Nissan GT-R, cinco razones para odiarlo... o para amarlo

Pepe Giménez  |  @pgimenezvilchez  | 

¿Cómo puede ser que un vehículo como el Nissan GT-R acapare tantas opiniones encontradas? Ante él, sólo caben dos posturas. Es un vehículo que le entusiasma a la gente o, por el contrario, le produce ardor gástrico… pero a nadie le deja indiferente. Sin embargo, soy de los que piensa que, como dice la sabiduría popular, “el odio también es amor”. Ante todo, despierta un interés superlativo a cualquier entusiasta del motor, especialmente a todos los de la “generación Playstation”, que casi ni igualan otros grandes deportivos más caros o potentes…

En este artículo voy a ser bipolar. Por un lado nos pondremos en la piel de los defensores más acérrimos del GT-R y, por otro, de los que no apostarían por él…. Estoy seguro que, la mayoría de menores de 25 años lo elegirían como su primera opción de compra. ¿Porqué?, ¿acaso es tan perfecto?… No creo. La clave es ser un vehículo de ensueño accesible. Intentemos averiguar sus puntos flacos…

Nissan GT-R

1. Cuestión de marca

Nissan GT-R 2012

  • V6 con doble turbo 3.8 litros
  • 550 CV a 6.400 rpm
  • Par máximo: 632 Nm
  • 0-100 km/h: 2.8 seg.
  • Desde 100.990 €

No nos engañemos, es un Nissan. No quiero que parezca despectiva esta afirmación… pero vas a pagar menos por él porque no compras “valor de marca”, que sí presumen otros deportivos de la competencia como el Porsche 911 Turbo S o el Audi R8 V10. No es cuestión de “alemanitis” como dicen… la británica McLaren o la italiana Ferrari representan opciones tan válidas como las otras.

La gama de Nissan no reporta una imagen de gama suficiente para beneficiar al GT-R. Es el mismo cuento de siempre… Ferrari o Porsche representan más que un nombre: son una leyenda. No es posible comparar el nombre de Ferrari con el de Nissan. Nissan no tiene la misma gama, historia, reputación o trayectoria en competición.

El precio del Nissan GT-R ya no es una ganga como antaño. No nos engañemos, comenzó costando poco más de 80,000 euros y, ahora, el GT-R 2012 parte de 101.000 euros, aunque no hay que dejar de lado que las prestaciones también han ido in crescendo. ¿Tendría tanto tirón el GT-R si su precio siguiese aumentando año tras año? Yo creo que no. Porque le costaría sudores llevar “Nissan” escrito sobre el capó. Aun así, un Porche 911 Turbo S 997 con 530 CV cuesta 194.442 euros. Casi el doble. Pero, en Porsche saben perfectamente que vale justo lo que sus clientes pagarían por él.

Cuestión de branding o no, es obvio que fabricantes de la competencia vendan deportivos con un precio racionalmente sobrevalorado. Pero es la misma historia que Apple respecto a su competencia, “el estatus no tiene precio”. Y las ventas están ahí. Nissan vendió en España 80 unidades del GT-R en 2009, 24 en 2010 y ¡ojo! sólo 14 en 2011… es decir, las ventas han caído un 82% entre 2009 y 2011. En cambio, Porsche vendió en España 1.200 unidades en 2009, frente a 2.224 en 2011… ¡un 185% más!. Concretamente, en 2011, se vendieron 250 unidades del Porsche 911 (997), y eso que estaba a punto de terminar su ciclo de vida. En 2012, se pretenden superar las 400 matriculaciones del nuevo 911 (991).

2. Acabados interiores que desmerecen

Hasta los más devotos defensores del GT-R reconocen esta deficiencia. Es una de las debilidades admitida por propios y extraños y que siempre ha sido criticada por la prensa del motor en conjunto. Los acabados son sosos, toscos y con un toque plástico poco agraciado para un coche que cuesta 100.000 euros. Los materiales empleados no están a la altura de sus rivales y, aunque las comparaciones son odiosas, es indiscutible que los acabados del Ferrari 458 Italia, del McLaren MP4-12C o del Audi R8 son superiores. En resumen, el bajo precio – en relación con la competencia – se debe a una calidad que otros coches de precio superior sí ofrecen.

3. Diseño manga

“El Nissan GT-R ya no es una ganga como antaño. Comenzó costando poco más de 80,000 euros y, ahora, el GT-R 2012 parte de 101.000 euros”

El aspecto exterior “cuadradote” y voluminoso no es apto para cualquiera. Shiro Nakamura, el jefe de diseño de Nissan quiso que el aspecto del Nissan GT-R se asemejase con los robots gigantes de la serie de anime japonés Gundam. Su estilo “japo” hace que no sea del agrado de cualquier persona, especialmente de señores entrados en edad. Además, desde que se presentó en 2007, apenas ha sufrido ningún cambio, excepto ligeros retoques inapreciables para la mayoría de los mortales. Los años pesan y el GT-R pide a gritos un lavado de cara profundo.

4. Garantía y fiabilidad en entredicho

En 2009 saltaron las alarmas con averías en la transmisión del GT-R. Nissan ofreció una actuación a sus clientes para reforzar la caja de cambios y 5 años de garantía “extra” para la misma a partir de ese momento. A cambio, los usuarios prescindirían del Launch Control. Tras un enfado significativo de los propietarios de Nissan GT-R, como comprenderéis, se volvió a realizar una nueva actualización con una segunda programación. A partir de ese momento, el Launch Control volvía a estar disponible, pero si se producía cualquier avería usando el sistema de salida lanzada sin el control de estabilidad activado, su reparación no la cubriría la garantía.

Garantía Nissan GT-RExtracto de la Garantía del Nissan GT-R (click para ampliar)

Aunque aseguran que este problema no llegó a las unidades vendidas en España, a día de hoy, la garantía es muy especial. Por ejemplo, si el sistema detecta que estás rodando en un circuito sin el ESP y sufres una avería, la reparación tendrás que costeártela de tu bolsillo. Y eso que la sustitución de la caja de cambios cuesta “una pasta”. Además, aún sin sufrir una avería la garantía queda invalidada y deberás pasar por una revisión en un Centro Nissan si quieres volver a recuperarla. En palabras de los colegas de Car&Tecno, “lo que más teme un propietario de un GTR, después de la Guardia Civil, es a la garantía”.

Por tanto, ante esta situación, la duda es razonable… ¿quizás Nissan, para ajustar el precio, haya empleado algunos componentes cuya calidad no sea suficiente? Parece que, si exprimes todo el potencial del coche, es muy probable que acabe rompiéndose… pudiendo acabar tocado y hundido. ¿Acaso Nissan no confía en la fiabilidad del GT-R? Eso da mucho que pensar…

5. ¿Técnica o electrónica?

¿Sabías qué...?El jefe de diseño del Nissan GT-R (Shiro Nakamura) se inspiró en los robots gigantes de la serie de anime japonés Gundam

El motor es uno de los principales atractivos… pero no está libre de pecado. Obviamente es impresionante por prestaciones pero, tal y como aseguraban los chicos de Car Magazine “suena como una aspiradora industrial”. Por si esa crítica fuese ligera, ¡encima le tachan de tener la “personalidad de un archivador”! Tal cual oyes…

Tampoco es un portento de la técnica. Utilizar un “motor Veyron” con 16 cilindros en W y cuatro turbos sí lo es. Hacer un coche con el motor colgado del eje trasero también… Si el Porsche 911 está considerado el mejor deportivo de la historia será por algo. El 911 es técnica, el GT-R electrónica. Y eso castra el “placer de conducción” que siempre debe estar por encima de todo. El año pasado, durante la Elección del Mejor Deportivo del Año, varios pilotos profesionales nos comentaban que el GT-R resultaba un coche “demasiado” fácil de conducir… –debido a la electrónica- y debería tener más “puntito cabrón”. Por cierto, en ese certamen, organizado por la Escuela Española de Pilotos, el ganador fue el Porsche 911 Turbo S.

Y… sinceramente, ¿de qué sirven los tiempos en Nurburgring?. ¿Vas a ir por ahí con la voz de Jeremy Clarkson diciendo “mi coche es 32 segundos más rápido que el tuyo en el infierno verde”? Venga ya… Ferrari nunca se ha caracterizado por hacer grandes tiempos, es más, ese ni ha sido uno de sus objetivos fundamentales. Se han centrado en el placer de conducir. Y han conseguido la marca de vehículos de altas prestaciones de referencia. Si Ferrari decidiese hacer un coche dispuesto a mejorar los tiempos en Nurburgring del GT-R, lo haría, sin miramientos.

Pero, el odio es amor…

Hacer el 0-100 en sólo 2.8 segundos es una razón suficiente para amarlo, sólo comparable con los 2.5 segundos del Bugatti Veyron del millón de euros o los 2.9 segundos del Lamborghini Aventador de 350.000 euros.”

¡Cuánta tontería junta! –estarás pensando-… Entonces eres de los que ama al Nissan GT-R. No te van a faltar argumentos para defenderlo. El Nissan GT-R es un mito, un deportivo que ha conseguido lo impensable. Es de alabar la suficiencia de Nissan de crear un coche así aunque, es obvio, tenga sus puntos flacos. A pesar de eso, por lo que es y por lo que ofrece, se ha convertido en todo un icono de la automoción.

Antes que nada tienes que saber que no, que no es un Nissan cualquiera. De hecho, no creas que vas a poder arreglar tu GT-R en la concesión Nissan de tu provincia. En la península sólo hay cinco “Centros de Alto Rendimiento Nissan” que reparan o distribuyen el GT-R en Marbella, Madrid, Valencia, Barcelona y L’Hospitalet de Llobregat. Son los únicos que cuentan con personal formado especialmente para meterle mano.

¿Su diseño? Démosle un voto de confianza… por algo tiene muchos adeptos. Quizás no tiene la elegancia de un Aston Martin. Pero, tal vez, ese no era su objetivo. La idea de Nissan era batir sobre la pista al 911 con un coche de precio “asequible” y lo cierto es que le han puesto en “jaque”. Su apodo “Godzilla” es por algo, y es que el diseño aún sigue siendo intimidante y amenazante.

Personalmente no creo que sus puntos fuertes sean el diseño exterior o interior pero, por lo que es y ofrece, para mi es una gran opción, a pesar de los acabados, o de la capacidad de representación. Además el GT-R ha marcado un antes y un después en los automóviles deportivos. Y la experiencia de Nissan en competición cada día se nota más y más.

Es capaz de dejar en ridículo a superdeportivos tres, cuatro y cinco veces más caros. Es más rápido que el 911 Turbo 997 lo que, per se, es decir mucho y poner el listón muy, muy alto. Incluso el precio está más que justificado para lo que ofrece. Hacer el 0-100 en sólo 2.8 segundos es una bestialidad, sólo comparable con los 2.5 segundos del Bugatti Veyron del millón de euros o los 2.9 segundos del Lamborghini Aventador de 350.000 euros.

¿Y sobre su fiabilidad? Bueno… parece que fueron fallos de las primeras unidades, que apenas afectaron al 1% de los Nissan GT-R y que, según nos comentan desde el departamento de prensa, no llegaron a las unidades que se vendieron en nuestro país. Además, uno de los puntos fuertes de las marcas japonesas es la dureza de las mecánicas… por lo menos puedes tener por seguro que tu vehículo no sufrirá una combustión espontánea como los Ferrari 458 Italia

Bromas aparte, pude tener una breve toma de contacto con el Nissan GT-R 2010 de 485 CV y el empuje era verdaderamente sorprendente. Ahora, el GT-R 2012 ofrece 550 CV, una cifra que pone contra las cuerdas a auténticos portentos. Además, gracias a su facilidad de conducir es posible usarlo en el día a día, por lo que también es de agradecer. Aún necesita algo más para coronarse como el mejor de la historia. Por esos 100.000 euros y esas prestaciones es uno de los mejores deportivos del mercado. No cabe duda del mérito del Nissan, aún con todos sus “peros”. Sobran argumentos. Faltan horas conduciéndolo…

Fuentes: Nissan, Wikipedia, Car&Tecno (vía Forocoches), Car Magazine UK (vía Automobile Mag), Autoblog
En Diariomotor: Nissan GT-R 2012 | Nissan GT-R 2012, 0 a 100 km/h en sólo 2.8 segundos | Prueba del Nissan GT-R

Lee a continuación: Duelo en circuito del Nissan Juke-R contra su padre, el Nissan GT-R

El Nissan GT-R es la bestia más salvaje de Nissan, un superdeportivo que lleva la eficacia por bandera combinada con un precio muy competitivo

Ver todos los comentarios 165