ESPACIOS
COMPETICIÓN
Cerrar CERRAR
Competición

4 MIN

Edoardo Mortara vence y Marco Wittmann se lleva el título

La resolución del título del DTM se hizo esperar hasta el último momento y tras una carrera repleta de acción y a pesar de la victoria de Edoardo Mortara, Marco Wittmann obtuvo el título de la temporada 2016, el segundo de su carrera deportiva en el DTM, al terminar cuarto. Al piloto de BMW le servía un quinto puesto para proclamarse campeón y con prácticamente todos los coches de la marca tras él, listos para protegerle, ni siquiera el triunfo de su rival en la lucha por el título llegó a poner nerviosos a los hombres de la marca de Münich, que tuvieron la carrera bajo control en todo momento. Tras Mortara y por delante de Wittmann, Christian Vietoris y Paul di Resta se subieron al podio.

Tras la pole position obtenida ayer en el que es su último fin de semana en el DTM tras tomar la decisión de centrarse en la Fórmula E, António Felix da Costa repitió en la segunda carrera del fin de semana. El piloto portugués partió con energía pero en una lucha con Gary Paffett, el piloto británico golpeó al hombre de la pole, que fue el principal perjudicado. Dirección de carrera consideró que era culpa del piloto de Mercedes y este se llevó una sanción en forma de drive through, lo que descartaba de la zona de cabeza a un hombre que complicaba la vida a los candidatos al título.

Precisamente Edoardo Mortara no tuvo una salida excelente pero cumplió con lo más importante al evitar verse envuelto en situaciones que pudieran dañar su coche o hacerle trompear. Sobreviviendo, el italiano seguiría teniendo opciones. El siguiente paso fue adelantar a Tom Blomqvist, que golpeó al paladín de Audi, hecho que generó suspicacias y protestas en el campo de la marca de los cuatro aros. Afortunadamente, ninguno de los coches quedó dañado y la pérdida de tiempo fue mínima, logrando además Mortara dar cuenta de Blomqvist y lanzándose a por Wittmann.

Consciente de la necesidad imperiosa no solo de terminar por delante de Wittmann sino de vencer y esperar los problemas de su rival, Mortara lo dio todo para llegar hasta el BMW y adelantarle. Lo hizo saliendo de la horquilla, por aceleración y tras haberse preparado muy bien la maniobra teniendo en cuenta las posiciones de entrada y de salida. Con Mortara delante y Wittmann tras él, Audi habría podido jugar sus cartas como marca… en caso de haber tenido algún coche en la zona alta. Pero el primero de sus coches más allá de Mortara estaba en décimo cuarta posición.

En Audi lo único que podían hacer era causar tráfico con sus coches durante las paradas de los rivales, pero conscientes de ello, tanto en BMW como en Mercedes intentaron esperar lo máximo posible a parar a boxes para eliminar las posibilidades de ser fastidiados por alguna jugada de los aspirantes al título. La excepción fue Christian Vietoris, que sí entró a boxes más pronto que los demás, esperando que la estrategia distinta diera sus frutos. Al final, acabó funcionando y el piloto de Mercedes acabó aupándose hasta la tercera posición final.

Tras las paradas a boxes, Wittmann volvía en quinto puesto pero las órdenes de equipo en BMW le ayudaron a subir hasta el cuarto puesto con Blomqvist cediendo ante su compañero de marca. Por detrás suyo, Maxime Martin y Timo Glock mantenían al número 11 entre algodones, mientras Mortara solo podía tirar hacia adelante y traer la inevitable conclusión a una carrera en la que él fue el máximo dominador pero donde realmente necesitaba algo más que ganar. Tras él, Paffett y Di Resta completaron el podio, con Wittmann cuarto con el título de campeón. Miguel Molina fue décimo cuarto y Dani Juncadella tuvo que retirarse.

Aunque Mortara no pudo llevarse el título de pilotos, en el apartado de equipos y de marcas, Audi se llevó sendos títulos que por lo menos mitigan el golpe de ganar la última carrera sin llevarse el título más mediático del campeonato.

Cargando...