Kyle Busch se lleva su 199ª victoria en NASCAR

 | 

El renovado circuito de Phoenix volvió a la senda de NASCAR apenas cuatro meses después de su última aparición. Cambiaron algunos elementos de acción, protagonistas y distintos problemas, transformados en algún que inoportunos pinchazos fruto de la particular configuración del trazado desértico. Lo que no cambió fue el nombre del vencedor, que volvió a ser Kyle Busch. El piloto de Gibbs sigue en racha y estrenó su palmarés de 2019 en la Monster Energy Cup Series después de varios triunfos en Xfinity y Trucks, en una cita en la que solo aparecieron los temidos 36 coches poseedores de un charter y que escenifica la crisis del campeonato.

Chase Elliott adelantó a Ryan Blaney antes de tiempo en la salida y recibió una sanción por ello, permitiendo la escapada de Blaney y de Kyle Busch en los primeros metros. El Penske y el Gibbs tomaron rápidamente un par de segundos sobre Brad Keselowski, a su vez dejando lejos a la pelea por la cuarta posición inicialmente ocupada por Alex Bowman y William Byron. Los Hendrick aguantaron un poco el ritmo de los Toyota y Ford aunque acabaron siendo relegados por Martin Truex Jr., Denny Hamlin, Kevin Harvick y Joey Logano en la parte alta de la clasificación.

Kyle Busch acabó pasando a Blaney a mitad del primer segmento justo antes de que Erik Jones pinchase y se fuera al muro. Hamlin, Austin Dillon y Jimmie Johnson pusieron dos neumáticos y fueron consiguientemente apartados por los líderes, en especial de un Kyle Busch que mantuvo su dominio provisional. Keselowski interrumpió dicho dominio al pinchar cerca del final de la primera parte, esquivándole por poco Ryan Preece. Diez pilotos se quedaron fuera en la bandera amarilla y prefirieron sumar puntos de Stage, ganando Blaney por delante de Aric Almirola, Logano, Bowman y Kyle Busch, el primero de los que había parado.

Ty Dillon no cambió neumáticos en boxes y salió por delante de Logano, Blaney, Kyle Larson y demás pilotos que sí entraron. Kyle Busch y Harvick resalieron en la primera fila y Clint Bowyer se coló entre ambos campeones, siguiéndoles de cerca Truex, Hamlin y otros nombres hábiles que preferían posición en pista como Ryan Newman y Kurt Busch. Daniel Suárez se quedó tirado durante una caution y pasó a pelear por el lucky dog con Keselowski (31ºy 32º), cazando a los pilotos traseros con el paso de las vueltas mientras Jones seguía en carrera a siete giros de los líderes.

El calmado segundo segmento prosiguió su camino con mayor autoritarismo en cabeza del menor de los Busch, que llegó a adquirir cuatro segundos de ventaja sobre Bowyer y navegó bien en el mundo de los doblados. Bowman se accidentó con el tercer pinchazo del día a falta de solo tres vueltas para el final del primer segmento, que acabó ganando Busch sin problemas el segundo segmento seguido de Bowyer, Harvick, Truex y Hamlin. Todos ellos mantuvieron posiciones en el pit lane.

Michael McDowell se accidentó en la resalida siguiente y David Ragan se lo llevó por delante en un mal fin de semana de Front Row, culminado para McDowell después de la pelea con Suárez en la clasificación del viernes. Bowman se llevó un segundo pinchazo en solitario en otro día desperdiciado y la siguiente bandera amarilla añadió variedad en las estrategias. Johnson iba cuarto y apostó a una posible victoria al poner solo dos gomas en boxes, realizando el mismo camino Austin Dillon. El de Childress cayó rápidamente y el de Hendrick pudo aguantar un poco más, perdiendo solo ante Kyle Busch y Bowyer después de unas vueltas nada despreciables.

Johnson pudo aguantar encarando el último tercio hasta que trompeó su compañero Elliott, que había vuelto al top 10 después de la sanción inicial en una remontada paciente. Daniel Hemric no paró en boxes y Austin Dillon pasó sin cambiar neumáticos, encabezando los dos Childress la parrilla fugazmente justo antes de que Ryan Preece fuera empotrado por Suárez en la antigua recta de meta. Preece colisionó él solo justo después en una segunda caution consecutiva que reforzó la posición delantera de pilotos como Almirola y Blaney, líderes provisionales antes de que volviera Kyle Busch arriba.

Blaney se atrevió con un exterior que le salió muy bien y rebasó de forma valiente a Almirola por el liderato, tomando un hueco que le vendría bien respecto al de Stewart-Haas. Busch cazó a Almirola y empezó a recortarle terreno a Blaney entre doblados, dejando ambos muy lejos a Almirola y al resistente Austin Dillon. Truex se fue a por el top 5 mientras Larson, Kurt Busch y el dañado Johnson seguían el ritmo en tanda larga. Johnson tenía dificultades tras un toque de Harvick que envió atrás al #4, regresando el campeón de 2014 a la zona alta con mucha calma.

Kyle Busch recortó tanto a Blaney que acabó atrapando al de Penske y le pasó a falta de 18 vueltas, cabalgando hacia el primer triunfo del año en la Cup Series después de varias victorias en la Xfinity y en la Truck Series (incluyendo el doblete en Phoenix). Truex le dio el doblete a Gibbs al adelantar a Blaney en la parte final de carrera, cerrando el top 5 unos constantes Almirola y Hamlin. Harvick finalizó noveno en su breve remontada, Elliott fue 14º en la suya propia y Ty Dillon sacó un valioso 15º. Keselowski (19º), Austin Dillon (21º después de pasar por boxes con problemas) y el accidentado Suárez (23º) fueron algunos de los doblados.

Lee a continuación: Thunderdome, el olvidado sueño australiano de la NASCAR [Vídeo]