El Opel Grandland X tiene un arma para enfrentarse al barro, a la nieve y a la arena: el Opel IntelliGrip

 |  @HerraizM  | 

Opel está actualmente promocionando el Opel Grandland X, un SUV de tamaño mediano que e enfrenta a coches como el SEAT Ateca, el Peugeot 3008 o el Renault Kadjar. En esta nueva campaña Opel se vale del sistema IntelliGrip para invitarnos a pensar en este crossover como un coche con cierta vocación aventurera, dispuesto a mancharse de barro, pero… ¿Qué es exactamente eso del IntelliGrip? Hora de descubrirlo.

Si eres habitual de zonas con baja adherencia monta neumáticos M&S

El sistema IntelliGrip de Opel es un selector de modos de conducción que se encarga de actuar sobre el ESP y el control de tracción para ofrecernos un mejor comportamiento sobre superficies resbaladizas. No tiene la eficacia de un sistema de tracción total pero puede ayudarnos a salir de algún entuerto o afrontar con mayor tranquilidad algún camino fuera del asfalto.

Opel cuenta en el Grandland X con un sistema que adapta la entrega de par y el comportamiento del ESP y del control de tracción para mejorar la tracción frentre a superficies deslizantes.

Este sistema cuenta con un total de 5 modos de conducción, con un modo “normal”, un modo nieve, un modo barro, un modo arena y la posibilidad de desactivar el ESP y el control de tracción hasta los 50 km/h. Cada uno de estos modos adecua el deslizamiento de las ruedas y la entrega de potencia para conseguir una mejor tracción.

Por ahora Opel España no nos ha comunicado el precio adicional de esta opción

Este sistema está disponible con todas las motorizaciones de la gama del Opel Grandland X, acudiendo a la opción de equipamiento Grip & Go aunque desde Opel España aún no ha detallado su presencia en el catálogo de opciones del modelo, su sobrecoste o su presencia o no en los diferentes acabados.

Si estás pensando en comprar un Opel Grandland X actualmente está en promoción con un precio de partida de 22.300 euros. En nuestra guía de compra de SUV compactos te detallamos todas las opciones del segmento, con opciones como el KIA Sportage o el Mitsubishi Eclipse Cross además de las alternativas antes citadas.

Lee a continuación: El Opel Grandland X se pone a la altura del Peugeot 3008 con un nuevo 1.5 diésel de 130 CV

Derivado del Peugeot 3008, el Grandland X es una alternativa interesante en la oferta crossover por su buena capacidad interior, amplio maletero, y posibilidades de equipamiento. Lo malo es que en un principio la oferta es muy limitada

Derivado del Peugeot 3008, el Grandland X es una alternativa interesante en la oferta crossover por su buena capacidad interior, amplio maletero, y posibilidades de equipamiento. Lo malo es que en un principio la oferta es muy limitada