadá 1991 es un clásico si se habla de "casi victoria". El inglés tenía el triunfo asegurado y solo debía completar la distancia con comodidad... pero ralentizó tanto su ritmo, para saludar a las tribunas y realizar gestos anticipando su triunfo, que la electrónica del Williams determinó que había un problema y decidió apagar el motor para evitar males mayores. Las imágenes han quedado para la posteridad. Nadie creía lo que sucedía porque los rivales estaban a una vuelta de distancia, pero ocurrió. Nelson Piquet se tropezó con la victoria, segundo llegó Stefano Módena con un Tyrrell y Ricardo Patrese con el otro Williams completó el podio.

En el Gran Premio de Europa 2005, el finlandés Kimi Räikkönen asumió el control de la carrera en los primeros compases, no obstante sometió a sus neumáticos a ritmos y frenadas muy salvajes. Como en aquella temporada estaba prohibido cambiar gomas, había que esperar la autorización de un comisario de la FIA en caso de fuerza mayor, la agonía de los Michelín de Räikkönen mantuvo en vilo a los espectadores. A falta de una vuelta cede la suspensión delantera del McLaren MP4/20 y le arranca la victoria al piloto finlandés para cederla a Fernando Alonso.

De mayor nivel dramático, por lo que estaba en juego, resultó el Gran Premio de Japón en su edición 2006. Michael Schumacher se encaminaba a su tercera victoria consecutiva, la cual le aproximaría al título, pero el motor de su Ferrari 248F1 estalló. La victoria, y a la postre el campeonato, fue a parar a Fernando Alonso.

En tanto, en el Gran Premio de España 2001, el finlandés Mika Hakkinen se encaminaba a una fácil victoria, pero cuando inició la última vuelta, el embrague de su McLaren falló y lo obligó a abandonar. Como dicen en mi pueblo: "Tanto nadar para morir en la orilla", porque a pesar de mantener a distancia a Michael Schumacher, el triunfo fue a parar a los predios del alemán, seguido por Juan Pablo Montoya y completó el podio Jacques Villeneuve.

En el 2008 Felipe Massa ha podido ganar el título de forma fácil, pero una serie de eventos desafortunados se encargaron de no concedérselo. En Hungría, el brasileño iba encaminado a la victoria, la cuarta en su casillero, pero a dos vueltas del final su F2008 empezó a expulsar humo desde el motor. Ferrari se había ganado la fama de poseer una sólida fiabilidad en sus monoplazas, sin embargo, cuando fallaban, como en el caso de Schumacher 2006, era en grande. El trofeo de la victoria fue a parar a las manos de Heikki Kovalainen y el segundo lugar fue para Timo Glock.

Otra carrera que en el papel lucía de trámite, ya que los favoritos para ganar se habían retirado temprano, fue el Gran Premio de Italia de 1995. Los Ferrari 412T2 de Jean Alesi y de Gerard Berger no parecian tener rivales, pero la cámara instalada en el coche del francés se desprendió y fue a parar a la suspensión delantera de su compañero, eliminando sus posibilidades. Siete vueltas después, los frenos del Ferrari de Alesi colapsaron y le obligan a abandonar. Cuando todo apuntaba a un doblete de leyenda, el resultado fue un increíble cero.

Y para cerrar otra icónica carrera que parecía una victoria y no fue. El Gran Premio de Hungría 1997 tendría como principal protagonista al campeón Damon Hill y su Arrows Yamaha. El piloto inglés llegó a sacar hasta 35 segundos de ventaja a falta de tres vueltas para finalizar y había dejado atrás a Michael Schumacher y a Jacques Villeneuve, quienes no pudieron descifrar la magnífica gestión de neumáticos que implementó Hill esa tarde. Pero el Arrows A18 comenzó a dar síntomas de problemas, el acelerador se comportaba extraño y a falta de dos vueltas la caja de cambios no entraba en algunas marchas. Un imprudente problema hidráulico se antojó de acabar con las ilusiones de Damon Hill y de su equipo, concediendo en bandeja de plata el triunfo a Jacques Villeneuve.

Lee a continuación: El Gran Premio de Malasia desde dentro – Domingo

Lewis Carl Davidson Hamilton es un piloto de Fórmula 1. Su título de 2017 le permitió convertirse en el piloto británico más exitoso dentro de la categoría reina del automovilismo. En cada una de sus once campañas en la categoría ha ...

  • Jacobo87

    Muy célebres todas estas. Pero la historia de la F1 está plagada de momento tan dramáticos como estos.

    Aporto el GP de Italia de 1967 donde Jim CLark pierde la victoria sobre la línea de meta sin combustible.

    https://www.youtube.com/watch?v=G8JhWyxekzQ

    O la primera victoria de Mika Hakkinen en Jerez 1997, GP que cerraba el año y famoso por el incidente con el Kaiser. Jacques pierde la victoria en la última vuelta con el coche dañado, pero no le importó mucho ya que el tercer puesto le seguía valiendo para ser campeón:

    https://www.youtube.com/watch?v=ev_il8RMeag

  • 1Up

    Pero es que la que "le montó" la electrónica a Mansell no tiene nombre!

    • M.A.

      Lo tiene, pero en un foro de gente educada está fuera de lugar.

  • ikki Power

    To recordaba la de Hackney sobretodo y la alegría que me dio porque eso beneficiaba al káiser.
    Por otro lado el mal recuerdo de suzuka 2 006, también fue importante

    • SCH7

      Suzuka 2006 sí que fue dolorosa para los que seguíamos al Kaiser. Hasta el día de hoy me acuerdo dónde estaba y cómo reaccioné cuando el motor del Ferrari comenzó a escupir humo...

      • Jacobo87

        Aquella segunda mitad de 2006; se vió un Schumi imperial, a pesar de estar ya de vuelta de todo y con 7 títulos en el zurrón... Y ya lo de Brasil es para enseñar en las escuelas.

        • SCH7

          Brasil fue una despedida a lo grande! Recuerdo como llegué desconsolado a ver esa carrera (era un adolescente y desde mi infancia seguía al Kaiser) y lo orgulloso que me dejó ver esa actuación, fue casi como haber ganado el campeonato.

      • Kmp787

        Me fastidió a mi, que no era fan de Michael... para los que le seguís debió ser durísimo ver un final (porque no se sabía que volvería en 2010) tan dramático.

        En Brasil el destino también quiso ser injusto con él en forma de avería en la crono y pinchazo en carrera, pero se resarció como hacen las leyendas: haciendo una exhibición de pilotaje como pocas se habían visto.

        Como dice Jacobo87, esa carrera es digna de enseñar en las escuelas y añado que no sólo por exhibir un talento portentoso sino por demostrar una gran fortaleza mental también.

  • M.A.

    Hay muchas y muy dramáticas. Recuerdo una de Lauda en Kyalami en 1983, en la que era la 3ª ó 4ª carrera del motor TAG (aunque creo que marchaba 2º...)
    De las arriba citadas, no puedo por menos que señalar que dos de ellas (una 100% seguro) costaron dos titulos de pilotos para la Scuderia. Por tanto al dramatismo de perder la victoria, se añade a posteriori saber que esos puntos habrian coronado al piloto.
    Y fuera de la F1, imposible no mencionar el final de Le Mans 2016. Quedará para los anales. Igual que el de Sainz en aquel RAC 1998.
    Son las grandezas y las miserias de la competición.

  • Trollman

    Aunque estamos hablando de F1, uno de los momentos que recuerdo con mayor claridad se dió en el marco de la IRL (Indycar) en la temporada 2007. En la final (óvalo de Chicago) Franchitti y Dixon eran contendientes al campeonato con mínima diferencia de puntos; quien llegara por delante de su rival se coronaba campeón. Al iniciar la última vuelta Dixon marchaba en primer lugar y Franchitti era segundo. Al llegar a la tercera curva (de cuatro) el auto de Dixon se queda sin combustible y Franchitti gana la carrera y le arrebata el campeonato a Dixon.

  • Dinotuchi

    ¡Ay Dios...! ¿Para qué habré entrado a la nota?

    En fin.
    Buenos Aires 1974. Carlos Reutemann girando en LA ÚLTIMA VUELTA del GP de casa.
    El BT 44 se quedó sin combustible. DIOSSSSSSSSSSSSSSSS

    Dos horas para aplaudir, dos minutos para llorar
    http://www.f1-web.com.ar/argentina74.htm

    • Humberto

      Esa también fue muy dura, sobre todo para los argentinos. Ochenta mil personas en el circuito 17 de Octubre de Buenos Aires, incluyendo a Juan Domingo Perón y a Juan Manuel Fangio. Sería la primera victoria de Reutemann, quien disfrutaba de una gran ventaja a falta de tres vueltas, pero sucedió lo de la toma dinámica de aire y lo que vino después fue la calamidad.

      Por cierto que esa crónica del desaparecido periodista argentino Carlos Thiery fue objeto de muchas críticas por parte de sus lectores ya que en esos años no se toleraban las derrotas. El argumento de las quejas era que las buenas actuaciones sin victoria no sirven de nada. ¿Cuándo va a ganar una carrera el tal Reutemann?

      La respuesta de la publicación El Gráfico estuvo a cargo de Carlos Fontarrosa, su director, y fue un editorial impactante y aleccionador, un ejemplo de periodismo, porque defendió las virtudes del piloto y se puso en contra de la opinión de sus propios lectores. El tiempo le concedió la razón.

      Un saludo Dinotuchi. Agradecido por el valioso aporte y por el recuerdo.

    • M.A.

      Cierto, Dino. Algunos recuerdos aún duelen.
      A dos minutos de ser simplemente apoteosico.... resulto el drama más cruel.
      El "Lole" mereció haberse llevado ese triunfo, y toda la afición argentina celebrarlo como solo ustedes saben (un poco por exceso, tambien, pero es parte del caracter, NO?)
      Un saludo colega.

      • Dinotuchi

        Es la marca de la casa.
        Ese bendito "crisol de razas", a veces...
        Pero se ve que es lo que se obtiene de mezclar en partes casi iguales a españoles, italianos, franceses, alemanes (que se quisieron mantener apartados, pero no pudieron y los trajimos para el lado oscuro también), sirios, suizos, libios, polacos, lituanos y croatas, con los pobladores que ya estaban de antes. Salimos, nosotros.

        Y todavía no tenemos claro si el experimento es de veras exitoso, pero parece que ya no hay vuelta atrás.
        😀 😀 😀 😀 😀

        Saludos M.A.
        Saludos Humberto

        Buenos días desde el otro lado del charco.

        • M.A.

          Bueeeeno.... algun argentino bueno salió.... no?
          El Quino, Les Luthiers..... (en la sección de humor son de entre mis favoritos)
          Buenos dias para usted, buenas tardes para mi, como decian otros humoristas, en este caso españoles; los Gomaespuma.

  • Muy mal, que poca profesionalidad. La de Schumacher en 2006 no debería estar aquí, todo el mundo sabe que fue gracias a los superpoderes de Alonso, lo deja bien claro Maese Lobato en el vídeo.