8 coches clásicos apasionantes que el aficionado de a pie ya no puede permitirse

Sergio Álvarez  |  @sergioalvarez88  | 

Nací a finales de los años 80, y desde que tengo memoria, fui un apasionado de los coches. Con apenas 6 o 7 años ya manejaba el volante de nuestro Rover 114 por las calles del barrio, mientras mi padre controlaba el cambio y los pedales. Aprendí los números mirando las matrículas de los coches aparcados y la pared de mi habitación estaba forrada de coches apasionantes - de pequeño solía prometer que cuando fuera mayor tendría un Ford Escort RS Cosworth o un Lancia Delta Integrale. Incluso siendo un niño reconocía que sería complicado ser el dueño de un Ferrari F50 (me fascinaba) o del rapidísimo McLaren F1.

La fatídica burbuja de los coches clásicos y de segunda mano

Casi tres décadas después, con un trabajo estable y unos ingresos modestos, pensé que la hora de cumplir mi sueño habría llegado. Cual fue mi sorpresa al comprobar que en el mercado de segunda mano se piden verdaderas fortunas por coches como el BMW M3 E36 o el Honda S2000, ambos muy cerca de la barrera de los 20.000 euros. Una barrera que a muchos ya no llegamos si hablamos de un coche nuevo, y es aún menos lógica en un youngtimer de segunda mano - al que hay que dar de beber y del que no se puede esperar la misma fiabilidad que un coche nuevo, debido a los inevitables achaques de la edad.

 title=

Ciertos clásicos han visto duplicado - o incluso triplicado - su precio en el mercado secundario en apenas dos o tres años.

La burbuja de precios está cómodamente instalada en el mercado de segunda mano - recordad que se venden aproximadamente dos coches de segunda mano por cada coche nuevo - y aunque afecta especialmente a clásicos, youngtimers y coches interesantes, es patente en ciertos compactos o utilitarios comunes, cuyo valor es anormalmente elevado en relación a su edad y kilometraje. Tenéis muchos ejemplos en mente, así que sólo ejemplificaré esta afirmación con un coche: los Volkswagen Golf Mk4 con motor 1.9 TDI. Esta burbuja de precios es la clara evidencia de que el mercado del automóvil en España no está ni mucho menos saneado.

No vamos a entrar en detalle en las razones de esta "burbuja de precios", pero dos causas que me vienen a la mente son tipos de interés muy bajos y la insuficiente recuperación de poder adquisitivo por parte de los ciudadanos - que nada tiene que ver con el mediático progreso de los datos macroeconómicos, en boca de cualquier político con ínfulas. Volviendo a poner el foco en los clásicos y youngtimers, su alza en precios es consecuencia de varios factores objetivos... y otros tantos subjetivos. Uno de los más objetivos es la escasez: son coches en número decreciente, que nunca volverán a ser fabricados.

 title=

Cualquier burbuja de precios es un claro síntoma de problemas estructurales en un mercado.

El otro factor objetivo es el aumento de la demanda como instrumento de inversión: si el mercado digiere casi cualquier incremento de precios y los instrumentos financieros comunes apenas ofrecen rendimiento, tiene más sentido invertir en coches clásicos que en productos bancarios a renta fija. La bola de nieve se hace más grande y prácticamente cualquier coche clásico se convierte en una forma segura de recuperar el dinero invertido. Todo propietario "avispado" trata de hacer caja en este frenesí, dándole un valor artificial incluso a coches que intrínsecamente no lo poseen.

¿Y sabéis quién paga esto, verdad? El aficionado que lleva años ahorrando poco a poco para comprarse un Porsche 911 o un BMW M3 E30, y que ve como en apenas dos años, tiene que doblar el dinero ahorrado para poder permitirse el coche de sus sueños. Estos son algunos clásicos apasionantes que el aficionado de a pie ya no puede permitirse.

1) BMW M3 E30

El rey de la burbuja. Los precios en el mercado de segunda mano superan ampliamente los 50.000 euros, más que un BMW M3 E92 con apenas 10 años y casi tanto como un Porsche 718 Cayman a estrenar. Los BMW M3 E30 están animados por un motor de 2,3 litros, un S14 capaz de desarrollar 195 CV en sus versiones básicas. Sus versiones Evolution y Sport Evolution son mucho más escasas (apenas 600 unidades en el caso del segundo), y en el último caso disfrutan de 238 CV de potencia, cortesía de un 2,5 de cuatro cilindros. Hace apenas unos años eran clásicos reconocidos, pero su valor apenas superaba los 15.000 euros. Buena suerte encontrando unidades por menos de 45.000 euros.

 title=

El BMW M3 E36 (y una parte importante de los E36) también están sufriendo espectaculares incrementos de precio.

2) Cualquier Porsche 911 refrigerado por aire

Los Porsche 911 viven una burbuja de libro, y son coches que desgraciadamente para el común de los mortales, son ya inaccesibles. Recuerdo que hace tres o cuatro años, cuando comencé a buscar un clásico, aún se podía encontrar algún Carrera de los años 80 por poco más de 20.000 euros - y su precio ya estaba en pleno ascenso. Hoy en día es imposible encontrar cualquier Porsche 993 por menos de 50.000 euros. Incluso los "patito feo", los Porsche 996 - los primeros refrigerados por agua - han explotado en precio, situándose por encima de los más modernos y objetivamente mejores Porsche 997 del Siglo XXI.

 title=

3) Lancia Delta Integrale

Hasta hace apenas un par de años era posible encontrar un buen ejemplar de Lancia Delta Integrale por menos de 15.000 euros. Sin embargo, su demanda al otro lado del charco y su pedigrí de competición - la era dorada de una marca ya prácticamente extinta - ha empujado el valor de las mejores unidades por encima de los 40.000 euros. Aún existen unidades a precios algo más razonables, pero suelen tener kilometrajes elevados o modificaciones importantes. Los ejemplares más cotizados son los últimos Integrale con culata de 16 válvulas, especialmente los Evoluzione. Los Delta HF Turbo aún tienen precios razonables, en torno a los 6.000€.

 title=

El precio de los clásicos es también sensible al estado del coche. Un clásico en perfecto estado comanda precios muy superiores al precio de mercado del modelo en cuestión.

4) Honda S2000

El primer japonés de esta lista es un rabioso roadster equipado con uno de los mejores motores fabricados por Honda, un 2.0 VTEC capaz de girar a 9.000 rpm, desarrollando 240 CV de potencia sin necesidad de sobrealimentación. Un motor montado en un chasis deportivo, ligero y equilibrado, logrando esa perfecta armonía dinámica de la que pocos coches pueden presumir. Lejos quedaron los tiempos en los que se podían encontrar por menos de 10.000 euros. Hoy en día su precio de mercado supera los 20.000 euros, pese a ser un coche cuyas unidades más antiguas aún no han cumplido los 20 años. Una verdadera pena.

 title=

5) Mercedes 500 E W124

Este caso es especialmente doloroso. Era uno de los coches que valoraba seriamente como clásico de diario. Es una berlina deportiva desarrollada por Porsche y Mercedes, construida a mano en Zuffenhausen y equipada con un sedoso pero contundente 5.0 V8 de 326 CV de potencia. Coches complejos y caros de mantener, pero a precios por debajo de los 7.000 euros compras interesantes. Su valor parece haberse multiplicado por tres en los últimos dos o tres años, y es imposible encontrarlos por menos de 20.000 euros en un estado aceptable. Una buena unidad comanda precios superiores a los 30.000 euros. ¿Cómo es posible?

 title=

Recordad que la definición de precio es "cantidad de dinero que alguien está dispuesto a pagar por un determinado bien o servicio". No mide el valor intrínseco del coche.

6) Ford Escort Cosworth

Otro clásico con el que empapelaba mis paredes cuando era pequeño. El último Ford firmado por Cosworth es un coche de rallyes matriculado, con un bloque motor legendario - nada menos que el Cosworth YB - y un sistema de tracción integral permanente. Un coche que además atrapaba todas las miradas gracias a su prodigioso kit aerodinámica y a ese inconfundible alerón trasera con un soporte central. Son coches agradecidos a la hora de ser preparados y fueron producidos en una tirada bastante limitada - de hecho, las 2.500 primeras unidades fueron fabricadas para homologar el Escort Cosworth de rallye. Complicado encontrar una unidad por menos de 25.000 euros hoy en día.

 title=

7) Renault Clio Williams

Renault solamente tenía pensado fabricar 3.800 unidades del Clio Williams, pero terminó fabricando más de 12.000 entre los años 1994 y 1998. El nombre Williams era un homenaje a la escudería de Fórmula 1, propulsada en aquella época por motores Renault. A pesar de que Williams no tuvo nada que ver en el desarrollo de este pequeño GTI, el mundo cayó rendido ante sus llantas Speedline doradas, su pintura azul y sus 150 CV rabiosos, procedentes del mítico F7R de 2,0 litros. Su precio actual - ¿estás sentado? - ronda los 25.000 euros en el mercado de segunda mano. Sí, también me he espantado al conocer los precios de este utilitario GTI.

 title=

Cuando el anuncio que estás leyendo incluye la frase "valor en alza", sabes que el precio final va a estar más que inflado.

8) Honda NSX

El Honda NSX fue el primer superdeportivo de motor central que se pudo utilizar a diario. Un deportivo con las prestaciones de un Ferrari, y la fiabilidad y comodidad de un Honda Civic. El gran Ayrton Senna fue clave en su puesta a punto. Su motor V6 VTEC de 3,0 litros desarrollaba 280 CV, que cantaban mejor que una soprano italiana. Hace unos años era posible adquirir uno de estos deportivos por precios en torno a los 20.000 euros. Aunque no eran especialmente baratos, hoy en día resulta imposible encontrar una unidad por menos de 50.000 euros en España - y en otros países europeos son aún más caras.

 title=

Podríamos seguir con más ejemplos, pero serían quizá algo más rebuscados. Hemos querido limitarnos a coches que excluyen al grueso de aficionados al motor clásico. El problema también radica en esos coches apasionantes que aún estando al alcance de algunos aficionados, han visto su precio multiplicado en los últimos años. Hablo por ejemplo de los Nissan 300ZX o los Nissan Silvia - muy buscados para la práctica del drifting, y en muchas ocasiones preparados hasta arriba. Otras gangas de antaño ya no lo son tanto, como los Volkswagen Golf GTI Mk2, los Peugeot 205 GTi o los Renault 5 GT Turbo.

Vídeo destacado del Renault Clio

Lee a continuación: ¡Filtrado! Así es el nuevo Porsche 911 GT3 RS, 520 CV para el súmum de la pureza dinámica en Porsche

El Clio es un utilitario disponible únicamente en versión de 5 puertas, que destaca por una oferta de propulsores gasolina de última generación y la posibilidad de escoger un cambio automático de doble embrague

Ver todos los comentarios 19

        El Clio es un utilitario disponible únicamente en versión de 5 puertas, que destaca por una oferta de propulsores gasolina de última generación y la posibilidad de escoger un cambio automático de doble embrague