Cerrar CERRAR

Habrá un nuevo carnet de conducir y será indispensable para usar superdeportivos en vías públicas. ¿Llegará a España?

Conducir un coche deportivo de altísimas prestaciones no está al alcance de todos por motivos económicos. Sin embargo, tener mucho dinero no garantiza la responsabilidad y el sentido común al volante. Hay un país cuyo gobierno, consciente de ello, acaba de aprobar un nuevo permiso de conducción que será obligatorio para aquellas personas que deseen circular con automóviles de rendimiento superlativo. Hablamos de Australia y es muy probable que sólo sea la primera nación en exigir oficialmente una licencia especial para usar esta clase de vehículos.

En las manos incorrectas, un superdeportivo puede ser muy peligroso. Se trata más de templanza y compromiso con la seguridad vial que de habilidad. Es por ello que, a partir del 1 de enero de 2024, los australianos habrán de pasar por una especie de curso de concienciación que incluirá exámenes y ejercicios de tipo teórico, siempre y cuando quieran manejar turismos o SUV con una relación entre peso bruto y potencia que sea superior a los 370 CV por tonelada.

El objetivo del nuevo carnet y, sobre todo, del proceso necesario para su obtención es que los usuarios y/o propietarios de tales coches sean conscientes de los riesgos que entraña su conducción, fruto de su capacidad de aceleración y concepción general. Aunque la medida sólo afectará inicialmente a una región de nuestras antípodas, la bautizada como Clase U, que abarcará conocimientos básicos sobre el control de estos vehículos tan especiales, costosos y rápidos, podría reproducirse más pronto que tarde en Europa por los países más progresistas del continente. Sin embargo, España no se ha pronunciado, de momento, al respecto.

Un atropello, el motivo de una prohibición parcial que afecta a decenas de modelos de las marcas más exclusivas del mundo

En verano de 2022, el conductor de un Lamborghini Huracán perdió el control de su coche en Adelaida y arrolló mortalmente a una niña de 15 años que se encontraba en la acera. El caso de Sophia Naismith sería la chispa que encendería la llama de una cruzada institucional y mediática contra los automóviles de muy alto rendimiento, si bien sus ventas no se han resentido. En cualquier caso, la implementación de esta norma no tendrá marcha atrás y no atenderla (no disponer del carnet en cuestión) supondrá duras sanciones por negligencia. Ya no digamos si acaban en tragedia: hasta cinco años de prisión (siete si hay reincidencia, alcohol o drogas de por medio). En otras palabras, pasará a ser un delito grave.

Con base en las nuevas consideraciones, conducir modelos con independencia de su sistema de propulsión de fabricantes como Ferrari, Porsche, Aston Martin, Koenigsegg, Bugatti, Pagani, Lamborghini, McLaren, Rimac e incluso Tesla hará que más de un cliente se piense dos veces el vehículo que adquiere en Australia. Al fin y al cabo, coches como un BMW M8 o un Mercedes-AMG GT R no entran, por poco, en la ecuación. Además, se prohibirá la desactivación de los asistentes electrónicos.

Foto de Javier Montoro

Javier Montoro

Nací en Valencia en 1994. Antes de empezar a andar, ya demostraba mucho interés por los coches, algo que heredé de mi abuelo. Tras estudiar ADE, me mudé a Madrid y me especialicé académica y profesionalmente en la industria automovilística, donde siempre me siento feliz y aprendiz. Llevo varios años escribiendo sobre el mundo del motor e intento contagiar a quienes me leen de mi entusiasmo por unas máquinas que, en mi opinión, constituyen un estilo de vida más que un mero medio de transporte.

Cargando...